Últimas noticias:

Aumenta empleo precario en México

Hoy en día, la búsqueda de un empleo en México, ya no bien remunerado, sino medianamente retribuible, es una tarea por demás compleja, ya que en ello confluyen infinidad de factores, tales como edad, preparación académica, procedencia universitaria, experiencia, idiomas, capacitaciones especiales, cursos, seminarios y un sinfín de requisitos que se deben cumplir.

Si a ello se agrega que las prestaciones laborales son mínimas y que la relación de trabajo se puede regir ya no tanto por la modalidad del Contrato Colectivo de Trabajo, sino por contratos temporales, por honorarios (de diversos tipos), por la prestación de servicios profesionales o por proyectos, el problema es aún mayor.

Pero si a todo lo anterior se añade todavía que las prestaciones de ley serán mínimas, entonces el sueño de trabajar en una gran empresa o en alguna dependencia gubernamental en puestos medios o altos, se esfumará ante las pocas, sino es que escasas, oportunidades de aspirar a mejores condiciones de vida.

Tanto el sector público como el privado no siempre se caracterizan por otorgar las mejores prestaciones, pues incluso hay muchos lugares donde hacen hasta lo imposible por no otorgar siquiera las de Ley, cayendo en la ilegalidad y con ello evitar costos laborales como los de Seguridad Social y los impuestos que se deriven de la nómina, como el ISR y el Impuesto Sobre Nómina.

Las prestaciones básicas que una persona busca para emplearse con vacaciones (6 días por año cumplido, los cuales aumentarán 2 días cada año, hasta llegar a 12, y posteriormente se deben incrementar 2 días por cada 5 años laborados), aguinaldo de mínimo 15 días por año cumplido o la parte proporcional que corresponda en caso de no haber cumplido el año; Prima Vacacional, que es del 25 por ciento sobre el salario correspondiente al período de vacaciones; y Seguro Social, sobre todo para acumular una suma de ahorro para el retiro, vía la pensión.

Ahora que si el perfil se adecua más a puestos de dirección hacia arriba, el balance de prestaciones es mucho mejor, pues se pueden aspirar a bonos de productividad (basados en la consecución de objetivos); capacitaciones, para afrontar la competencia; seguro de gastos médicos mayores, lo cual ofrece confianza; servicio de comedor, por el ahorro que representa; vales de despensa y/o gasolina; gastos de representación; fondo de ahorro; automóvil, aguinaldos de hasta 40 o 60 días y hasta becas.

No obstante, son prácticamente contados los casos donde las empresas o dependencias ofrecen atractivas prestaciones. De hecho, la norma general en México es ofrecer un salario que alcance para lo más esencial (en el menor de los casos), pero con prestaciones muy limitadas, dados los gastos y costos que significan para el empresario.

Cierto, la Ley Federal del Trabajo dice muchas cosas, pero al paso de los años la realidad es muy distinta, pues es un hecho que los salarios y las prestaciones han mermado el margen de maniobra de quienes ofertan empleos.

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar