Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Fundación León XIII: al encuentro de los más necesitados

Escrito por Equipo Yo Influyo.

En enero de 1994, tras el levantamiento armado del Ejército Zapatista, el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana se planteó la necesidad de responder a la problemática de las comunidades más desprotegidas de Chiapas, a través de la donación de despensas.

Poco tiempo después se dio cuenta que esos apoyos eran insuficientes, por lo que diseñó un novedoso plan de acción para impulsar el desarrollo económico, social y humano de la población indígena excluida.

Con esta idea, el IMDOSOC constituyó en 1996 la Fundación León XIII, con el objetivo de contribuir al desarrollo integral comunitario.

En 18 años de trabajo, la fundación ha generado capital social que ha permitido el desarrollo de habilidades y capacidades en comunidades no solo de Los Altos de Chiapas, sino también de la Costa Chica de Oaxaca.

María del Pilar Mariscal Servitje, directora:

“Nuestro modelo de desarrollo comienza por la instalación de cajas de ahorro, donde un poco del ahorro es el pretexto para que se logre una cohesión entre las personas de la comunidad. A partir de esta cohesión que se hace con las cajas, porque es un trabajo totalmente autogestionado por las personas que están en la comunidad, entre ellas democráticamente eligen una presidenta, un tesorero y una secretaria, y ellas van haciendo todo el trabajo del ahorro.

La comunidad va decidiendo qué tipos de proyectos va a hacer; si empezamos con proyectos de agricultura, empezamos dependiendo el desarrollo de la comunidad, pueden ser en seguridad alimentaria, donde lo que vemos son huertos de traspatio o pequeñas granjas, todo lo que tiene que hacer una familia para tener el alimento siempre disponible. Eso es la seguridad alimentaria, sino ya vemos una comunidad lista para otros proyectos productivos, por ejemplo invernaderos, también tenemos programas de salud, programas de desarrollo de artesanas, que es un proyecto muy grande que nosotros tenemos ahora en Chiapas”.

La implementación de cajas de ahorro comunitarias ha sido un éxito, pues a través de ellas se refuerza la identidad y el sentido de pertenencia para la satisfacción de necesidades comunes, como son ahorrar con seguridad, obtener préstamos y emprender pequeños negocios.

María del Pilar Mariscal Servitje, directora:

“Trabajamos en poblaciones indígenas y mestizas. En Chiapas son tzeltales y tzotziles; en Oaxaca tenemos poblaciones mestizas, poblaciones afro y poblaciones indígenas, entonces trabajamos con todos ellos. Tenemos aproximadamente 140 cajas de ahorro, más o menos son 6 mil personas que ya están trabajando en las cajas de ahorro.

En Huatulco ya tenemos 12 cajas de ahorro funcionando, entonces sentimos que era un buen lugar para centrarnos más en estas cajas y empezar con todo el resto de programas que tenemos con los proyectos productivos… Nosotros lo que estamos buscando hacer en Huatulco es un modelo replicable. Es un centro muy chiquito, tiene dos personas trabajando únicamente en la oficina, pero es nuestro modelo de réplica. Esperamos a partir de Huatulco, poder seguir creciendo y tener muchos más centros de desarrollo… Estamos en San Cristóbal, pero trabajamos en Los Altos solamente. Pero hay veces que también tenemos mucho trabajo en Pantelhó y Chenalhó, y la distancia es larga, pueden ser 5 horas de trayecto desde San Cristóbal, por ello pensaríamos en la posibilidad de poner un centro en esa zona, más adelante también en Oaxaca, más hacia la capital. Estamos buscando por territorio para que realmente nuestro apoyo pueda ser mucho más efectivo”.

Hoy en día, la Fundación León XIII goza de reconocimiento con la gente, pues la filosofía y pensamiento humanista se han traducido en una revaloración de la persona, al sembrar en ellas la semilla de la autoestima.

Marua Pinto Hugues, responsable en Chiapas:

“En San Cristóbal estamos trabajando con indígenas tzotziles y tzeltales en cuatro programas principales: El primero es salud, se dan consultas médicas en la oficina como en las comunidades, además de pláticas preventivas. Contamos con medicina homeopática y tradicional… También en el área de desarrollo agropecuario tenemos unas granjas de traspatio, 8 mil metros cuadrados de invernaderos en 6 comunidades diferentes; granjas para atacar la seguridad alimentaria…

Aquí la ventaja es que llevamos 18 años trabajando en la zona; trabajamos ahorita en 12 municipios diferentes; ya nos reconocen, ya confían en nosotros, es un trabajo de muchos años, porque sí, claro, han habido experiencias muy negativas tanto de programas políticos como de otras instituciones, sobre todo de ahorro, que se han robado dinero y han acabado con mucha de la confianza de las personas”.

Pero dentro de los proyectos productivos impulsados por la Fundación León XIII en Chiapas, destaca el relativo al desarrollo artesanal, donde decenas de mujeres de los municipios de Chenalhó y Pantelhó participan activamente en el programa “tejiendo juntas”.

Marua Pinto Hugues, responsable en Chiapas:

“Ahí se trabaja con las mujeres artesanas en formación tanto técnica como humana, y en ayudarles a comercializar. Las traemos a bazares, a expos; tenemos una tienda aquí en Madrid, en Coyoacán, y estamos intentando comercializar mucho más sus productos. Todo desde el punto de vista de la persona como eje de nuestras acciones y siempre respetando la dignidad de cada una de ellas”.

Pero antes hubo que romper la inercia de viejos hábitos, como el hecho de cambiar a materiales de mejor calidad, pues anteriormente las artesanas utilizaban hilos guatemaltecos que despintaban y encogían las prendas.

Marua Pinto Hugues, responsable en Chiapas:

“Tenemos un banco de materiales, trabajamos de la mano con un hilo mexicano que se llama Omega y nosotros les proporcionamos el material que es de mucho más calidad que el que estaban usando, no despinta, es 100 por ciento mexicano, nos da la seguridad de donde viene, ¿no?, y ellas tienen muchísima más, bueno, vaya, pueden trabajar mucho mejor con las cosas, las pueden vender en un mejor precio y en muchos mejores lugares, no solamente en el mercado afuera de la iglesia, que es lo que antes estaban haciendo”.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, ya que los problemas y necesidades de las comunidades son muchos. Uno de ellos se refiere al tema de salud, donde la atención y servicios siguen siendo muy limitados.

Marua Pinto Hugues, responsable en Chiapas:

“La hipertensión, la diabetes, esas son las enfermedades, pero qué es lo que pasa, que muchas veces hay clínica en su comunidad pero no hay ni doctor ni medicina, entonces su atención es muy reducida. Vienen de la comunidad o nosotros vamos y lo que nos encontramos es diabetes, hipertensión, muchos males gastrointestinales y de vías respiratorias, es lo que más estamos viendo. También mucho problema de cataratas…”

Para el fortalecimiento de sus tareas, la Fundación León XIII cuenta con dos centros estratégicos de operación:

El Centro de Desarrollo Comunitario San José, ubicado en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y el Centro de Desarrollo Comunitario "Los Horcones", localizado en las inmediaciones de la ciudad de Pinotepa Nacional, Oaxaca.

mm@yoinfluyo.com


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar