Últimas noticias:

Conapred: Trabajan en México 2.3 millones de empleadas domésticas

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) puso de nueva cuenta en la mesa de debates las desfavorables condiciones en las que se desarrolla el trabajo doméstico en México.


Realidades de México


Al presentar los resultados de la encuesta “Percepciones sobre el trabajo doméstico: una visión desde las trabajadoras del hogar y las empleadoras”, revela que en el país trabajan 2.3 millones de mujeres como empleadas domésticas, ya sea por falta de dinero, escasa o nula preparación académica y problemas económicos.

Destaca que aun cuando el 80 por ciento no concluyó la educación básica, un 2 por ciento cuenta con licenciatura.

El 36 por ciento de las empleadas domésticas inició en el oficio siendo menor de edad, mientras que 21 por ciento empezó a trabajar a partir de los 15 años.

Trabajo informal

Para el Conapred es prácticamente un hecho que el trabajo doméstico se enmarca en la informalidad, no sólo porque no hay seguridad social, sino porque 96 por ciento de las trabajadoras no tienen un contrato por escrito; una de cada dos labora más de 8 horas al día y 16 por ciento trabaja 12 horas o más. Además, el 70 por ciento sólo tiene un día de descanso a la semana.

Ricardo Bucio, presidente del Conapred, señaló que el 75 por ciento de las trabajadoras que tienen en promedio 4.8 años trabajando en el mismo empleo nunca han recibido aumento de sueldo ni ajuste inflacionario, mientras que poco menos de la mitad no recibe pago alguno por concepto de aguinaldo.

Además, son víctimas de discriminación, situación que se agrava si son de origen indígena; a una de cada dos no se le permite usar los baños de la familia y constantemente enfrentan conflictos por acusaciones de robo, despidos injustificados, maltrato verbal y revisiones físicas a sus pertenencias.

La mayoría de las empleadas domésticas son madres de familia, tienen en promedio 3 hijos, sólo una de cada 10 tiene casa o terreno propio, 51 por ciento trabaja en un estado distinto al que nació, y una de cada 10 ha sido víctima de acoso sexual.

Clara discriminación de género

En la presentación, Bucio Mújica admitió que la situación actual de las trabajadoras del hogar refleja una clara discriminación de género, pues cuando un hogar no cuenta o rescinde del apoyo de una trabajadora del hogar, son mayoritariamente las mujeres quienes se hacen cargo de dichas tareas. Por lo que el trabajo doméstico remunerado en sus casas significa una mayor posibilidad para las mujeres de desarrollarse laboral y personalmente.

Reiteró que el trabajo doméstico es una labor con nula movilidad social lo que impide que las trabajadoras del hogar tengan la posibilidad de una integración social en términos laborales y de independencia económica. Aunado a este dato, señaló que el cinco por ciento de las trabajadoras del hogar son niñas entre los 12 y 17 años, y otras encuestadas fuera de ese rango de edad además señalaron que iniciaron su vida laboral incluso antes de tener la edad legal para ello.

Exclusión económica y política

En su oportunidad, José Antonio Peña Merino, profesor del ITAM e integrante de la Asamblea Consultiva del Conapred, indicó que existen dos pilares de desigualdad que viven las trabajadoras del hogar en México: la discriminación económica y la discriminación política, al quedar excluidas de una remuneración fija pero al mismo tiempo de la protección jurídica que las ampare. Por lo que, agregó, no cambiar estas condiciones laborales y sociales es una forma de perpetuar la desigualdad.

Como una de las voces de las trabajadoras del hogar, Marcelina Bautista Bautista, presidenta de la Confederación Latinoamericana de Trabajadoras del Hogar (CONLATRAHO) exhortó a la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con el cual, dijo, se garantizarán plenamente los derechos humanos y laborales de las trabajadoras del hogar, equiparando sus jornadas, horarios, protección social y remuneración al resto de las condiciones que viven los trabajadores en el país.

Por su parte, Francisco Abundis, director de Parametría, comentó que las mujeres enfrentan cotidianamente desigualdades de género que agudizan las profundas desventajas que viven día con día y los grados de vulnerabilidad que enfrentan como mujeres, indígenas, migrantes  y como trabajadoras del hogar. Cifras de Parametría revelan que hay un alto índice de trabajo doméstico en América Latina en relación a otras regiones del mundo, por lo que Abundis consideró como urgente considerar un cambio legislativo a la par de un cambio de valores sociales para acabar con esta desigualdad.

En el encuentro, Ana Güezmes, representante de ONU Mujeres en México, consideró que esta Encuesta muestra nudos estructurales de discriminación, exclusión y violencia que viven las trabajadoras del hogar, lo que visibiliza la urgencia de acelerar las soluciones en materia de políticas públicas, legislación y un dialogo ciudadano que dignifiquen esta labor que realizan en su mayoría mujeres y niñas.

Para llevar a cabo este Estudio se realizaron mil 240 encuestas a empleadoras y mil 243 encuestas a trabajadoras domésticas, las cuales se efectuaron del 3 al 10 de octubre de 2014 en 6 entidades de la República Mexicana: Jalisco; Baja California, Chiapas, Nuevo León, Puebla y el Distrito Federal, las cuales representan las diferentes zonas geográficas, regiones socioeconómicas, según el porcentaje de población que se dedica al trabajo doméstico.

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar