Últimas noticias:

La reforma estructural básica que requiere México es la cultural

Si se evalúa de forma cuantitativa, la realidad de la oferta cultural en México es “catastrófica”, pues la inversión pública en el rubro ronda los 147 pesos anuales por cada ciudadano mexicano, lo que representa un saldo vergonzoso, advirtió el doctor Alberto Soto Cortés, coordinador de la Licenciatura en Historia del Arte en la Universidad Iberoamericana.


La cultura tiene trascendencia


A través de un análisis sobre el estado de la difusión cultural en México, con motivo del II Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el académico sostuvo que existe una visión naïf sobre la cultura en nuestro país.

Resaltó que los casi dos años que han transcurrido del gobierno de Enrique Peña Nieto no han sorprendido en cuanto a una apuesta hacia la cultura. “Heredó de regímenes pasados una noción pobre, una ‘aristocracia cultural’ flaca y unas instituciones que deben reconstruirse desde los cimientos. La reforma estructural básica era la revolución y la apuesta cultural, sin la cual nos espera el seguir padeciendo generacionalmente el atraso, el agobio y el desaliento, lo cual incluye pobreza, marginación y desigualdad”.

Puso de relieve que la mayoría considera a la cultura como el conjunto de actividades que consumen las masas o las élites en su tiempo libre, que constituyen un complemento a las otras dimensiones de la vida y que les definen dentro en un cierto perfil. “Esta visión defiende que hay actividades culturales per se. Asistir a exposiciones, conciertos y funciones de cine; presenciar obras de teatro y leer son algunas de estas actividades caracterizadas como ‘culturales’, y generalmente están vinculadas a instituciones públicas o privadas que promueven el ‘consumo’ de ciertos productos o de eventos”, expuso.

Soto Cortés manifestó que visto desde esa perspectiva, la cultura es algo administrable, mensurable de manera cuantitativa y también en cuanto a su cobertura. “Si se evalúa de esta manera existe una realidad catastrófica: en una nación con rezagos en cuanto a cobertura de ‘oferta cultural’, la inversión pública se encuentra en un nivel ridículo. El Estado reinvierte nuestros impuestos y nos otorga unos 147 pesos por cada mexicano, lo cual descontando el costo de la administración cultural resta un saldo de vergüenza”.

La cifra considera a una población de 112 millones 337 mil habitantes, de acuerdo con la información del Censo 2010 dada a conocer públicamente por el INEGI y toma como base la cantidad de 16 mil 500 millones de pesos como presupuesto del sector cultura para 2014.

“Quizá un técnico político podrá argüir que hay que sumar la acción de las entidades de la República y considerar las partidas de las dependencias federales que hacen tareas de promoción cultural, incluso la acción de los particulares y la propia inversión que cada sujeto hace de estas actividades. Otros consideramos que la cultura es un derecho a una serie de servicios públicos que incluyen la educación formal e informal, la difusión de ideas y del conocimiento sobre cualquier medio, así también como el fomento a las actividades creativas, tanto en su ejercicio como en su disfrute, es decir, la cultura es una dimensión que cruza de manera transversal todas las actividades de un individuo”, explicó.

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar