Últimas noticias:

Para alcanzar la paz la base es la familia.

Este 21 de mayo, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, cerca de 35 mil personas participaron en la “Segunda Caminata por la Paz”, convocada por la Diócesis local.


Cuernavaca; marcha, paz


Al reclamo generalizado por la inseguridad que se padece en el estado, se unieron grupos o gremios, que llamaron la atención sobre asuntos puntuales, como el hallazgo de las fosas clandestinas en Tetelcingo, municipio de Cuautla, así como el asesinato del abogado litigante Rodolfo García Aragón y otros 15 abogados víctimas de hechos delictivos.

Tomaron parte en la movilización, el Rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera Jiménez; el activista Javier Sicilia; José Urióstegui, integrante de la Barra de Abogados; y el Obispo de Cuernavaca, Monseñor Ramón Castro Castro, entre otros.

Las diferentes rutas de la marcha por la paz confluyeron en la Catedral de Cuernavaca, donde Monseñor Castro Castro, en su mensaje, recordó la caminata del año anterior y la peregrinación diocesana a Basílica de Guadalupe, destacando que “¡No queremos ser Caín! No queremos que el Señor nos diga ¿Dónde están tus hermanos secuestrados, asesinados, heridos, robados, extorsionados?... ¡Son muchos los que sufren, es mucha la sangre de Abel!”.

Subrayó que desde 2012, Morelos figura en los diez primeros lugares en cuanto a delitos de alto impacto, el segundo lugar en secuestros, cuarto lugar en homicidios, tercero en robo con violencia y sexto en robo a negocios.

Lo peor, dijo, es que la gente ya no confía en las autoridades, por lo que casi nadie denuncia y más de 80% de la población se siente insegura; incluso los campesinos son extorsionados. Enfatizó que la corrupción y el nepotismo asfixian y denunció la “compra de conciencias de algunos legisladores que corrompen sus principios por dinero o por poder, traicionando así la confianza del pueblo que los eligió”.

Denunció, asimismo, el ultraje inferido a Jesucristo en la Eucaristía, el pasado 7 de febrero, donde se agredió a sacerdotes y dañó a la comunidad y el inmueble en Tepalcingo, “sin que las autoridades hubieran dado una mano para encontrar una solución”.

Invitó a todos a echarle ganas para construir la verdadera paz, cuyos cimientos son la verdad, justicia, caridad y libertad; paz que se forja en la familia. Por eso, “la cultura de la muerte ataca a la familia, porque es el centro y el corazón de la civilización del amor”.

Hizo un paréntesis para manifestar su tristeza y desconcierto por decisiones legales que destruyen el verdadero matrimonio y la verdadera familia; y puntualizó que “no es lo mejor la equiparación de las uniones de hecho al verdadero matrimonio y a la verdadera familia”.

Recordó que las autoridades no pueden solas y que la Iglesia quiere colaborar en la construcción de la Paz, por lo que la participación ciudadana es “determinante” para alcanzar este objetivo, y animó a todos a orar con mayor intensidad, en especial con el rezo de Ángelus todos lo días a las 12 horas, y los miembros de otras religiones que rezan a la misma hora según sus tradiciones, hacerlo “en modo solidario”.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar