Últimas noticias:

Jesuitas, fundamentales para comprender identidad mexicana

La importancia de los jesuitas es tal que su labor es una pieza fundamental para la misma comprensión de nuestra identidad nacional, ya que fueron grandes propagadores de la devoción a la Virgen de Guadalupe y una nueva  supresión de la “Compañía de Jesús”, ya en 1821, generó un motivo de adhesión en torno a Iturbide para concretar la Independencia, afirmó la historiadora María Cristina Torales Pacheco de la Universidad Iberoamericana durante la presentación del libro “Extrañamiento, extinción y restauración de la Compañía de Jesús. La Provincia Mexicana”, en las instalaciones de la Universidad Pontificia de México.


México; libros Jesuitas


Torales Pacheco señaló que en el siglo XVIII, el mundo estaba integrado, y el despotismo ilustrado impactó en el mundo de esa época. La extinción de la Compañía fue una muestra de que se cedió frente a las presiones de las monarquías borbónicas, mismas que con el correr del tiempo verían devastada a Europa por las guerras napoleónicas, lo que a la postre sería la misma razón de su restauración, ya que eran la opción de educar a las nuevas generaciones y reedificar una sociedad católica.

En México, lo ocurrido con los “soldados de Cristo”, respecto de su extrañamiento (expulsión) en 1767, de la Nueva España así como la extinción y restauración de la Compañía, ha sido casi borrada de la historiografía nacional, y sólo es tratada parcialmente como ejemplo del despotismo que los monarcas europeos ejercían en esa época en sus dominios.

María Cristina Torales, señaló que la importancia de la Provincia Mexicana de la Compañía, objeto de este libro, emana de una serie de características particulares, tales como que sus miembros eran tres cuartas partes criollos, lo que no ocurrió con otras provincias en el Continente. Otro aspecto es que pese al destierro en Europa, pudo mantenerse en su mayoría unida, a diferencia de otras y por lo tanto hubo todavía algunos que pudieron volver en la restauración de la Compañía.

La misma Independencia de México pasa por un nuevo agravio a los jesuitas, ya que una vez restaurados en 1814, fueron nuevamente suprimidos en 1821, lo que motiva a muchos novohispanos a agruparse en torno a Agustín de Iturbide, para concretar la Independencia.

Además fueron grandes promotores de la devoción Guadalupana, señaló la historiadora.

Juan Carlos Casas García, de la Universidad Pontificia de México, quien junto a Cristina Torales, son los coordinadores de la obra, explicó que los religiosos expulsados de la Nueva España, “fueron tratados como criminales.” Trasladados desde diferentes lugares del Virreinato, vía terrestre, es decir caminando o sobre los lomos de una mula, fueron dirigidos hacia Veracruz para embarcarlos primero a Cuba y después a Europa.

Durante el trayecto, indicó el investigador, muchos murieron, otros perdieron la razón y algún otro se suicidó. Sobre este aspecto, Oscar Humberto Flores Flores del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIE-UNAM), coincidió, afirmando que contrario a lo que se pensaría, murieron más religiosos en el camino al puerto que en la travesía marítima.

También quedó asentado que los jesuitas de Nueva España a diferencia de los de otras provincias, escribieron mucho sobre el hecho, dejando constancia de las vicisitudes del viaje inhumano, viaje que las autoridades buscaban que fuera ajeno a los habitantes de las poblaciones porque la expulsión de estos religiosos, en la  Nueva España sí generó levantamientos populares, ya que se llevaban “a sus padres.”

Por su parte, Oscar Humberto Flores del IIE-UNAM, mencionó que los jesuitas que pudieron llegar a refugiarse en los territorios pontificios, llegaron a Bolonia y a Ferrara; la primera cuenta con una prestigiosa universidad sin embargo no fueron muy bien recibidos, tuvieron mejor acogida en Ferrara. Carlos Flores, indicó que los jesuitas Novohispanos, gracias al apoyo de sus redes familiares y de personas afines a la Compañía de Jesús, pudieron disponer de más recursos que los jesuitas de otras provincias.

Por otra parte, en la Nueva España los efectos de su ausencia se dejaban ver, por ejemplo grandes haciendas que administraban no conservaron su esplendor, ya que otras personas no tenían los mismos talentos para hacerlas rendir como los hacían los jesuitas.

En cambio su presencia nunca se dejó de sentir, el mismo José María Morelos, en los Sentimientos de la Nación, mencionó que los ignacianos deberían volver para educar a las nuevas generaciones de la patria.

La obra es el resultado de un encuentro de historiadores nacionales e internacionales que trataron el tema con ocasión del bicentenario de la restauración de la Compañía de Jesús en la Nueva España, pero fue editada no como una simple memoria sino con el formato de un libro de extensión considerable pero de gran interés.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar