Últimas noticias:

Ciudadanos deben influir en Constitución CDMX y pedir plebiscito

Los padres de familia tienen el derecho humano de educar a sus hijos

En la Constitución debiera incluirse el derecho humano primordial, ese sí, reconocido desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de los padres de familia o de quienes legalmente les sustituyen como tutores o titulares de la patria potestad, para educar a la prole, de acuerdo con sus propias convicciones, valores y cultura. Ya en otro apartado, hemos mencionado la importancia del reconocimiento explícito del derecho a la libertad religiosa con todos sus anejos, de su práctica privada y pública, individual o colectiva, tal como se reconoce en las declaraciones de los derechos humanos.



La Constitución CDMX, antes de ser promulgada, debiera ser sometida a plebiscito o referéndum

Parecería obvio que un documento tan importante para la ciudadanía capitalina debería ser confirmado o ratificado, capítulo por capítulo, mediante plebiscito o referéndum, de tal manera que se subsane, cuando menos en parte, la grave deficiencia de origen de esta Constitución al haberse concebido y proyectado y, en su caso, analizado y aprobado, sin una participación ciudadana suficiente, de acuerdo con el espíritu democrático que pareciera, en teoría, campear en él.

¿Qué debemos hacer?

Una Constitución es un pacto social de primera importancia para la conformación de un Estado. Incluye ciertos principios fundamentales, los derechos humanos de las personas y sus comunidades, como la familia, los derechos sociales, económicos y políticos, la conformación del Estado para el ejercicio del poder y la forma de gobierno, de tal manera que su redacción es tarea ardua.

Sin embargo, los constituyentes no son todos jurisconsultos ni especialistas, y en ocasiones saben tanto o menos que los ciudadanos comunes.

Por eso, los ciudadanos que estén interesados necesitan acercarse a los partidos, universidades y asociaciones civiles que están analizando el proyecto –como el Frente Nacional por la Familia, Citizengo.org, o Yoinfluyo.com– para que puedan intervenir y en su caso influir, decisivamente, en la conformación y eventual aprobación del contenido de esa ley fundamental.

Por lo pronto, debieran exigir, de manera efectiva, que la última redacción aprobada por los constituyentes sea sometida a la ratificación o sanción de la ciudadanía capitalina, mediante un plebiscito organizado por el INE. Ése sería un recurso que permitiría atenuar la grave deficiencia de origen del proyecto de constitución, de haber sido propuesto por un pequeño grupo de “especialistas” al margen de la ciudadanía y eventualmente aprobada por constituyentes que no habían tenido una representación debidamente legitimada, ni contacto suficiente con los ciudadanos.

El proceso ha sido tan deficiente que lo que priva en la ciudadanía es el desconocimiento, el desinterés y la indiferencia.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar