Últimas noticias:

Gana el PRI en debate de panistas

Gustavo Madero y Ernesto Cordero se enfrascaron la noche de este martes en una férrea lucha, cuerpo a cuerpo, en la que apenas soltaron unos golpecitos, pero sin tirar el ansiado y certero uppercut que pudiera fulminar al adversario y mandarlo a la lona.

El resultado: empate técnico, donde el único ganador de la contienda política de los dimes y diretes fue el Partido Revolucionario Institucional (PRI), mientras el gran perdedor fue el equipo técnico que tuvo a su cargo la transmisión por Internet del (mal) llamado debate.

Durante 50 minutos, en los que se cayó la página Web del PAN y donde la transmisión por Youtube y Ustream sufrió constantes fallas e interrupciones, Madero y Cordero optaron por dejar de lado las propuestas para relanzar al PAN y se dedicaron más a descalificarse mutuamente por su supuesta cercanía y complacencia hacia el PRI.

Ambos salieron al ring vistiendo traje oscuro, camisa blanca y corbata azul. La única diferencia fue la intensidad del azul: mientras en Cordero fue un azul claro, casi pálido, en Madero fue todo lo contrario, un azul muy intenso en su brillo, pero por lo mismo casi hasta chillante.

"Necesitaste 107 quincenas de cobrar en el gobierno para afiliarte al PAN", jabeó Madero a Cordero, quien desde la esquina contraria trataba de realizar movimientos rápidos con el cuerpo para sacudirse los golpes. Entonces, su respuesta no se hizo esperar y, sin medir distancia, deploró haber tenido que defender a los gobiernos del PAN en la misma sede del partido, ante un panista que se ha negado a reconocer los avances de administraciones pasadas; pero eso sí, se enorgullece del posicionamiento del PRI y de su presidente Enrique Peña Nieto.

El rumbo de la pelea estaba marcado y esa fue entonces la tónica que siguió el intercambio de descalificativos, ante la mirada seria, muy seria, de la réferi del debate, la periodista Adriana Pérez Cañedo.

Madero atacaría de nuevo a su oponente, al marcarle un jab en el rostro y recordándole que como secretario de Hacienda le duplicó el presupuesto al gobierno de Peña Nieto cuando el ahora presidente comandaba el Estado de México, “pavimentándole así el camino a Los Pinos”.

Cordero, tambaleante, resintió otro derechazo, luego de que Madero le recordó que cuando Vicente Fox asumió la Presidencia en el 2000 y cuando los panistas defendieron a capa y espada la estrategia para que Felipe Calderón tomara protesta como presidente en 2006, “tú no estabas en el partido”.

Cordero no cayó y, haciendo gala de buena condición y reflejos, soltó un potente gancho al hígado de Madero, el cual logró hacerle mella: “En gobiernos del PAN no había asignaciones presupuestales discrecionales como las de los ‘moches’; yo no me siento orgulloso de cogobernar con el PRI, un gobierno que ha dejado de generar trabajo”.

Al ver que a su oponente le faltaba aire y respiraba con dificultad, Cordero mantuvo la ofensiva y, de contragolpe, soltó el famoso uno-dos, al enfatizar que “el verdadero camino del PAN no es cogobernar con el PRI, sino gobernar con los principios humanistas del PAN”.

La pelea ya no dio para más, pues los contendientes por la dirigencia nacional del PAN optaron por mantener la distancia para no sufrir mayores embates, hasta que sonó la campanada del último round.

Como era de esperarse, ambos peleadores se declararon vencedores, ante el desánimo (e incluso rechifla) del poco público que por Internet sólo pudo presenciar algunos bosquejos del tan anunciado combate político-partidista.

Ahora, a seguir entrenando para la definición de las tarjetas que tendrá lugar, a nivel nacional, en la segunda quincena del mes de mayo, donde sólo uno se alzará con la mano en alto.

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar