Últimas noticias:

Otorga el Papa Francisco reconocimiento a Don Roberto Servitje

Por su coherencia y compromiso ético de contribuir al bienestar de la sociedad y al mundo, Don Roberto Servitje Sendra, fundador de Grupo Bimbo, recibió de manos del Nuncio Apostólico en México, Monseñor Christophe Pierre, la Cruz Pro Ecclesia et Pontífice otorgada por el Papa Francisco.


Reconocimiento a un grande


En el marco de la Reunión Nacional de Empresarios de la Confederación USEM (Unión Social de Empresarios de México, A.C.) "Visión de Liderazgo. El reto de la responsabilidad ética y el compromiso social" y de la presentación del documento "La Vocación del Líder Empresarial" del Consejo Pontificio Justicia y Paz, el empresario mexicano fue galardonado este jueves en la Ciudad de México con dicha presea, la cual constituye la máxima distinción que otorga la Santa Sede a un laico.

El Nuncio Apostólico subrayó la gratitud del Papa Francisco a Don Roberto, y reconoció la importante aportación de empresarios que como él han trabajado "intensamente por la comunidad empresarial para la construcción de una sociedad más justa, fraterna y humana".

Agradecido por el reconocimiento, Don Roberto Servitje destacó que la cultura de Bimbo "forma un liderazgo empresarial basado en principios universales del respeto a la dignidad humana, el Bien común, la solidaridad, subsidiaridad, participación y el trabajo".

Bajo el axioma de que “empresa altamente productiva y empresa altamente humana van de la mano”, Don Roberto explicó el principio de “formar para transformar”, que inicia con “la formación de los jefes para transformar el entorno de oportunidad dentro de las empresas y en consecuencia de los empleados".

Otros mexicanos ya han sido distinguidos con esta medalla por el Papa, pero es la primera vez que una persona recibe tal distinción por el hecho de ser empresario en una organización empresarial como la USEM.

El reconocimiento "Cruz Pro Ecclesia et Pontífice" ("Para la Iglesia y Por el Papa") fue establecido por el Papa León XIII en 1888. Su actual versión (desde 1967) es una cruz romboidal en oro en la que se representa a los apóstoles San Pedro y San Pablo.

Empresarios se comprometen por bienestar de la sociedad

Al encabezar el acto, el ingeniero José Lázaro Tamez Guerra, presidente nacional de la USEM, indicó que el sector empresarial del país está llamado a construir una sociedad más humana, justa, fraterna y que promueva el respeto a la legalidad.

De igual modo, los más de 400 empresarios mexicanos presentes coincidieron en la necesidad de resolver las causas estructurales de pobreza, violencia y todos los males sociales.

“No puede esperar para sanar a la sociedad de una enfermedad que la vuelve frágil, la indigna y la arriesga a otras crisis”, expresó Tamez Guerra.

Por su lado, el contador Agustín Irurita Pérez, miembro de Grupo Financiero Scotiabank Inverlat, reflexionó sobre el difícil papel del empresario, sobre todo del pequeño y mediano, incluso para sobrevivir ante la escasez de recursos, la feroz competencia, los incontables trámites que fomentan la corrupción y la tarea de operación y desarrollo de su empresa.

“Lo que ocurre en nuestro país lo complica aún más, con un débil Estado de Derecho donde la aplicación de la ley es discrecional, restando seguridad y fomentando la economía informal. La inseguridad física y patrimonial afecta varios estados del país”, puntualizó.

En su turno, José Ignacio Mariscal Torroella, miembro del Consejo de UNIAPAC Internacional, al presentar el documento "Prosperidad para todos", producto del diálogo de UNIAPAC sobre la "Evangelii Gaudium", resaltó el reto de fomentar los valores, no sólo entre los empresarios, sino entre políticos, maestros y todos los sectores de la sociedad.

En cuanto al documento “La vocación del líder empresarial”, el Nuncio Apostólico detalló que éste ofrece valiosas propuestas donde los líderes empresariales están llamados a participar “en el mundo económico a la luz de principios que reconocen la dignidad humana y el bien común, como son: satisfacer las necesidades del mundo, sin olvidar la solidaridad con los pobres; la organización en el trabajo que respete la dignidad humana, y la creación sostenible de riqueza y su distribución justa”.

“Se trata en suma de un espíritu de servicio, pues sin principios rectores ni líderes virtuosos, las empresas pueden convertirse en sitios donde la conveniencia se antepone a la justicia, el poder corrompe la sabiduría, los instrumentos técnicos están distanciados de la dignidad humana y el egoísmo margina el Bien común”, concluyó Monseñor Christophe Pierre.

@aledesmaso

@yoinfluyo 

aledesma@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar