Últimas noticias:

Cáncer de mama: 21% de casos, por factores de riesgo modificables

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo; en 2008, según reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), este mal causó 7.6 millones de defunciones (aproximadamente 13 por ciento del total), siendo las neoplasias de pulmón, estómago, hígado, colon y mama las más frecuentes.


Día de lucha contra el cáncer


De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), ofrecer a los pacientes cuidados paliativos permite mejorar su calidad de vida y la de su familia, además de que considera relevante proporcionar a las mujeres enfermas no sólo atención médica especializada, sino atención psicoemocional y espiritual brindada por oncólogos, psicooncólogos y algólogos, entre otros, para manejar de mejor manera la pérdida de su salud.

En México, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señala que los principales órganos afectados en la población de 20 años y más que fallece a consecuencia de un tumor maligno son: los digestivos (31.9 por ciento), los genitales femeninos y los masculinos (19.1 por ciento) y los órganos respiratorios e intratorácicos (11.2 por ciento).

El cáncer de mama ocupa la sexta causa de muerte (8 de cada 100 personas que padecen una neoplasia maligna). Por sexo, entre los hombres la proporción de defunciones por cáncer de mama es de 0.1 por ciento, siendo la última causa de muerte por neoplasias malignas, mientras que en las mujeres ocupa el tercer lugar (14.7 por ciento) de mortalidad femenina por cáncer.

Alta morbilidad

La OMS estima que en 2008 a nivel mundial fallecieron 458 mil personas por cáncer de mama y para la región de las Américas la OPS calcula que cada año mueren 82 mil mujeres a consecuencia de esta enfermedad, con las tasas más altas en América del Norte y el Caribe; mientras que en Centroamérica son 1.5 veces más bajas, pero con menor supervivencia de los países de la región.

El INEGI indica que durante los últimos años en México, la tasa de mortalidad observada por cáncer de mama no ha mostrado grandes variaciones; entre los varones de 20 años y más en 2007 fue de 0.13 por cada 100 mil y disminuye a 0.11 en 2011; en tanto que la tasa observada para mujeres de 20 años y más que ha fallecido por cáncer mamario aumentó de 13.92 por cada 100 mil en 2007 a 14.05 en 2011. El año con más defunciones por esta causa fue 2008 con una tasa de 14.30 de cada 100 mil mujeres de 20 años y más.

Considerando que la mortalidad por cáncer mamario es más alta entre las mujeres; por grupo de edad se observa que el número de muertes se incrementa con la edad. Entre las mujeres de 30 a 39 años, la tasa observada de mortalidad para 2011 fue de 4.46 por cada 100 mil mujeres de ese grupo de edad, ésta se triplicó para la población de 40 a 49 años (14.51 de cada 100 mil), y alcanza 26.71 entre las de 50 a 59 años; la tasa más alta se ubicó en la población adulta mayor de 80 años y más (65.53 casos de cada 100 mil mujeres).

Por entidad federativa, con excepción del Distrito Federal (20.66 muertes por cada 100 mil mujeres de 20 años y más), la región norte del país es donde se concentran las tasas más altas de mortalidad observada, siendo Chihuahua (20.71 mujeres de cada 100 mil de 20 años y más), Coahuila (20) y Baja California Sur (19.08), las que presentan las más elevadas; en contraparte, las entidades en donde se ubican las tasas más bajas de defunciones por cáncer de mama en mujeres de 20 años y más son Quintana Roo (5.96 fallecimientos), Oaxaca (7.18) y Campeche (8.18).

Se calcula que 21 por ciento de las muertes por cáncer de mama registradas en el mundo son atribuibles al consumo de alcohol, el sobrepeso, la obesidad, y la falta de actividad física, factores de riesgo modificables.

De acuerdo con la ENSANUT 2012, en la región norte del país 37.2 por ciento de las personas de 20 años y más son obesas (de acuerdo a su masa corporal), por lo que es importante fortalecer los programas de atención a problemas de sobrepeso y obesidad en todo el país, para concientizar a la población sobre el alto costo social y de salud que tiene este problema.

Planificación y organización, retos de los gobiernos

Actualmente la OMS promueve el control integral del cáncer, que incluye servicios de prevención, detección precoz, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos que son parte nodal para la sensibilización de la población, por lo que los gobiernos deben contar con una “atenta planificación y un programa bien organizado y sostenible que se focalice en el grupo de población adecuado y garantice la coordinación, continuidad y calidad de las intervenciones en todo el continuum asistencial”.

En tanto, la OPS señala que entre las acciones clave para lograr el éxito en la prevención y atención del cáncer mamario está “considerar como prioridad la atención de este padecimiento en la agenda de salud pública de los países para lograr un mejor conocimiento y comprensión de lo que supone la carga de esta enfermedad para las mujeres, sus familias y comunidades en toda la región de las Américas; promover el uso de guías basadas en la evidencia, con intervenciones para el tamizaje, el diagnóstico y el tratamiento, estratificadas en función de la disponibilidad de recursos; la integración del cáncer de mama en el paquete de intervenciones del modelo de atención crónica en atención primaria; la cooperación técnica para mejorar la calidad y accesibilidad de los servicios de mamografía, incluyendo el reentrenamiento del personal que realiza estas pruebas de imagen; y la mejora en la calidad y accesibilidad de los servicios de radioterapia para el tratamiento del cáncer en la región”.

(Con información del INEGI)

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar