Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

El médico debe ser “médico de la vida”

Escrito por Padre José Luis Bautista González.

 

En el mes de octubre se celebra el “Día del Médico”; de hecho, su patrón principal es San Lucas, porque Pablo afirma que es el médico querido; aunque San Rafael Arcángel también es patrono, porque él condujo a Tobías para buscar remedio a la ceguera de Tobit. Y también Cosme y Damián, aquellos médicos que por cierto no cobraban y lo que único que le pedían a los pacientes es que les permitieran hablar un poco de Jesús.

La labor del medico tiene que conservar el espíritu humanista que, lamentablemente, se va diluyendo en un pragmatismo terrible. Se entiende que todo médico tendría que leer esa bellísima carta que se titula "Carta pastoral a los agentes sanitarios", que publicó la Pontificia Academia de la Vida en el año 1995 […].

Bien podríamos entender aún –como lo dice la Gaudium et spes y lo anunciaba hace cincuenta años el Concilio Vaticano II– que todo atentado contra la vida, todo lo que se opone a la vida y todo lo que se opone a la dignidad humana, es contrario a la ley natural.

Pero lamentable en este tiempo algunas legislaciones rompen el sentido de la vida, teniendo como supuesto derecho el llamado derecho a la libertad. Un atentado contra la vida, y que un médico no lo pueda permitir objetando conciencia, y eso la ley lo ampara, es el gran pecado del aborto.

El pecado del aborto, que lamentablemente en muchas legislaciones del mundo y que en estos meses en varios países como en Chile, Colombia se quiere despenalizar el aborto. Pero como lo decía el doctor Hunter en su libro sobre genética hace ya cuarenta años: el embrión es el segundo paciente que se puede ver con ultrasonido, pero sabemos que un bebito en el vientre materno antes de las ocho semanas de gestación tiene ondas cerebrales y su corazón late, por eso la vida se tiene que preservar desde el primer lugar, el primer sagrario de la vida que es el vientre materno.

Si nosotros leemos el capítulo 10, versículo 10 de Juan, "Yo he venido a que tengan vida y la tengan en abundancia", el médico, el verdadero médico, el médico humanista, aquel que juró el juramento de Hipócrates, tiene que respetar la vida desde el seno materno. Pero también hoy los genetistas no tienen que jugar con la vida, como sucedió en días pasados, donde un niño nació con el ADN de tres personas.

No atentemos contra la vida. Pero también este respeto se tiene que dar, como lo dice este documento, junto con el documento, el Evangelio de la Vida de Juan Pablo II, en aquellos atentados que se dan contra la vida al concluir los tiempos con lo que se denomina eutanasia. Este término, por cierto, fue confeccionado por Sir Francis Bacon en el siglo XVII, con un libro que tituló "Sobre la vida, sobre la muerte" y donde él decía como filosofo: Así como el medico tiene que preservar la vida del paciente, así también tiene que ayudarlo a una muerte feliz. Estos son eufemismos. Como es eufemismo la “interrupción del embarazo”, la “calidad de la vida”, la “vida digna”.

Ojalá que el médico cumpla éticamente su labor.

@yoinfluyo

mm@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar