Últimas noticias:

¿Qué situación viven las trabajadoras de hogar actualmente?

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los trabajadores domésticos en el mundo alcanzan los 53 millones, de los cuales el 83 por ciento son mujeres, lo que equivales a casi 44 millones.


30 de marzo; trabajadores domésticos


Este tipo de trabajo constituye una parte muy importante del trabajo informal, en vista de que muchas veces no se les registra, por lo que difícilmente acceden a la legislación laboral, no obstante realizar múltiples tareas, con largas jornadas de trabajo e incertidumbre sobre sus días de descanso

Por regiones, América Latina y el Pacífico Sur son los que emplean el mayor número de estos trabajadores, 15 millones en cada zona; les sigue África, con 5 millones, así como Estados Unidos y Canadá, Europa, la Península Arábiga y Australia, con 2 millones; y finalmente Europa del Este y Asia, con apenas unos 500,000 trabajadores domésticos.

El 30 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, definido así para subrayar que su actividad es productiva; se instituyó en 1988 en Colombia en un el primer Congreso de Trabajadoras de Hogar, denominación que algunos prefieren sobre trabajadoras domésticas.

En México, para el año 2010, había alrededor de 2 millones de personas dedicadas a esta actividad, de las cuales 9 de cada 10 son mujeres, y casi dos tercios cuentan sólo con educación primaria.

La Ley Federal del Trabajo define a estos trabajadores como “los que prestan los servicio de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia” de conformidad con el artículo 331. En cuanto a los derechos que la ley contempla para los trabajadores domésticos, figuran los de recibir el pago en efectivo y contar con los alimentos y la habitación (equivalentes al 50% del pago en metálico), salvo que las partes convengan algo distinto.

En lo que refiere al descanso, se compone de 9 horas consecutivas de descanso nocturno así como tres horas entre las actividades matutinas y vespertinas; en cuanto al descanso semanal, éste será de día y medio, preferentemente en sábado y domingo; los medios días podrán acumularse, pero en cualquier sentido el trabajador debe contar con al menos un día descanso semanal.

Asimismo, el patrón está obligado a guardar consideración del trabajador y abstenerse de todo tipo de maltrato, proporcionar habitación cómoda y alimentación suficiente, además de cooperar con la instrucción del trabajador y apoyar en casos de enfermedad. En caso de fallecimiento, deberá cubrir los gastos del sepelio. Además de los derechos que en general cuenta todo trabajador.

No obstante que éstos son derechos que marca la ley, generalmente no operan en la realidad. La falta de un contrato escrito y en especial la ignorancia de estas trabajadoras, dan como resultado una situación de gran inseguridad, que incluso se plasma en la ley, ya que pueden ser despedidas en cualquier tiempo sin ninguna causa. Además es una práctica muy común que las trabajadoras no provengan de la misma comunidad o ciudad en la que laboran, sino que migran, lo que suma a su situación la falta de apoyo familiar.

La Organización Internacional de Trabajo, se ha empeñado en crear un marco protector para este tipo de trabajo, por lo que promueve la ratificación del mayor número de países al Convenio 189 y la Recomendación 201 sobre Trabajadores Domésticos. Con esta estrategia se han creado condiciones de trabajo decente para 30 millones de éstos en 36 países.

Además, se debe de tomar en cuenta “los trabajos inherentes al hogar”, que en la mayoría de los casos los desarrollan las amas de casa, trabajen o no además en una actividad laboral remunerada fuera de hogar, lo que aumenta sus actividades diarias. La dinámica familiar demanda, sobre todo cuando existen pequeños, de manera especial el cuidado y presencia de la madre lo que no debe ser obviado; por eso es que actualmente en muchos ámbitos se busca cada vez compaginar los horarios de trabajo con las necesidades familiares.

Un ejemplo de esto es el testimonio de Valentina Alazraki, corresponsal mexicana en Roma, quien mencionó en una conferencia que la mejor decisión que tomó a ese respecto es haber puesto su oficina en casa, ya que a la par que desarrollaba su trabajo profesional, atendía a sus hijas, y que como sus jefes estaban muy lejos, no se daban cuenta de lo que ocurría en la “oficina”. Además, la diferencia de horario con México le daba un ventaja de 7 horas, circunstancia de la que muy pocas mujeres gozan.

Finalmente, conviene recordar lo que nos dice el Papa en el libro “El nombre de Dios es Misericordia”, donde usa como ejemplo el abuso hacia los trabajadores: “El corrupto es el que se indigna porque le roban la cartera y se lamenta por la poca seguridad que hay en las calles, pero después engaña al Estado evadiendo impuestos y quizás hasta despide a sus trabajadores cada tres meses para evitar darles un contrato indefinido, o bien se aprovecha del trabajo en negro”.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar