Últimas noticias:

Conmemora ONU el domingo Día en Apoyo a Víctimas de tortura

El 26 de junio se conmemora el Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura. Esta fecha es una oportunidad para pedir a todos los interesados, comprendidos los Estados Miembros de las Naciones Unidas, la sociedad civil y los particulares, que se unan en apoyo de los cientos de miles de personas que en el mundo entero han sido víctimas de torturas o que todavía hoy son torturadas.



El Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura evoca la fecha en que, en 1987, entró en vigor la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, uno de los instrumentos fundamentales en la lucha contra la tortura.

Hoy día, la Convención ha sido ratificada por 159 Estados Miembros de las Naciones Unidas. En este 2016 se conmemora también el 35° aniversario del Fondo de Contribuciones Voluntarias de Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura, un mecanismo excepcional centrado en las víctimas que canaliza fondos para ayudar a quienes han sido torturados y a sus familiares.

La tortura todavía existe y hay víctimas de ella en todas las regiones del mundo. Las encuestas muestran que un sorprendente número de personas todavía está a favor de su aplicación. En este día, nos unimos para honrar a las víctimas, para mostrar que no están solas y para renovar nuestra misión de trabajar por un mundo libre de torturas.

Ninguna circunstancia justifica jamás el uso de la tortura u otras modalidades de penas o tratos crueles, inhumanos y degradantes, ya sea durante una guerra, una amenaza de guerra, un periodo de inestabilidad política interna o cualquier otra situación de emergencia o seguridad nacional.

Asistir a las víctimas de la tortura no es realizar una actividad caritativa, sino cumplir con la ley. El Artículo 14 de la Convención contra la Tortura, ratificada hasta hoy por 159 países, afirma que los Estados deben velar por que las víctimas obtengan reparación. Esto abarca los medios para lograr la rehabilitación más plena posible para todas las víctimas, tanto si son adultos como si son niños.

En el Artículo 39 de la Convención de los Derechos del Niños se estipula que los Estados deben adoptar todas las medidas apropiadas para promover la recuperación física y psicológica y la reintegración social de los niños que han sido víctimas de la tortura.

El uso de la tortura está absolutamente prohibido por el derecho internacional, en todo momento y en cualquier circunstancia. El efecto profundo de la tortura sobre la sociedad consiste en que difunde el miedo y la intimidación; sus consecuencias trascienden las de un acto aislado sobre una persona. El trauma de la tortura puede transmitirse a lo largo de generaciones y dar origen a ciclos de violencia y venganza.

La recuperación tras la tortura exige programas rápidos y especializados. Sin embargo, la rehabilitación es posible, con la ayuda de médicos, abogados, terapeutas y trabajadores sociales que día a día trabajan con las víctimas de la tortura, incluso con niños y adolescentes. La labor de los centros de rehabilitación y de organizaciones del mundo entero ha demostrado que las víctimas pueden completar la transición que las lleva del honor a la curación.

El 26 de junio es una fecha para renovar y aumentar el respaldo a este mecanismo fundamental y estar junto a las víctimas. Esta jornada está consagrada a honrarlas y a honrar también a los numerosos profesionales que dedican sus competencias a ayudar a quienes han padecido esta grave violación de derechos humanos.

La labor del fondo de las Naciones Unidas para las víctimas de la tortura

El Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura (UNFVT), creado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1981, es el fondo más antiguo en el ámbito de los derechos humanos. En 2016, el Fondo ha suministrado financiación por un total neto de 7,1 millones de dólares a 178 proyectos que prestarán asistencia a más de 50 mil víctimas de la tortura, tanto adultos como niños, en más de 81 países.

El Fondo se encuentra bajo administración de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Ginebra y sirve de enlace extraordinario entre las víctimas, los expertos y los Estados Miembros, en el ámbito de la reparación y rehabilitación de las víctimas de la tortura. 

@yoinfluyo

amanjarrez@yoinfluyo.com

@arturomloficial


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar