Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Yo Influyo invita a sus lectores a que Cristo nazca en su corazón

Escrito por Fernando Sánchez Argomedo.

 

Hola, qué tal, amigos de Yo Influyo:

Una vez más, aquí con ustedes, reflexionando.

Ya en estos últimos días del año, quisiera yo reflexionar con ustedes lo que ha significado el 2015 para nosotros los mexicanos y en general la experiencia que tuvimos en Yo Influyo.

A mi me gustaría recordar del 2015 este gran evento, que para nosotros fue realmente fundamental, y es el Sínodo de la Familia. Con el Sínodo de la Familia, yo creo que el año se siente completo.

La Iglesia y el Papa Francisco nos dieron una serie de propuestas, un mensaje muy claro a la familia, un mensaje que va enfocado a mandarnos, a llamarnos como familia, a ver por las otras familias; a ver en la familia una oportunidad, más que un problema; y sí, reconocer con la realidad, ver la realidad, reconocer todas estas problemáticas que existen, para poder abordarlas. No tenerle miedo a la realidad.

Otro de los hechos que nos parecieron fantásticos, fueron los viajes que realizó el Papa a Cuba, su presentación en Estados Unidos, que realmente nos han dejado una huella importantísima y nos hacen ver al Papa Francisco como un verdadero estadista.

El viaje a Estados Unidos dejó claro que conoce a su nación, y sacó con un gran provecho de su visión, sacando de la misma constitución de los norteamericanos la esencia de una nación que cree en Dios.

Y, bueno, en Cuba. Quizá algunos hubieran esperado algo más del Papa Francisco en Cuba; pero yo creo que él está mandando un mensaje muy claro de reconciliación y de paz, que me parece que está pensando en una Cuba libre, sin hacer referencia a lo que para algunos significa una Cuba libre, pero sí una Cuba que en el futuro va a necesitar una reconciliación entre hermanos.

Por otro lado, en el tema político mexicano, seguimos viviendo está realidad compleja de la economía mexicana que se empieza a preparar muy claramente para las elecciones en el 2018. Desafortunadamente, México vive enfocándose en las elecciones y en las cuotas de poder.

Yo creo que hay una oportunidad –ya terminando un poco mi mensaje– en lo que hemos visto también que nos propone en la Iglesia el Papa Francisco con el inicio del Año de la Misericordia. Eso va a significar para nosotros los mexicanos algo muy importante –para los mexicanos y para todo el mundo–, algo muy importante, ya que nos va a invitar  a reflexionar más a profundidad qué significa ser misericordiosos –nosotros con los demás–, si esperamos misericordia de Dios. Pero lo importante es lo que nosotros hagamos por los demás.

Me parece que eso nos va a llevar necesariamente a perdonarnos, nos va a llevar a ver a los mexicanos, y también a todos los que vivimos en este planeta, a reconcliarnos con nosotros mismos, para plantearnos un futuro mejor. Ya platicaremos con más detalle sobre este mensaje, y a lo mejor, agradecer alguna propuesta que nos pueda ayudar.

Finalmente, quisiera desearles una muy Feliz Navidad, recordando que la Navidad es el festejo del Nacimiento de Cristo, invitándoles a que Cristo nazca en sus corazones, para que nos convirtamos todos y cada uno de nosotros en otros Cristos. Imagínense: si nos convertimos en otros Cristos, el mundo va a ser muy distinto. Pues bien, les deseo una Feliz Navidad y también, para quien no tenga oportunidad de vernos antes, un Próspero Año Nuevo.

@yoinfluyo

mm@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar