Últimas noticias:

Mandinga Power

Si Sonora, estado del noroeste de México, tuvo cuatro presidentes de la República y dominó la política en los años 20 del siglo pasado; Veracruz, del suroeste, disfrutó de iguales atributos en los 40 y 50, y ambos se equiparan hoy en que uno casi seguramente tendrá de próximo gobernador a un Gándara, y el otro a un Yunes, pues llevan ese apellido y son parientes los principales aspirantes, repartidos en el PRI y el PAN.


Análisis de una triste realidad política


El primero es gobernado por el panista Guillermo Padrés Elías; el segundo por el priísta Javier Duarte de Ochoa; ninguno maneja firme las riendas de su estado, lo que puede dificultar que su respectivo partido las mantenga.

En ninguno cuenta otro partido opositor, y es posible haya alianzas de los principales con los apéndices de siempre y los nuevos, excepto con Morena, al que López Obrador de seguro le nombrará gallo para ganar más adeptos.

Con diferencia de casi un año, los gobernadores dejarán el cargo (Padrés el 12 de septiembre 2015, y Duarte el 1 de diciembre de 2016); los suspirantes están desatados, porque sus políticos son muy  grillos, émulos de Obregón, Calles, De la Huerta y Abelardo Rodríguez, en uno, y en el otro de Miguel Alemán y Adolfo Ruiz Cortines (ARC).

En Sonora, los más fuertes son Javier Gándara Magaña, ex alcalde de Hermosillo, del PAN, y el senador Ernesto Gándara Camou, del PRI, también ex alcalde de Hermosillo y primo del panista.

Aquél recorre el estado en campaña, y su esposa Marcela Fernández lo hace por otros rumbos para promoverlo. Favorece al priísta su largo paso por los gobiernos federal y estatal, y que Padrés no pudo subsanar la tragedia de la Guardería ABC y afectó al PAN porque Juan Molinar Horcasitas, presunto responsable, logró evadir la justicia.

Por el PAN viene muy atrás el contrincante Pancho Búrquez, y por el PRI la senadora Claudia Pavlovich, que hace gran propaganda a su primer informe de legisladora a casi dos años de ocupar el puesto.

Los Yunes por Veracruz son montón: los senadores priístas Héctor Yunes Landa y José Francisco Yunes Zorrilla; el panista Fernando Yunes Márquez, su hermano Miguel Ángel, dos veces alcalde de Boca de Río, hijos de Miguel Ángel Yunes Linares, candidato derrotado por Fidel Herrera y pretendiente de nuevo de la gubernatura.

El estado ocupa el deshonroso cuarto sitio en corrupción y con más pobres entre los estados de la República.

Hoy su gobierno está devaluado, por tanto problema que Javier Duarte no sabe atender (sólo publicitarse): inseguridad, secuestros, asesinatos (los muestran tantas fosas clandestinas) y secuestros, al grado que Duarte busca con ansias a su antecesor Fidel Herrera, que dejó en quiebra al estado, de quien fue cargaportafolio y secretario de Finanzas.

Es fama que Fidel se llevó 95 mil millones de pesos; quiso ser diplomático para librarse de ser procesado; se la pasa en sus numerosas residencias de Virreyes, en Lomas de Chapultepec; en el Boulevard Punta Hueca de Boca de Río, donde su ex amigo Yunes Linares tiene una marina en Río Jamapa, junto a la de la cantante Yuri.

Dijo que de gobernador sacó varios premios mayores de la Lotería; narran que poco antes de salir, un famoso restaurantero de Jalapa se quejó con él de que una mafia le exigía 30 mil pesos mensuales por dejarlo trabajar. Y Fidel le respondió: más vale que se los des, porque si el negocio no da para eso, mejor ciérralo. (En lugar de enfrentar el problema).

Mandinga es una playa veracruzana por Boca de Río, significa “diablo” en lengua afrocubana, y los jarochos, por su proclividad política, hablan hace tiempo del “Mandinga Power”, si se quiere más potente que el “Chilorio Power”, porque ha tenido más miembros empoderados.

Prueba de ello son los gobernadores como Miguel Alemán y Adolfo Ruiz Cortines, que llegaron a presidentes; el insigne político e ideólogo Jesús Reyes Heroles; Manlio Fabio Altamirano, asesinado como gobernador electo en el “Café Tacuba” del DF en 1936, y Heriberto Jara, constituyente de 1917, gobernador de Veracruz, Tabasco y el DF y primer secretario de Marina.

El famoso “Tlacuache” César Garizurieta, político, escritor, diplomático, autor de la frase “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”. Cuando aceptó la candidatura a diputado que le ofreció su amigo ARC, renunció a ella porque obtuvo poco apoyo popular.

Enrique Rodríguez Cano, que llegó a ser secretario de la Presidencia y pudo ser el sucesor de ARC, pero murió antes. Era alcalde de Tuxpan cuando éste fue nominado candidato a diputado federal por ese distrito y, como no era tuxpeño, era repudiado incluso por el alcalde.

Ruiz Cortines lo citó, se lo ganó, y Rodríguez Cano apoyó su candidatura; de ahí se hicieron amigos y ARC impulsó su carrera política.

Otro veracruzano destacado fue Ángel Carvajal, secretario de Gobernación con ARC; se le creía su posible sucesor, aunque con el impedimento de que sería el tercer presidente veracruzano al hilo.

Gran aficionado al beisbol, cuando disfrutaba una Serie Mundial en Nueva York hubo grandes inundaciones en el país y ni se inmutó; Rafael Freyre publicó un cartón en “Excélsior” donde aparecía con atuendo beisbolero y un reportero le preguntó ¿cómo veía la situación (de México, claro)?

Respondió: creo que pueden ganar los Yanquis… y su irresponsabilidad ante los muertos y destrozos de la inundación, lo sacó de la jugada.

El gobernador veracruzano alemanista Marco Antonio Muñoz se cansó de despotricar contra ARC. Para enmendarlo le pidió audiencia; lo citó a las 11 horas y lo recibió al último, a las 3 de la tarde.

Al entrar al despacho presidencial exclamó, con los brazos abiertos para darle un efusivo abrazo: “¡Don Adolfo!” El viejo socarrón ni levantó la vista y le espetó: “está usted hablando con el Presidente de la República”.

¡Qué cortón!, decimos ahora.

 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar