Últimas noticias:

Importancia simbólica de las exequias reales en la Nueva España

Como parte del proyecto educativo de la exposición “Yo, el Rey. La monarquía hispánica en el arte”, la cual se presenta en el Museo Nacional de Arte (Munal), se llevó a cabo la conferencia “Las exequias en la configuración del poder real”, a cargo de Sara Gabriela Baz, del Museo del Virreinato.


Historia Genero


Las exequias son una ceremonia en memoria de quien recientemente ha fallecido, y en el caso de las exequias reales, son una demostración de luto realizada por distintos cuerpos de la sociedad para honrar la memoria del monarca.

La doctora en Historia explicó que la tradición de las exequias proviene de la antigua Roma y para la época de la Nueva España representó el esfuerzo de todo un reino por rendir testimonio de la muerte de un jerarca.

“En estos eventos se construye la cohesión y la pertenencia a un reino que nunca tuvo a su cabeza al monarca en físico para rendirle honores. La gente lo conoce a partir de la construcción política e ideal de una persona real, a partir de la exaltación de sus virtudes, la elección de los programas iconográficos y emblemáticos, la elección del programa y el tema que rige la ceremonia”.

Por lo tanto, la distancia no es ausencia y no impide que los súbditos promuevan y realicen una sentida conmemoración en la cual no se repara en gastos, que incluye la realización de maquinarias funerarias efímeras y una procesión donde toda la sociedad participa en un acto catártico.

“Era una especie de campaña publicitaria tremendamente cuidada, porque lo que se vende es la cohesión y la unidad de la monarquía y funcionó”, aseguró la especialista en gestión en museos e instituciones culturales.

Señaló que la importancia simbólica de las exequias que se realizaban en la sociedad del reino de la Nueva España se conoce gracias a libros que cuentan con detalle cómo se organizaban y cómo estaban construidas las maquinarias funerarias. Se trata de relaciones de exequias que pertenecen a un género de literatura de índole laudatoria o celebratoria.

Estos textos incluían referencias retóricas a la cooperación de la naturaleza que de alguna manera manifestaba su pesar a través de alguna tormenta, sequía o terremoto, lo cual pretendía causar un mayor impacto a nivel sensorial y emocional en quien lo leyera.

Durante la conferencia, en el Auditorio Adolfo Best Maugard del Munal, los asistentes observaron imágenes de piras o catafalcos (maquinarias funerarias efímeras) hechas para Felipe IV, Carlos III, Carlos II y personajes como los arzobispos Rubio y Belaunzarán.

La forma más usual en estas construcciones era la piramidal, pues representaba la ascensión hacia la eternidad y el afán de inmortalidad. Por otro lado, la utilización de esta geometría obligaba al espectador a una contemplación ascendente donde el efecto de magnificencia era mayor. Los monumentos funerarios se acompañan de símbolos y figuras que representaban al monarca, junto con textos realizados por literatos.

“Con las exequias reales se refrendaba esta pertenencia e importancia de la Nueva España, a partir de las referencias a la obediencia y a la lealtad”, dijo la académica Sara Gabriela Baz.

El ciclo de conferencias continuará el próximo 23 de julio a las 17:00 horas con el tema “La monarquía hispánica en el arte español y novohispano”, a cargo de Abraham Villavicencio, en el Auditorio Best Maugard del Museo Nacional de Arte, Tacuba 8, Centro Histórico, en el Distrito Federal. La entrada es libre.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar