Últimas noticias:

El gran problema de hoy es el “miedo a amar”

 

Amor a los demás


El deseo sexual no es algo bajo, ni nada por el estilo; a ese deseo sexual los griegos lo llamaban “eros”; lo que hay que entender es que el amor se presenta en grados ascendentes: inicia con el “afecto”, y de ahí asciende al “eros”, luego a la “amistad” y finalmente llega a la “donación”. Y el matrimonio es precisamente eso: vivir estos cuatro grados del amor.

En estos términos el Dr. Oscar Perdíz Figueroa dio respuesta a la pregunta de una madre de familia, durante la tertulia que se llevó a cabo este miércoles en la Universidad Anáhuac Campus Puebla para presentar el libro “Amar: Misterio y proyecto. Antropología y Teología del amor”, de su propia autoría.

La presentación inicial corrió a cargo del Dr. Juan José Blázquez, profesor de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), quien –tras señalar que hay una natural necesidad de la persona humana de amar– abundó en la respuesta sobre el deseo sexual, y dijo que éste requiere de autoeducación por parte de las personas, para descubrir que el deseo sexual no se satisface sólo en el plano físico, sino en todas las dimensiones de la persona humana (física, emocional, psicológica, espiritual).

En el acto organizado por el Instituto Juan Pablo II para la Familia, el Dr. Juan José Blázquez destacó que la obra del Dr. Oscar Perdíz Figueroa constituye una aportación importante a la cultura de la familia y el matrimonio, así como una respuesta a la emergencia antropológica que se vive en estos tiempos.

El texto advierte –explica– sobre la pérdida de la conciencia que tiene el ser humano de sí mismo y de su responsabilidad compartida en la marcha de la historia universal. Esto demanda, agregó, una mirada nueva sobre el hombre y la mujer, una nueva mirada del hombre y de la mujer sobre sí mismos, sobre lo que significa su ser en la vivencia y proyección del amor.

La persona humana no puede pensarse en su individualidad, hombre y mujer separados, sino como hombre y mujer juntos. Por eso, es que se dice que la vida es justamente humana en la medida que se concibe como un proyecto personal de amor. Así, el hombre y la mujer sólo se realizan excelentemente en el amor.

Por su parte, para el autor, el Dr. Oscar Perdíz Figueroa, la crisis de la sociedad es una crisis de familia, la crisis de la familia es una crisis de amor, y la crisis del amor es una crisis antropológica y de formación de la persona humana. Es por eso que su libro es una apuesta por la familia, porque la familia es lo que teje a la sociedad.

Considera que, definitivamente, el problema no son los divorcios, sino el miedo a amar. ¿De dónde viene el miedo? Básicamente, de la naturaleza humana que tiende a tener miedo del futuro; pero, sobre todo, de modelos como el “amor líquido”, ése que propone ir por la vida usando a las personas como servilletas, es decir, sexo sin amor para no engancharse.

En el acto de presentación del libro del Dr. Oscar Perdíz Figueroa, participaron también Monseñor Víctor Sánchez Espinosa, Arzobispo de Puebla; el Maestro José Mata Temoltzi, Rector de la Universidad Anáhuac-Puebla; la Maestra Ana María Renner Escandón, del Instituto Juan Pablo II para la Familia; y el Padre Gaspar Guvera, L.C.

@yoinfluyo

mm@yoinfluyo.com


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar