Últimas noticias:

El caso de eutanasia en Bélgica, ¿un acto propagandístico?

Hace unas semanas una noticia dio la vuelta al mundo: en Bélgica, por primera vez se había practicado la eutanasia a un menor de edad; sin embargo, este acto “insólito” fue catalogado como propaganda debido a que no se dijo desde el inicio que el paciente estaba por cumplir los 18 años.



La Doctora Martha Tarasco, de la Facultad de Bioética de la Universidad Anáhuac, explicó para Yo Influyo que esta situación “es más propaganda que un cambio en la conducta social”, la cual tiene como finalidad que la gente crea “que es habitual solicitar la muerte de un paciente que está grave”. Incluso, destacó que el punto de discusión no es la edad de dicho paciente, sino el cómo se trató este caso públicamente. 

Aunque la eutanasia es legal en Bélgica, el número de personas que la solicitan aún es muy reducido; “creo que habría que reflexionar sobre esta noticia, el porqué de tanta publicidad… a pesar que desde hace años está legalizada la eutanasia en menores,  ningún niño la ha solicitado”, afirmó la doctora.

Cuando salió a la luz, todos pensaban que se trataba de un niño y no de una persona que en poco tiempo llegaría a la mayoría de edad pues no se ofreció ningún dato del paciente ni detalles del caso. El impacto que causó el pensar que un niño solicitara morir fue tan grande que recorrió varios países causando controversia y reavivando el debate sobre la muerte asistida, especialmente en Bélgica, donde no sólo está despenalizada sino que no tiene un límite de edad mínimo para solicitarse, sólo basta que la persona tenga capacidad de discernimiento.

Para la doctora Martha esto puede dar pie a otras peticiones más insólitas e incluso irracionales “puede llevar a solicitar cosas más graves como que la gente diga “Yo quisiera que mi familiar muriera porque sufre y con eso yo sufro”, o pedir que alguien más muera por diversas circunstancias”, explicó.

Aunque existen casos de personas que han solicitado este procedimiento, la eutanasia no es legal en la República Mexicana, pero se ha optado por otra práctica, “aquí se ha fomentado una opción más inteligente, que son los cuidados paliativos, donde se le ofrece al paciente un mejor ambiente y cuidados para que no sufra o sienta dolor. Es darle tiempo y apoyo para que reconcilie espiritualmente con su familia, que esté cómodo en su casa y no encerrado en un hospital” explicó la doctora Tarasco.

¿Y la objeción de conciencia?

Martha señaló que aunque la eutanasia se volviera un derecho, el objetar también lo es. Y comentó que existe un caso muy curioso referente a esto pues (por lo menos en México) existen más médicos que se oponen a la eutanasia que a los que se niegan a practicar un aborto “es todo un aspecto emocional pues durante la interrupción del embarazo los médicos no ven al bebé, no observan cómo lo queman o desmiembran, mientras que en la eutanasia sí ven la cara de sufrimiento del paciente”.

Por su parte, Carine Brochier, miembro del consejo de directores del Instituto Europeo de Bioética señaló para la Coordinadora Nacional Pro Familias, que concuerda que el caso de eutanasia a un menor se manejó de manera  muy extraña y tiene la certeza que se trata de un acto propagandístico para fomentar esta práctica debido a la poca gente que la solicita. Además, señaló que existe entre los médicos y enfermeros un miedo a que la presión por aplicar la eutanasia crezca y se les obligue a practicarla, anulando así su objeción de conciencia.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar