Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Estudios Churubusco: cumpliendo 70 años de crear cine

Escrito por Carlos J. Cortés.

Qué tal amigos:

Hoy iremos al sur de la Ciudad, para conocer la historia de la llamada “Casa del Cine en México”, me refiero a los Estudios Churubusco.

Ubicados en el cruce de los actuales Calzada de Tlalpan y Circuito Interior Río Churubusco, sus orígenes se remontan a los años 40 del siglo XX, durante la “Época de Oro del Cine Mexicano”. El proyecto fue desarrollado en 1943 por Emilio Azcárraga Vidaurreta, la productora norteamericana RKO Radio Pictures y un grupo de inversionistas encabezado por Harry Wright, presidente del Country Club de Golf y dueño de las más de 5 hectáreas donde se construirían.

Dado el auge del cine nacional, las construcción se realizó rápidamente entre 1943 y 1945, inaugurándose formalmente el 16 de septiembre de 1945 como los Estudios Churubusco, y contando con 10 foros, 2 salas de regrabación y mezcla, un laboratorio fotoquímico, sala de doblaje, bodegas y oficinas; todos, con los máximos estándares internacionales; siendo la primera película en filmarse ahí "La morena de mi copla", dirigida por Fernando Rivero.

Los primeros directores de los Estudios fueron estadounidenses: Charles Wooran, de la RKO, y más tarde Richard K. Tompkins, quien estuvo a cargo hasta 1953 y vivió la Época de Oro de la producción, realizando hasta 90 películas por año y autorizando la cinta “Si me han de matar mañana”, protagonizada por un joven entonces debutante, llamado Pedro Infante.

Entre 1946 y 1947, otros 2 íconos llevaron sus proyectos a los Estudios Churubusco: María Félix, con “La diosa arrodillada”; y Cantinflas, con la película “A volar joven”. Además, 1949 fue un parteaguas de los Estudios, por dos razones: una, la mayoría de su personal creativo contribuyó a establecer la Ley Cinematográfica; y también, porque la producción realizada en Churubusco rompió récord en América Latina, con más de 108 películas rodadas en 12 meses, filmadas en sus pasillos, calles e instalaciones, como “A toda máquina” y “El Extra”.

En 1950, los Churubusco adquirieron las acciones de Estudios y Laboratorios Cinematográficos Azteca, quedando fusionados y cambiando de nombre a Estudios Churubusco-Azteca, que en los 60 producían hasta 90 cintas al año, entre ellas “The Young One”, la única película de Luis Buñuel en inglés, además de incorporar el color a las cintas, revolucionando así la estética fílmica a nivel continental.

Para los años 70 se construyó en sus terrenos la Cineteca Nacional, pero en 1982 se incendió. En 1988, al crearse el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, los Estudios pasaron a formar parte del sector cinematográfico, junto al IMCINE y el Centro de Capacitación Cinematográfica.

En 1994 los estudios tuvieron su primera gran remodelación arquitectónica y tecnológica, con la que se introdujeron equipos de última generación, aumentando así su fama y prestigio en Latinoamérica, por la calidad de sus laboratorios y revelados.

En 2011, los Churubusco tuvieron otra remodelación, actualmente inconclusa, y hoy son los únicos estudios activos que sobrevivieron a la debacle del cine mexicano, a diferencia de otros importantes estudios como los Clasa, los Chapultepec, los Tepeyac y los América; y en ellos se siguen grabando películas nacionales e internacionales, además de comerciales y otro tipo de trabajos fílmicos.

En su patio central, y dando la bienvenida, se encuentra la estatua del Ariel, realizada por Ignacio Asúnsolo, y colocada ahí desde 1958. Sigue siendo el símbolo de este gran recinto cinematográfico, que este 2015 cumplirá 70 años de crear cine mexicano y que bien vale la pena conocer y visitar.

comentarios@yoinfluyo.com

mm@yoinfluyo.com


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar