Últimas noticias:

Organiza COPARMEX-DF Convención de Empresarias

El potencial de desarrollo económico que representan las empresas lideradas por mujeres es indiscutible. Cuando una mujer emprende, no sólo es sinónimo de éxito empresarial, lo es también de equidad, desarrollo social, económico y prosperidad.


El papel de la mujer en México


Con esta perspectiva, la COPARMEX Ciudad de México, a través de la Comisión de Mujeres Empresarias, organiza este 2 de diciembre la Primera Convención de Mujeres Empresarias “Marcando un nuevo rumbo”, evento que pretende crear vínculos de entendimiento y trabajo permanente entre empresarias del Distrito Federal y del Valle de México, para fortalecer su capacidad de hacer negocios mediante el acompañamiento de mecanismos específicos de emprendimiento.

En los diversos páneles que se llevarán a cabo, se pretende también hallar propuestas concretas de política pública que le permitan a las mujeres mexicanas ser más productiva y altamente competitivas en el campo laboral y empresarial en condiciones de equidad ante las oportunidades favorables para su exponencial crecimiento y al mismo tiempo, atender, si es su elección, ser madre y líder de familia.

Y es que, en este contexto, el Estado mexicano sigue en deuda con las mujeres, al no propiciar un entorno de igualdad y equidad para la competencia, que ayude a aportar de manera más relevante en el desarrollo económico de la nación.

Esto, a pesar de la evidencia de que las mujeres son agentes económicos de primer orden. Los números y estadísticas nacionales al respecto son contundentes: según datos del INEGI, las mujeres en México representan sólo el 16% del sector empresarial, mientras que al momento de emprender, sólo 19% son mujeres (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2013).

Para hacer crecer el número de mujeres empresarias es necesario identificar las implicaciones que las mujeres mexicanas enfrentan para participar plenamente y en condiciones de equidad en el mercado laboral. Éstos incluyen:

• En la actualidad en México, de cada cinco pequeñas y medianas empresas que se abren, tres están lideradas por mujeres. (Secretaría de Hacienda y Crédito Público, 2013).

• La carga del trabajo no remunerado (las mexicanas dedican 4 horas diarias más al trabajo no remunerado que los hombres) debido a los tradicionales roles de género; y la carencia  de políticas de conciliación entre trabajo y vida  familiar, especialmente la insuficiente oferta de servicios de cuidado infantil y de prácticas laborales flexibles.

• Las mujeres destinan más del 70% de sus ganancias a la comunidad y a su familia, en tanto que los hombres sólo inyectan entre 30 y 40% de sus recursos para dichos fines. (Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias, Ammje, 2013).

• 37% aportan las mujeres empresarias de México al Producto Interno Bruto, destacan los reportes del INEGI. (INEGI, 2012).

• De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de cada 100 mujeres que solicitan un préstamo para invertir en su empresa, el 99% salda sus deudas de manera íntegra. (Secretaría de Hacienda y Crédito Público, 2013).

Para fortalecer la competitividad en México, es necesario que más mujeres se incorporen a la actividad productiva laboral, desde el trabajo formal remunerado, o bien, desde la creación de empresas productivas. Resulta urgente acortar la brecha que impiden que las mujeres participen de manera más intensa en la dinámica emprendedora y de innovación, no sólo para generar mayor desarrollo económico sino para apoyar la reconstrucción del tejido social.

¿Qué tipo de políticas públicas se discutirán en dicha Convención? Por ejemplo:

• La posibilidad de deducciones fiscales y mayor apertura a créditos productivos dirigidos a las mujeres que tengan la visión y valor de emprender.

• Que la Secretaría de Hacienda explore la posibilidad de generar incentivos fiscales para aquellas empresas que ofrezcan contratar a madres trabajadoras, promoviendo la flexibilidad de horarios, laborar medio tiempo en la oficina y el resto desde casa, a fin de ayudar en el proceso de construcción del tejido social que permitiría a las mamás organizar con mayor calidad su vida en familia. Estas soluciones tendrían impactos importantes en la productividad y la movilidad de la Ciudad de México.

• Que la autoridad fomente incentivos fiscales para que las empresas cuenten con guarderías o jardín de niños dentro de las empresas.

• Examinar la posibilidad de poner a revisión la ley federal del trabajo, a fin de permitirle a los padres el disfrute de licencias más amplias de paternidad. 

Por último, la COPARMEX Ciudad de México se pronunció por que todos (gobierno, empresarios, trabajadores y sociedad civil) contribuyan a cambiar el paradigma tradicional para generar diversas acciones que le permitan a la mujer hacer compatible el mundo del trabajo, con el mundo de la familia.

@yoinfluyo

nvilla@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar