Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Terrorismo islámico: París, sólo la punta del iceberg

Escrito por Rodrigo Iván Cortés Jiménez.

 

Desde el Humanismo, reflexionemos:

Terrorismo Islámico: París, sólo la punta del iceberg.

Tras los desgarradores hechos de los atentados perpetrados en París por el Estado Islámico, podemos sacar algunas conclusiones.

En primer lugar, la brutalidad de estos grupos terroristas tiene ya un foco más dirigido hacia lastimar a otros países desde lo que es el turismo.

Recordemos nada más los atentados en el museo de Turquía, recordemos que fue volado un avión con sobre todo turistas rusos en Egipto; y ahora en este caso, en donde fueron muertos muchos turistas, incluso dos mexicanas en París.

Pero esto no sólo es esta nueva dimensión de impacto global hacia el turismo. El terrorismo islámico ni comienza ni termina en París. Esto viene de la modernización de la Yihad, a través de la aportación lamentablemente occidental, del rostro más torcido de la modernidad, a lo que es ese movimiento despreciable del Islam radical que asumió la parte nazi desde lo que era la Segunda Guerra Mundial; y después con la ayuda de Estados Unidos y el impulso de la Unión Soviética, a través de lo que es la experiencia afgana, que es traer a esos islámicos a Afganistán, entrenarlos, que participen en la guerra, y después reexportarlos a sus países de origen para que expandan el terrorismo ahí. Lo que estamos viendo es sólo la punta del iceberg.

Cuando se pudo haber combatido esto a tiempo, Occidente estaba dormido, las grandes potencias estaban en otra; veíamos cómo se sucedían las notas, que prácticamente no les hacían caso: 200 niñas secuestradas en Nigeria de un colegio católico, sólo unos días antes de los atentados en París; 200 niños asesinados por el Estado Islámico en Irak. Hay jornadas en donde mueren miles de personas a manos del Estado Islámico; y en muchos de estos casos, ¡Occidente dormido!

Incluso, algo que va a llenar de ignominia las páginas de la historia dentro de unos pocos años, cuando se reflexione cómo era posible que un presidente de Estados Unidos como Obama fuera a un país como Nigeria y condicionara su apoyo a combatir al brazo del Estado Islámico en ese país, que es Boko Haram, para que se pudiera meter primero su agenda LGTB en ese país. ¡Hágame usted el favor! Esto obviamente va a pasar como unas letras penosas para la historia, no sólo por el terrorismo islámico, sino también por la actuación de las potencias occidentales.

Algo bueno que podría surgir de estas masacres en París, es que ahora sí se pongan de acuerdo Rusia, Estados Unidos, a través de este hecho lamentabilísimo en Francia, para unir, ahora sí, a otras potencias, ahora sí a la OTAN, para que haya un ataque de veras, que en verdad reduzca la capacidad de daño del Estado Islámico en ese enclave que tienen entre Siria e Irak, en donde ya borraron las fronteras y han creado su califato.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar