Últimas noticias:

Don Álvaro: Servir como la Iglesia quiere ser servida

Desde hace varios meses, es frecuente encontrar en los medios de comunicación expresiones como: “Servir como la Iglesia quiere ser servida”. “Don Álvaro, siervo bueno y fiel”.”Mons. Álvaro del Portillo”. “Madera de santos”. “Álvaro del Portillo.  Un hombre fiel”. “La santidad una vocación para todos”. Etcétera.


Un nuevo santo para el Opus Dei


Estos y otros muchos encabezados se han publicado en biografías, ensayos, artículos, conferencias, vídeos, etc. sobre Álvaro del Portillo, que el 27 de septiembre será beatificado en Madrid.

Han sido publicados por personas que le conocieron, convivieron con él de cerca, o que le trataron con frecuencia. Que fueron testigos de su paso por este mundo. En casi todos, el común denominador es de hombre bueno y fiel. Estas expresiones concuerdan con las palabras que Jesucristo utiliza: Siervo bueno y fiel, puesto que has sido fiel en lo poco, entra en el gozo de tu Señor. Es la forma de canonización o de beatificación que aparece en el Evangelio.

Desde 1965 conocí de oídas a Don Álvaro, y la impresión que desde el principio e ininterrumpidamente tuve de él, es de que se trataba de un gigante de la santidad, de una persona fidelísima a la misión que Dios le había dado y concretado. Esta misión consistía en secundar en todo a San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, encarnando el espíritu de la prelatura y en servir a la Iglesia como la Iglesia quiere ser servida, en completo olvido de sí mismo.

Trataré de dar algunos ejemplos, de los cientos que se podrían citar.

En 1935 se incorpora al Opus Dei, institución de la Iglesia Católica, fundada siete años antes por San Josemaría. Recibe directamente del fundador la formación y el espíritu de aquel nuevo camino en la Iglesia.

Cuando Álvaro del Portillo era un joven, de 29 años, por encargo de San Josemaría le habla al Papa Pío XII del Opus Dei.

El 25 de junio de 1944 fue ordenado sacerdote por el obispo de Madrid, Mons. Eijo y Garay, junto con José María Hernández Garnica y José Luis Múzquiz: son los tres primeros sacerdotes del Opus Dei, después del fundador.

A los 33 años comienza a trabajar para la Santa Sede. A los 45, participa en el Concilio Vaticano II.

Mientras tanto, siempre estuvo junto a San Josemaría como su apoyo más firme.

La vida de Álvaro del Portillo está estrechamente unida a la de San Josemaría. Permaneció siempre a su lado hasta el mismo momento del fallecimiento del fundador del Opus Dei, el 26 de junio de 1975. Fueron 40 años de trabajar codo a codo con el fundador.

A los 61, es elegido por unanimidad como su primer sucesor (el 15 de septiembre de 1975), por el congreso general convocado tras el fallecimiento de San Josemaría.

Para miles de personas en todo el mundo comienza a ser “el Padre”. Se formaron cientos de sacerdotes gracias a su trabajo.

El 28 de noviembre de 1982, Juan Pablo II erige al Opus Dei en prelatura personal. Don Álvaro manda a todos los fieles de la Obra dos cartas pastorales.

Como Prelado del Opus Dei, impulsa numerosas iniciativas sociales y educativas. Entre otros muchos: El Centro Hospitalier Monkole (Congo), el Center for Industrial Technology and Enterpise (CITE, Filipinas) y la Niger Foundation (Nigeria), entre otros muchos.

Durante este tiempo, lleva el Opus Dei a 20 nuevos países: Bolivia, Congo, Honduras, Costa de Marfil, Hong Kong, Trinidad Tobago, Singapur, Suecia, Taiwán, Camerún, Finlandia, República Dominicana, Nueva Zelanda, Macao, Polonia, Hungría, Nicaragua, India, República Checa, Israel.

Además, la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma, 1985) y el Seminario Internacional Sedes Sapientiae (Roma, 1990), el Colegio Eclesiástico Internacional Bidasoa (Pamplona, España). Estos centros de formación han formado para las diócesis a miles de candidatos a sacerdotes enviados por obispos de todo el mundo.

A los 76 años, es ordenado Obispo por Juan Pablo II.

Álvaro del Portillo es autor de publicaciones teológicas, canónicas y pastorales. Entre otras publicaciones, es autor de: Fieles y laicos en la Iglesia (1969), Escritos sobre el sacerdocio (1970) y numerosos textos dispersos. En 1992 se publicó el volumen Intervista sul Fundatore dell”Opus Dei, sobre la figura de san Josemaría Escrivá, traducido a varias lenguas.

Como Prelado, dedica todas sus energías al trabajo apostólico por todo el mundo, hasta la misma madrugada de su muerte, el 23 de marzo de 1994.

Estuvo al frente del Opus Dei 20 años. Fallece en Roma. El Papa Juan Pablo II acude a la sede central del Opus Dei, para rezar ante sus restos mortales.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar