Últimas noticias:

“Coptos murieron pronunciando el nombre de Cristo”

Los coptos asesinados por los yihadistas del Estado Islámico en Libia murieron pronunciando el nombre de Cristo, confirmó a la Agencia Fides, Anba Antonios Aziz Mina, obispo copto católico de Gizeh.


Ataque a los cristianos


“El vídeo que muestra su ejecución -explica- fue montado como una escalofriante puesta en escena cinematográfica, con la intención de sembrar el terror. Sin embargo, en ese producto diabólico de horror sangriento, se puede ver que algunos de los mártires, en el momento de su bárbara ejecución, repiten: 'Señor Jesucristo'. El nombre de Jesús fue la última palabra surgida de sus labios. Al igual que en la pasión de los primeros mártires, se confiaron en las manos de Aquel que poco después los iba a recibir. Y así celebraron su victoria, la victoria que ningún asesino les podrá arrebatar. Ese nombre susurrado en el último momento es como el sello de su martirio”.

Mientras tanto, en Egipto, el gobierno declaró siete días de luto nacional por los mártires de Libia, mientras que en varias diócesis, entre ayunos y vigilias de oración, fieles y obispos lanzan la propuesta de dedicar a estos mártires las nuevas iglesias.

El primer ministro Ibrahim Mahlab reveló que el mismo presidente Abdel Fattah al-Sisi dio su visto bueno para construir, a expensas del Estado, una iglesia dedicada a los mártires de Libia en la ciudad de Minya, la región de la provenían la mayor parte de los coptos decapitados por los yihadistas.

Asimismo, por decreto presidencial, los familiares de las víctimas del terror islamista recibirán una compensación en efectivo y se convertirán en titulares de una indemnización mensual.

Atienden filipinos a enfermos en Libia

En Libia, “quedamos unos pocos, sólo un buen grupo de filipinos, y es por ellos que sigo aquí”, dice a la Agencia Fides Monseñor Giovanni Innocenzo Martinelli, Vicario Apostólico de Trípoli. “La inmensa mayoría es personal de enfermería, sobre todo mujeres, que han decidido quedarse para cubrir las muchas necesidades en el ámbito de la salud de la población”, agregó.

En el contexto de violencia que se vive en Libia, los centros de salud en la capital libia se ven afectados por el cierre del hospital privado St. James, cuyo personal se marchó al extranjero.

“En este momento la situación está en calma, pero no sabemos cómo va a evolucionar. Sin embargo, como ya he dicho en repetidas ocasiones, mientras quede un solo cristiano aquí, yo también me quedo. Será lo que Dios quiera”, concluye Mons. Martinelli.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar