Últimas noticias:

Antigua Casa de Alvarado es hoy la Fonoteca Nacional

Que tal amigos, hoy iremos al rumbo de Coyoacán, para hablar de una de sus casas más bellas y llena de historia, me refiero a la llamada Casa de Alvarado.

Ubicada en la actual calle de Francisco Sosa en el Barrio de Santa Catarina de Coyoacán, los orígenes de la casa se remontan a la época virreinal; al siglo XVIII, cuando fue construida la bella casona campestre en un terreno de seis mil metros cuadrados. La casa tiene marcadas influencias moriscas y andaluzas, y su fachada está adornada con el diseño llamado “ajaracas”.

Es una gran casona construida sobre el que era el Camino Real de Santa Catarina, el cual unía a Coyoacán con San Ángel. El portón principal de la Casa está labrado en madera fina e inspirado en una de las puertas principales del Colegio de San Ildefonso, sobre la puerta se encuentra una bella hornacina, con una escultura de San Juan Nepomuceno.

El nombre original de la propiedad, era Finca Santa Rosalía, sin embargo, desde el siglo XIX, comenzó a circular la versión de que la casa le había pertenecido al conquistador Pedro de Alvarado, quien llegó con las huestes de Hernán Cortés; sin embargo, eso es poco probable, ya que entre la muerte de Alvarado y la construcción de la casa hay 2 siglos de diferencia.

La casa pasó por varias manos, y a principios del siglo XX, le pertenecía al diputado Cástulo Zenteno, quien en 1902 se la vendió a la destacada arqueóloga, hija de irlandés y mexicana, Zelia María Magdalena Nuttall, quien ese año se estableció en Coyoacán y perpetuó la leyenda de Alvarado, al mandar colocar encima de la puerta principal las palabras “Casa Alvarado”.

Con Zelia Nuttall como propietaria, la casona adquirió gran fama y era visitada por arqueólogos, científicos e intelectuales de la época, quienes visitaban a la descubridora de los códices prehispánicos Magliabecchiano y el que lleva su nombre, Zouche-Nuttall; quien decoró la casa y sus jardines con figurillas y objetos prehispánicos, algunos de los cuales aun se conservan en los jardines.

Nuttall murió en la casa en 1933, a los 76 años, siendo su vasta biblioteca rematada; después de ello, la Casa de Alvarado pasó por las manos de algunas familias, hasta que en 1985 el gobierno la adquirió y la dedicó a diversos usos, como: biblioteca de la Secretaría de Hacienda, librería de la Secretaría de Educación Pública, sede de la Enciclopedia de México, de la Dirección de Estadística, entre otros.

En 1997, el departamento donde vivía Octavio Paz se incendió, por lo que el gobierno de México, le proporcionó al poeta la Casa de Alvarado, donde viviría sus últimos días, entre diciembre de dicho año y abril de 1998; cuando murió en dicha casa; donde también se estableció la Fundación Octavio Paz.

Para el año 2004, la Secretaría de la Función Pública, le dio la Casa Alvarado en comodato a la SEP, restaurándose la casa en 2005 y estableciéndose ahí la Fonoteca Nacional, institución que preserva y difunde la herencia sonora de México; por lo que bien vale la pena visitar este tesoro histórico y poco conocido de Coyoacán.

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar