Últimas noticias:

Juan Gabriel, icono popular, personaje polémico y nacionalista

Murió un icono popular mexicano que compuso más de 1,800 canciones, vendió millones de discos, cantó en cientos de escenarios de todo el mundo, evadió el pago de impuestos y fue un enigma en su vida privada.



Alberto Aguilera Valadez, cuyo nombre artístico era “Juan Gabriel”, murió de un infarto fulminante a los 66 años de edad en Santa Mónica, California, Estados Unidos.

Oriundo de Parácuaro, Michoacán, desde pequeño vivió en la fronteriza Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, lugar que adoptó y por el que años después se le daría el mote de “El Divo de Juárez”.

Fue compositor, cantante, actor, intérprete, músico, productor y filántropo. Sus éxitos comienzan a inicios de la década de los setenta con canciones donde el amor es el tema central.

Con una vida personal trágica, en fechas recientes autorizó que se hiciera una miniserie sobre su vida (“Hasta que te conocí”) en donde se hace énfasis en el abandono de su madre, las enseñanzas de su maestro de música, sus primeros pasos artísticos en el centro nocturno “Noa Noa”, su encarcelamiento en Lecumberri y su lanzamiento a la fama.

Embajador permanente de México, como muchos que no son muy religiosos, también se declaró guadalupano; incluso, en alguna ocasión le cantó a la Virgen Morena en la Basílica de Guadalupe en las tradicionales “Mañanitas” y le dedicó una canción titulada  “La mujer que yo amo”.

Aunque se presentaba como “apolítico”, fue cercano a varios miembros de la clase política. En el proceso electoral de 1988 apoyó abiertamente a Carlos Salinas de Gortari, candidato del PRI a la Presidencia de México, según una publicación del periódico El Universal del 18 de marzo de ese año. Dijo que el ahora ex presidente de México era “un hombre de buenas ideas, inteligente y bueno, por la forma que ha educado a sus hijos y la unión que se palpa en familia. Es sano de pensamientos”.

En el proceso electoral del año 2000 apoyó abiertamente al candidato del PRI, Francisco Labastida Ochoa, a quien acompañó con el verso: “Ni Temoc, Ni Chente, Francisco va a ser el  presidente”. Años después, en la presidencia de Vicente Fox, se hizo amigo de la primera dama Martha Sahagún.

Sus constantes problemas con el pago de impuestos y con las autoridades mexicanas fue una constante en sus últimos treinta años de vida. Él mismo reconoció en una entrevista con la cadena Univisión en Estados Unidos que siempre llegaba a un acuerdo con el gobierno en turno, por medio de espectáculos gratuitos.

También esa relación política se vio reflejada cuando en 1990, a invitación del presidente Salinas, cantó en el Palacio de Bellas Artes, generando polémica entre la clase intelectual mexicana.

En fechas recientes, su amistad con el gobernador de Chihuahua, César Duarte, fue evidente. Durante todo su sexenio, Juan Gabriel cantó en eventos públicos y fue homenajeado en 2013 en el Palacio de Bellas Artes por parte de su gobierno.

La sexualidad de Juan Gabriel fue uno de los puntos más cuestionados de su vida.

En 2002, en una entrevista realizada por el periodista Fernando del Rincón para el programa “Primer Impacto”, le pregunta: “¿Es gay?” A lo que el cantautor le responde: “¿A usted le interesa mucho?”, por lo que el periodista le insiste: "Yo le pregunto". Juan Gabriel sonríe y le dice: “Yo le respondo con otra pregunta... dicen que lo que se ve no se pregunta, mijo”.

Sin embargo, Juan Gabriel nunca fue un activista de la comunidad LGBTTTI, ni tampoco exhibió en público su vida familiar. Extremadamente reservado, ni sus amigos cercanos tenían comunicación constante con él. Sus hijos también son un enigma.

Según el periodista Carlos Marín, en una ocasión, ante los chantajes de un ex amigo que pretendía publicar fotos de la vida íntima del cantante, le dijo: “Cada quien tiene su vida privada y su derecho a vivir. No soy de las personas que se desahogan en la sexualidad, sino en la creación artística. Mi vicio es escribir, y para llegar donde he llegado y ser quien soy, se necesita ser muy hombrecito…”.

En la última entrevista que concedió con motivo de la miniserie de su vida, dijo llorando en relación al perdón de los padres a los hijos y viceversa: “Hay que abrazarse muy fuerte, la familia, el papá, la mamá, los hijos, abrazarse”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar