Últimas noticias:

Don Lorenzo Servitje… querido, admirado, reconocido

Don Lorenzo está a punto de cumplir 96 años de edad, el 20 de noviembre, pero la fortaleza que proyecta es encomiable y hasta envidiable.


Gracias a un personaje como Don Lorenzo


Sí, en efecto, su caminar puede ser pausado, pero él se niega a que lo tomen del brazo para apoyarse.

El pasado viernes asistió al Encuentro Empresarial 2014, de la Coparmex. Y no era para menos, pues al término de la comida de clausura del magno evento, se entregarían los reconocimientos “Don Lorenzo Servitje, al Empresario Joven con Responsabilidad Social”.

Se trata de un certamen instaurado hace dos años por la Coparmex y la Unión Social de Empresarios de México (USEM), en reconocimiento a Don Lorenzo, un hombre que cree, vive y fomenta la responsabilidad social, no sólo con palabras, sino con el ejemplo.

Este reconocimiento busca impulsar las vocaciones empresariales en las futuras generaciones de jóvenes que comienzan sus carreras y han decidido hacer la diferencia en la sociedad mexicana, tomando como ejemplo de vida a Don Lorenzo Servitje, quien ha tenido la vocación de emprender, entregando su vida al ámbito empresarial y social sirviendo así a México.

Desde la mesa de honor y flanqueado por los dirigentes de la Coparmex, Juan Pablo Castañón, y del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gerardo Gutiérrez Candiani, Don Lorenzo atendió la invitación para situarse a un lado del presídium.

Sólo aceptó que lo ayudaran a incorporarse de la silla, pues una vez de pie, movió los brazos en señal de que caminaría solo. Así lo hizo en el trayecto de 15 metros, con buen talante, sonriente afable.

Saludó a los tres finalistas del certamen que lleva su nombre: Víctor Marquínez Tress, Jorge Alberto Aguirre Robles y Alexis Ortega Díaz, éste último, ganador del primer lugar y, por tanto, de la ansiada medalla.

Fotos y más fotos. “Don Lorenzo, ahora por acá”, “Don Lorenzo, hacia este lado”… Y Don Lorenzo accedía gustoso, evidentemente complacido.

Entonces lo llamaron a dirigir unas palabras. Caminó hacia el atril y de la bolsa del saco buscó el breve texto que había preparado para la ocasión. Sin el uso de lentes, comenzó su alusión agradeciendo la distinción de que era objeto.

La receta para atacar el subdesarrollo

“Para salir del subdesarrollo se requiere de una clase empresarial dinámica y creativa; todo lo que se haga para auspiciarlo y promoverlo dará frutos abundantes”, manifestó con énfasis.

“Quiero aprovechar esta oportunidad para subrayar la misión del empresario, sobre todo en este momento y en nuestro país.

“Un maestro del Tecnológico de Monterrey por los años 60 definía al empresario como aquel que tenía la habilidad de invertir, es decir, de hacer productivos los recursos a su disposición. Cuánta razón tenía y de ahí puede concluirse cuán importante es para toda economía esta acción clave del empresario.

“La iniciativa del hombre de empresa ha sido siempre esencial para el crecimiento económico. La iniciativa de esos hombres insatisfechos siempre en movimiento, capaces de allegarse y acumular recursos y ponerlos a producir, y de organizar y dirigir el trabajo de otros y de hacer más y mejores cosas. Todo ello asumiendo riesgos, viendo al futuro, siempre dispuestos a experimentar, crecer, empujados por una ambición, sí, pero también por un ideal de realización creadora”, concluyó, para luego felicitar a los tres jóvenes empresarios que obtuvieron los primeros lugares del certamen.

Entonces estalló la ovación de las 800 almas, quienes de pie no cesaban de aplaudir. Don Lorenzo, emocionado, alzaba los brazos en señal de gratitud, para luego llevarse las manos hacia el pecho, hacia el corazón.

Casi llora de la emoción

Sí, en efecto, Don Lorenzo estuvo a punto de llorar, pero por la alegría de sentirse querido, admirado, reconocido.

Los flashazos no se hicieron esperar. Una vez más las peticiones de los fotógrafos no se hicieron esperar, en busca del mejor ángulo, mientras Don Lorenzo sonreía y se dejaba abrazar.

Y es que momentos antes correspondió al presidente de la Confederación USEM, José Lázaro Tamez Guerra, presentar una breve semblanza del reconocido empresario, lo que puso en ebullición el momento y lo hizo más grato.

Muy querido Don Lorenzo Servitje, buenas tardes. Es para mí un honor contar con su presencia en la entrega de la Medalla que muy honrosamente lleva su nombre. Agradezco que esté aquí en este día tan especial para toda la comunidad empresarial.

En nombre de todos los empresarios que formamos parte de Confederación USEM, expreso nuestro gusto de conocer hoy día a los dignos finalistas de este Reconocimiento, que lleva el nombre de Don Lorenzo Servitje Sendra, aquí presente. Un hombre que ha inspirado a generaciones enteras sembrando en ellas criterios ético-empresariales para construir un mejor país, una mejor sociedad y una nueva visión en la gestión empresarial.

Quienes hemos tenido el privilegio de conocer y convivir con Don Lorenzo, sabemos algo de lo que para él significó llevar adelante una empresa como Bimbo. Ha sido mucho lo que le hemos aprendido, y mucho será lo que aún podemos aprenderle en el ámbito de los negocios, en la forma de gestión empresarial, en la visión de futuro para saber emprender y mantenerse en el mercado, con todos aquellos retos que una economía globalizada nos plantea hoy. 

No está peleado el ser empresario y saber ser humano

Pero para mí lo más importante es que he conocido a una persona que sabe ser humano, con sus defectos y virtudes. Lo que quiero decir es que he visto en Don Lorenzo, el testimonio de un hombre de empresa a toda cabalidad. No está peleado el ser empresario y saber ser humano. Porque como bien dice, “El empresario es aquella persona que arriesga pero con responsabilidad”.

Y a partir de esta sencilla pero contundente definición de lo que es ser empresario, Don Lorenzo nos ha dicho que la fortaleza de ser empresario nos viene de la capacidad de servir, porque nos debemos a la comunidad donde estamos enclavados, en primer lugar, a nuestros colaboradores. Y el servicio de todo empresario se traduce en esa capacidad creativa para generar riqueza distribuyéndola con equidad, y la creación de empleos dignos.

Es por eso que les digo a ustedes empresarios, que en su gestión directiva pongan siempre a la persona humana al centro de su responsabilidad y de sus decisiones. Cuando tengan que tomar una decisión en su empresa, háganlo siempre viendo a todas aquellas personas involucradas en la empresa, por al menos a esos ocho grupos de interés que interactúan con su actividad: clientes, consumidores y distribuidores; accionistas; colaboradores y sus familias; proveedores; gobiernos; comunidad y medios de comunicación; generaciones futuras y competencia, SI, hasta en la competencia ustedes son responsables de un buen actuar, una competencia honesta y leal, que beneficie a todos.

Por eso es que esta Medalla que lleva el nombre de Don Lorenzo tiene como sustento una visión de la RSE entendida como una forma de gestión basada en el respeto a la persona humana, sustentada en valores y articulada con los distintos actores que intervienen en la empresa.

Con esta visión de la vocación empresarial, queremos contribuir, a través del testimonio de Don Lorenzo, para que este país sea más próspero, más justo, más humano y más fraterno.

Muy querido Don Lorenzo, muchas gracias por estar entre nosotros. Gracias por su persona y testimonio. Gracias por dejarnos ese legado de buscar ser empresarios con dignidad al servicio de los demás. Y con sinceridad le digo que “Dios, que no se deja ganar en generosidad, sabrá recompensarlo”.

¡Enhorabuena jóvenes finalistas por este Reconocimiento! Y siempre tengan en cuenta que: “Las empresas exitosas no solamente se orientan a construir el mundo. El mundo es el lugar donde se construye la fraternidad universal”.

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar