Últimas noticias:

Obispos: abre esperanza de paz nuevo gobierno de Guerrero

Pronunciamiento de la Provincia Eclesiástica de Acapulco

Les saludamos con gozo y esperanza en el inicio de esta nueva etapa para nuestro Estado. Un nuevo gobierno en Guerrero abre la gran esperanza para reemprender juntas y juntos la ruta que nos conduzca a condiciones de vida digna, justa y en paz. Por eso, los obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco, expresamos a las nuevas autoridades del estado y a la sociedad civil nuestra reflexión y disposición para colaborar e impulsar la participación ciudadana y el empeño de fomentar las iniciativas de la sociedad civil.



El nuevo gobierno comienza su gestión en medio de una profunda crisis social, política, económica y en materia de derechos humanos. Según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Guerrero sigue siendo la entidad más violenta del País. Esta grave situación ha llevado a la polarización, la confrontación, la marginación, la desesperanza e incluso a buscar justicia por la propia mano.

Hoy más que nunca necesitamos crear una gran plataforma social, en la que Gobierno, Estado, Iglesias y todas las instituciones y organismos de la sociedad civil trabajemos en la reconstrucción del tejido social, el estado de derecho, el fortalecimiento de las instituciones, elaboremos un plan de desarrollo integral y sustentable para Guerrero, y de esta forma asumamos, desde un enfoque de “Salud Pública” el fenómeno de la inseguridad y la violencia. Urge una gran plataforma social que, superando las agendas particulares, nos plantee una agenda común para el bienestar y desarrollo de las y los guerrerenses.

En estos tiempos, Guerrero requiere un gobierno sensible al dolor de las víctimas de las violencias, sobre todo las víctimas del crimen organizado, que ha provocado miles de asesinatos, secuestros, desaparición forzada, extorsiones y desplazamientos que son el pan de cada día. Ante esta dolorosa realidad, la sugerencia específica es que formulemos los mecanismo legales e institucionales que permitan acompañar de forma integral a las víctimas, para brindarles la posibilidad de reintegrarse a la vida comunitaria en las mejores condiciones posibles, buscando que desde un enfoque jurídico en derechos humanos, puedan acceder a la justicia y a la reparación del daño y a la convicción de que nunca jamás se repetirán hechos semejantes. La atención a las víctimas de la violencia es fundamental para lograr la paz. No se puede pensar en construir la paz, habiendo tantas personas afectadas por la violencia. Atender a las víctimas es también una cuestión preventiva, ya que ser víctima es la ruta más corta para ser victimario.

En el momento delicado en el que se encuentra el Estado de Guerrero es apremiante que desde el gobierno y con la participación de toda la sociedad, se privilegie la palabra como herramienta social y política a fin de transformar nuestra realidad social. En indispensable que se generen procesos de diálogo y se puedan crear los escenarios posibles, donde nos escuchemos, lleguemos a acuerdos y reconstruyamos la memoria histórica de nuestro pueblo.

Como Provincia Eclesiástica de Acapulco, somos conscientes que nuestra misión en éste contexto de inseguridad y violencia es acompañar a las víctimas de forma integral. Por ello seguiremos atentos y dispuestos para colaborar a fin de que se promuevan y respeten los derechos fundamentales de las personas. Es una tarea de Iglesia que se funda en la Doctrina Social Cristiana y en el Valor y la Dignidad de la Persona Humana.

Seguiremos con el empeño de construir la paz, atendiendo a los jóvenes, a quienes tenemos que promover para que sean un potencial de transformación del cambio social y protagonistas de generar el nuevo rostro de Guerrero ofreciéndoles oportunidades de estudio y de trabajo, conscientes de que serán nuestro relevo generacional. Desde la Iglesia continuaremos los Centros de jóvenes por la paz y seguiremos impulsando la atención a las víctimas y a las familias. Hemos retomado nuestro compromiso en coordinación con algunos presidentes municipales y el Consejo Interreligioso de Guerrero, a fin de implementar Escuelas de Perdón y Reconciliación, acompañar a las familias y reconstruir el tejido social.

Queremos formalizar este acuerdo de voluntades, en cuanto sea posible, con todos los ayuntamientos y el gobierno del Estado para seguir buscando el bien, el desarrollo y la paz de Guerrero.

Pedimos a Santa María de Guadalupe y a los santos guerrerenses, San Margarito Flores y San David Uribe, que nos acompañen en este compromiso evangelizador en el que ellos nos antecedieron. Con cariño les hacemos llegar nuestra oración y bendición.

 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar