Últimas noticias:

¡Disfruta Tepotzotlán, Pueblo Mágico lleno de historia!

En las faldas de la sierra de Tepotzotlán se encuentra esta bella y sencilla comunidad mexiquense. Es inevitable llegar a Tepotzotlán, en el Estado de México, y no sentir esas ganas de entregarse a la magia que poseen sus rincones. Este sitio virreinal fue catalogado Pueblo Mágico de México en 2002.


Tepotzotlán: Pueblo Mágico encantador


La palabra Tepotzotlán, de origen náhuatl, está compuesta por los vocablos Tepotzotli y Tlan que en conjunto significan “entre jorobados”. A pesar de su cercanía con la Ciudad de México, en este Pueblo Mágico aún se respira un aútentico aire de provincia. La temperatura media de este destino es de 16ºC.

Este Pueblo Mágico posee un toque virreinal representado por sus iglesias que conservan su esplendor. Este lugar guarda una de las muestras de arquitectura religiosa más importante del México virreinal: el templo de San Francisco Javier, uno de los atractivos más importantes de este sitio. Su fachada es una de las muestras más representativas del estilo churrigueresco del siglo XVIII. También tiene valiosas colecciones de la época colonial entre las cuales destacan obras de pintura, escultura, orfebrería, arte plumario, además de una gran variedad de muebles y una extensa biblioteca que cuenta con más de 3,500 volúmenes del sigo XVI al XIX.

Tepotzotlán se disfruta mucho mejor a pie. Sus calles guían al visitante a la zona centro en la cual destaca su enorme plaza rodeada de su jardín, restaurantes y tiendas de artesanías. Aquí se encuentra una de las más grandes joyas arquitectónicas del arte novohispano: los antiguos colegios jesuitas de San Martín y San Francisco Javier, éste último actualmente alberga al Museo Nacional del Virreinato.

Tepotzotlán tiene mucho que ofrecer a sus visitantes. Lo primero es conocer el corazón de este Pueblo Mágico: el ex Convento de San Francisco Javier, cuya fachada ha sido llamada “la joya de la corona del arte churriguresco en México”, debido a sus abudantes y admirables adornos. En 1670 se comenzó la construcción de este notable edificio por franciscanos que comenzaron una labor evengelizadora en la antigua comunidad otomí de Tepotzotlán.

En 1760 fue modernizada su torre, fachada y algunos retablos de su interior. Este colegio franciscano estuvo activo hasta la expulsión de los jesuitas ocurrida en 1767. Tras un periodo de administración secular, volvió a manos de los jesuitas hasta 1914, fecha en que lo abandonaron.

Cuando estés en el ex convento, disfruta del antiguo Claustro de los Aljibes y el Claustro de los Naranjo y no dejes de visitar el Museo Nacional del Virreinato, el segundo más relevante de México, luego del Museo Nacional de Antropología. Este recinto cuenta con una vasta colección de objetos relacionados con el periodo colonial de México. También conserva una muestra de veinte pinturas del célebre artista novohispano Cristobal de Villalpando, así como los trabajos de Miguel Cabrera, Juan Correa, Martín de Vos, entre muchos otros. Te recomiendo recorrer los diversos jardines y las admirables cocinas que se localizan en este noble recinto cultural.

La Plaza de la Cruz es el nombre de la principal plaza del pueblo. En ella podrás apreciar una cruz de piedra que tiene labradas diversas imágenes de la Pasión de Cristo. También destacan su kiosco, portales y arcos. Frente al palacio municipal, está la Parroquia de San Pedro Apóstol, la cual tiene un atrio de estilo neoclásico y posee retablos barrocos pintados por Miguel Cabrera. En el segundo tramo de la nave principal está la Capilla de la Virgen de Loreto que presenta una fachada de corte clásico. En la parte posterior del templo se encuentran la Capilla El Relicario de San José y El Camarín de la Virgen, reconocidos como máximas expresiones del arte de la Nueva España. De este último, admira la asombrosa cúpulta y la decoración que ostenta con figuras de marfil y espejos. A escasos siete kilometros se localiza la Hacienda de la Concepción, ejemplo de la arquitectura colonial que cuenta con servicios e instalaciones para la realización de eventos.

En torno a la plaza central están los restaurantes que ofrecen al visitante las delicias de la gastronomía tradicional como son las quesadillas de huitlacoche, hongos, flor de calabaza, sesos, flor de maguey y tinga. En temporada se pueden saborear los escamoles, gusanos de maguey. Por supuesto, no puede faltar la barbacoa, mixiote y carnitas. Para el paladar exigente se encuentra el conejo al mojo de ajo, al ajillo o en adobo.

La naturaleza también se hace presente en este municipio mexiquense con un sinfín de paisajes como los que pueden apreciarse en las 54 hectáreas del Parque Estatal Sierra de Tepotzotlán, dedicado a la protección y conservación ecológica que posee como tesoro al monumental acueducto de Xalpa, mejor conocido como Arcos de Sitio.

De cuatro niveles, 43 arcos, 60 metros de altura y 440 metros de longitud, esta obra se edificó por jesuitas a principios del siglo XVIII para llevar agua a la hacienda del mismo nombre. La construcción se inició en 1706 y se terminó hasta el año 1854 por órdenes del Conde de Regla. También en este lugar se ubica el Centro Ecoturístico y de Educación Ambiental que tiene miradores con vistas espectaculares. Asimismo hay un pequeño lago con puentes colgantes, tiroletas y espacios para actividades campestres como ciclismo de montaña, senderismo y cabalgata para todos aquellos amantes del deporte y la aventura.

Lo que caracteriza a Tepotzotlán son sus tradicionales pastorelas. En diciembre la Hostería del Convento es el escenario para representar el nacimiento de Cristo por varios grupos teatraless. La puesta en escena más famosa es la dirigida por Roberto Sosa, quien ha estado a cargo de este proyecto por más de 30 años.

Visita el pueblo en las fechas en que se llevan a cabo las fiestas en honor a los santos. Las principales son la fiesta del Apóstol San Pedro, el 29 de junio, y la del Señor del Nicho, la primera semana de septiembre. La exposición de ofrendas y visita a los cementarios son motivo de la fiesta tradicional de los fieles difuntos.

Los artesanos de la región se dedican al repujado, talavera, telar de cintura y orfebrería. Los fines de semana se coloca un tianguis en donde se pueden adquirir muebles, talavera, cestas, prendas, artículo de piel y tapete; en la Plaza de las Artesanías el visitante podrá hallar piezas de barro como capillas en minatura y figuras de animales.

En Tepotzotlán encontrarás bellas quintas coloniales adornadas con fuentes, arcos y otros ornamentos, perfectas para pasar una noche cómoda y tranquila. Por la noche te recomiendo hacer el recorrido de Historias y Leyendas que organiza la Oficina de Turismo, en donde los guías se disfrazan y te llevan por las calles de la zona mientras narran relatos y mitos de este encantador Pueblo Mágico.

¡Pasa un fin de semana lleno de cultura e historia en Tepotzotlán, Estado de México!

amanjarrez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar