Últimas noticias:

Decálogo de la Comisión de Movilidad de la COPARMEX DF

Ante una posible regulación de modelos de negocio como los que ofrecen las empresas UBER y Cabify en el Distrito Federal, la Comisión de Movilidad de la COPARMEX Ciudad de México dio a conocer su posicionamiento al respecto:


La movilidad en México


1. Que actualmente las empresas que sustentan un modelo de negocio como el de Uber o Cabify, son un medio eficaz y alternativo para garantizar el derecho a la movilidad de un numeroso sector de ciudadanos, mismas que deben ser reconocidas como empresas que ofrecen una nueva modalidad de transporte y que su regulación (de aplicarse) debe limitarse a la mínima necesaria para garantizar la seguridad de los usuarios. Ya ha quedado claro que el servicio que otorgan este tipo de empresas, se hace bajo modalidades diferentes a las ofrecidas por los taxis, por lo que no pueden ser sujetas a la misma regulación, tal y como lo ha reconocido la Comisión de Derechos Humanos del DF y la propia Comisión Federal de Competencia Económica.

2. La autoridad debe hacer lo necesario por permitir y apoyar - en la medida de sus atribuciones - la entrada de otras empresas similares al modelo de negocio que ha desarrollado UBER o Cabify, para impedir distorsiones en el mercado, específicamente monopolios. Consideramos con ello, superado el debate de la posible “prohibición” de dichas empresas, pues a todas luces sería inconstitucional restringir la entrada de nuevos participantes en el mercado del transporte.

3. El modelo implementado por las señaladas empresas, coloca en la mira de la autoridad del transporte y la movilidad en la Ciudad de México, la posibilidad de permitir un proceso de autorregulación, en donde los usuarios, podrán ir marcando la permanencia de un servicio de transporte privado de estas características. Por tanto, la normatividad que se pretenda aplicar debe ser absolutamente respetuosa de guardar los equilibrios del mercado.

4. La autoridad corre el riesgo de querer sobreregular, sin prospectiva de beneficios futuros para la movilidad, un modelo muy exitoso de transporte y de alta satisfacción de los usuarios, para insertarlo en otro que es corrupto e ineficiente, lo que sería un mensaje lamentable a las nuevas generaciones de emprendedores y de inversionistas nacionales y extranjeros, pues el señalado modelo de negocio estaría condenado a morir por la regulación obsoleta a la que sería sujeta.

5. El mercado también demanda piso parejo para poder competir, por tanto es necesario disminuir la carga de trámites a las que son sujetos los taxis concesionados, por una excesiva regulación que ha provocado en la práctica, costos operativos muy altos y espacios que fomentan la corrupción (ejemplo: el mercado negro de venta y renta de placas, el cambio de cromática a capricho de cada nuevo sexenio, la alteración de taxímetros, entre muchas otras). A su vez, la revista vehicular debería garantizar que las unidades que circulan por la Ciudad de México cumplen con las características necesarias de servicio óptimo y calidad para los usuarios.

6. La autoridad debe ser muy severa, sacando de circulación y castigando a los taxis llamados “piratas” y a aquellos que, aún concesionados no estén en condiciones estructurales para brindar el servicio.

7. La autoridad, si de verdad quiere aprovechar el impulso de la discusión vigente para hacer del sistema de transporte un ejemplo de Ciudad Digital y de Datos Abiertos, debe integrar bases de información de placas, tarjetones, datos del chofer, vista física del vehículo de todo el sistema de transporte público en la Ciudad de México y ofrecerlo de manera pública y transparente al usuario.

8. Desde la Comisión de Movilidad de la COPARMEX Ciudad de México, convocamos a la autoridad capitalina a aprovechar este momento en que los ciudadanos demandamos un mejor servicio de transporte público a través del uso de taxis y de otras modalidades, para romper con una estructura de control que sólo ha propiciado corrupción, corporativismo y anquilosamiento de un modelo sobreregulado, incierto, caro, ineficiente e inseguro, que no ha beneficiado en nada a los usuarios, ni a los concesionarios de taxis.

9. No se puede pensar en “regular para incorporar” a una ciudad que ya esta colapsada, a más taxis concesionados ó automóviles particulares de servicio privado, sin una estrategia integral, eficaz y de largo plazo que impulse la implementación de mejores servicios, mejor infraestructura y mayores recursos para el transporte público masivo eficiente, pues no podemos olvidar, que son la mayoría de los ciudadanos los que se transportan en dicho medio. Ahí, el Gobierno de la Ciudad de México, tiene un pendiente.

10. No se trata sólo de un debate sobre un sistema de transporte a través de apps o no, sino que lo que realmente está en juego es la aplicación de un modelo de desarrollo económico para la Ciudad de México, en donde la transparencia y rendición de cuentas sea la base de las empresas y proyectos vinculados al transporte público,  donde la autoridad sea capaz de asimilar las demandas de los ciudadanos, que en calidad de usuarios exigen servicios sustentados en la innovación que ofrecen las nuevas tecnologías.

Hoy tenemos la gran oportunidad de hacer posible un buen sistema de transporte para los capitalinos, en el que se asegure la convivencia adecuada entre la oferta de plataformas y servicios de transporte que satisfagan plenamente a los usuarios. Esperemos que la resolución de la autoridad capitalina, vaya en ese sentido.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar