Últimas noticias:

Exposición pictórica "Habemus Papam"

Enmarcada por la imponente Catedral de La Plata, a la que el Papa Juan Pablo II calificó de “monumental templo” que “se levanta justo en el centro geográfico de La Plata, como queriendo atraer hacia sí las miradas y los anhelos de todos los platenses para elevarlos hacia el cielo con el movimiento ascendente de sus torres de agujas”, la artista plástica Mercedes Fariña montó en el Museo Eclesiástico Catedral la exposición pictórica “Habemus Papam”, una bella muestra de sus pinturas que rinden homenaje a la asunción del Papa Francisco.


Cultura que divide el evangelio


Del 26 de junio al 17 de agosto, los asistentes podrán admirar esta magnífica muestra de cuadros sacros, en uno de los escenarios más imponentes como lo es la Catedral de La Plata, la cual figura inscrita en los mármoles de la Basílica de San Pedro, por ser uno de los diez templos catedralicios más importantes del mundo.

Mensaje y significado

Se trata de una colección que consta actualmente de nueve cuadros (que irán aumentando en número conforme el paso del tiempo).

El primero de ellos, es una composición sencilla y cotidiana, pero a la vez de una profundidad espiritual tal, que transmite el legado papal de modo contundente. Opuestamente y obviando la necesidad de recurrir a un retrato hegemónico o hierático, del cual pudieran inferirse tintes de idolatría, la artista muestra como "Papa" a una persona en actitud contrita de oración, expuesta en su espiritualidad y predicando con el ejemplo.

En el segundo cuadro, el Santo Padre, en un primer plano, se muestra en actitud de oración, mirando hacia el Cielo, como mediador y emisario entre el hombre y su Creador; ubicado entre lo mundano y lo sacro, entre lo terrenal y lo divino.

La tercera imagen muestra al Papa Francisco rezando en actitud contrita, con la sencillez que lo caracteriza, sin necesidad de recurrir a ornamentos ni accesorios insignia que completen su investidura papal. Aquí no hay palio, férula ni mitra, simplemente hay un hombre comprometido con su credo, expuesto en íntima comunión con Dios; vistiendo un humilde, aunque solemne, hábito eclesiástico.

En la cuarta obra, bajo la atenta mirada del Sagrado Corazón, en el centro de la escena se muestra al Papa Francisco, impartiendo paternalmente la bendición a un pequeño niño, en representación de la esperanza y los nuevos tiempos que transita la iglesia moderna.

En el quinto cuadro, en primer plano se aprecia a Francisco vistiendo un hábito humilde y sencillo, rezando el Santo Rosario. El Papa pasa las cuentas entre sus dedos, de igual modo que, en la imagen del fondo, la Virgen Desatanudos deshace con sus plegarias las ataduras que representan los pecados, con ayuda de los ángeles.

En el sexto cuadro, con el sobrerelieve ornamental del frontispicio neoclásico al fondo, donde se aprecia el abrazo entre el patriarca Jacob y su hijo José, frente a las tres pirámides que, simbólicamente, le aportan firmeza y estabilidad a este pacto de unión natural entre padre e hijo, descrito en el Génesis, la artista logra que la mirada paternal de Su Santidad se oriente hacia el observador, inquietándolo por su gran realismo pictórico, a la vez que lo invita a descubrir el mensaje, en ocasiones encriptado, que hace alusión a la unión entre las personas, sin distinciones políticas, de credos, ni sociales.

En el séptimo cuadro, puede verse en primer plano a Francisco con un hábito sencillo, tomando con firmeza su cruz pectoral de plata y apelando sutilmente con la mirada al espectador, en actitud reflexiva. A su derecha, se ubica la imagen de Santa Teresita de Lisieux, en un hábil monocromo que la pintora utiliza para posicionarla en un plano simbólico más etéreo, sugiriendo de este modo una alta espiritualidad en la escena.

En el octavo cuadro, Mercedes Fariña fusiona la imagen del Papa Francisco sonriendo junto a un infante, a quien bendice con gesto paternal extendiéndole su mano derecha sobre la nuca. El niño orienta su mirada hacia el Cielo, generando además una composición en diagonal que alinea intencionalmente la cabeza del Santo Padre, su mano, el rostro del niño y una esfera vítrea conteniendo una capilla en miniatura, que es una réplica de la Capilla de la Anunciación, sita en el barrio de Flores, donde Jorge Mario Bergoglio hizo su Primera Comunión. En el Sagrario que custodia las hostias de dicho altar puede leerse la inscripción latina "Venite Adoremus", que convoca a los fieles a adorar a Dios; tal como rezan los finales de estrofa del himno sacro "Adeste Fideles". El Papa Francisco fue llamado en ese lugar a adorar a Dios.

En la composición de su noveno cuadro alegórico, Mercedes Fariña se inspira en el encuentro histórico del 8 de Junio de 2014, ocasión en que el Santo Padre convocó a los líderes políticos de Israel y Palestina a reunirse en los Jardines Vaticanos, para retomar la búsqueda de la paz.

Mercedes Fariña

La pintora cobró notoriedad internacional durante el último año, por ser la autora de los primeros cuadros alegóricos que retratan con admirable realismo y espiritualidad al Sumo Pontífice, quien fuera su vecino en el barrio porteño de Flores.

Este homenaje pictórico al Santo Padre ha sido apreciado, incluso, por el Pontificio Consejo de Cultura, quien además alienta el oficio artístico de la pintora en su intención de acercar a la feligresía la figura del Papa junto a diferentes íconos sagrados.

Mercedes Fariña cuenta también con el reconocimiento de la Secretaría de Estado Vaticano y del propio Francisco, con quien ha mantenido un emotivo intercambio epistolar, en el que el Sumo Pontífice le agradeció el primer retrato en su honor y la felicitó por su talento.

La artista tuvo oportunidad de entregar uno de sus cuadros en manos del Papa, durante una audiencia a la que fue especialmente invitada en octubre de 2013 por la Prefectura de la Casa Pontificia, visita documentada por el diario L'Osservatore Romano.

@yoinfluyo

nvilla@yoinfluyo.com


Exposición pictórica - Habemus Papam: se presenta como una composición sencilla y cotidiana, pero a la vez de una profundidad espiritual tal, que transmite el legado papal de modo contundente. (Primer cuadro del Papa) Exposición pictórica - Pater Noster, qui es in caelis: En esta segunda entrega pictórica, la artista nos deleita con un fragmento de "La Creación" de Miguel Angel, tomado del fresco que se encuentra pintado en la Capilla Sixtina. Exposición pictórica - Benedictus fructus ventris tui (Bendito es el fruto de tu vientre): En esta tercera entrega de la serie pictórica papal, su Santidad Francisco, rezando en actitud contrita, se muestra con la sencillez que lo caracteriza. Exposición pictórica - Haurietis Aquas: Se muestra en el centro de la escena al Papa Francisco, bajo la atenta mirada del Sagrado Corazón, impartiendo paternalmente la bendición a un niño pequeño. Exposición pictórica - Mater Misericordiae, ora pro nobis: Aquí se fusiona con gran habilidad la figura de S.S. Francisco junto a la tradicional imagen de la Virgen Desatanudos, por quien el Papa argentino guarda una especial devoción. Exposición pictórica - Amplexu Patris (Abrazo de Padre): Se representa la imagen de Su Santidad Francisco junto a la imponente fachada de la Catedral Metropolitana, templo mayor de Buenos Aires. Exposición pictórica - Fides ducit Deum (Sólo la fe conduce a Dios): Mercedes Fariña nos introduce, en la especial devoción que guarda el Papa Francisco hacia la figura de Santa Teresita de Lisieux. Exposición pictórica - Pacem in Terris (Paz en la Tierra): inspirado en el encuentro histórico en que el Santo Padre convocó a los líderes políticos de Israel y Palestina a reunirse para retomar la búsqueda de la paz. Exposición pictórica - Ergo qui natus die hodierna (Aquí está el que nació en este día): La pequeña iglesia corresponde exactamente al de la Capilla de la Anunciación cuyo altar mayor está dedicado a la Santísima Virgen de la Misericordia, en donde Jorge Bergoglio tomó su primera comunión.

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar