Últimas noticias:

Uvas, mandarinas, lentejas… para recibir Año Nuevo

La llegada del Año Nuevo representa, sin duda, el momento estratégico de reflexión y análisis que nos lleva a la renovación de proyectos personales, académicos, laborales, familiares y hasta sentimentales.


Comienza 2015


Para reforzar el potencial alcance de los propósitos trazados, existe un sinfín de rituales que se practican en la mayoría de las sociedades del mundo, con el único objetivo de que el nuevo año sea pleno en salud, dinero, amor, armonía, felicidad, trabajo y bienestar.

Es así como los últimos segundos del año viejo se convierten en una colorida armonía de buenos deseos y abundancia para cada uno de los integrantes de las familias y amistades que se reúnen para dar la bienvenida al año que está por llegar.

Aun cuando nadie puede asegurar que las favorables expectativas se cristalizarán en los siguientes 365 días, sí es un hecho que la tradición obliga -hasta a los más escépticos- a “probar” y “tentar” los potenciales designios de la buena fortuna, para lo cual sólo se necesita tener buena vibra y muchos deseos de participar y divertirse.

En México, por ejemplo, se ha vuelto una tradición que para alejar la mala suerte se deberá barrer la casa de adentro hacia afuera; comer un plato de lentejas para obtener abundancia; estrenar alguna prenda para que a lo largo del año no falte el vestido; pedir un deseo por cada una de las doce uvas al momento en que suenan las campanadas anunciando el año nuevo; salir a la calle con una maleta para que no falten los viajes o vestir calzoncillos de color amarillo o rojo si lo que se desea es dinero o amor, respectivamente, entre muchas otras.

Muchos de estos rituales han trascendido las fronteras, al grado que muchos de ellos se llegan a considerar propios de una cultura o país en particular. Lo cierto es que su práctica es propiamente universal y de dominio público.

A pesar de que algunas tradiciones siguen siendo propias de algunas sociedades en particular, se pueden observar semejanzas con las que se practican, por ejemplo, en nuestro país.

Una de las tradiciones más afamadas a nivel mundial consiste en comer una uva a la par de cada una de las doce campanadas que marcan el inicio del año nuevo, ya que simbolizan los deseos que queremos para el año nuevo, de ahí la importancia de que no falten en el menú de la cena, aunque su precio oscile entre 100 a 150 pesos el kilo.

En Rusia, por ejemplo, la cena de año nuevo se acompaña con mandarinas, pues se afirma que esta fruta es símbolo de la buena fortuna. En Polonia, las cerezas son consideradas como un buen augurio, por lo que no faltan en el menú de fin de año.

Las lentejas son símbolo de abundancia en muchos países. Los italianos acostumbran comer un plato de las mismas la noche de año nuevo, mientras que para otros basta con comer una cucharada o colocar doce piezas en una ventana. No en vano los romanos, a principio de cada año, regalaban lentejas a familiares y amigos con la esperanza de que éstas se convirtieran en monedas de oro.

Mientras que en Grecia los habitantes acostumbran esta noche quemar los zapatos viejos para que se alejen y desaparezcan los malos pasos.

En Francia, la última noche del año, si se besa a un desconocido(a) bajo un muérdago, se conseguirá esposo(a) en el siguiente año. Lo más seguro es que la pareja en cuestión sea a quien se besó esa noche.

En Líbano se preparan doce bolitas con masa de trigo a las que se les introduce una pasa y una moneda, mismas que se regalan a igual número de amistades o familiares, logrando con ello que los beneficios regresen multiplicados por doce.

En China se prepara una pequeña caja a la que se le pega un espejo en el fondo y otro en la tapa que multiplicará el dinero que ahí se deposita.

En Dinamarca es común que al fenecer el año viejo las familias o comensales se suban a las sillas para llenarse de buena suerte para el siguiente año. Otra tradición danesa establece que después de la cena de Nochevieja, se rompe la vajilla como símbolo de buena suerte.

En Estados Unidos la tradición obliga a dar un beso después de las doce campanadas, ya que ello proporcionará 365 días de suerte. Si no lo das, entonces serán 365 días de soledad.

Los británicos hacen del arte de la puntualidad una tradición, de ahí que la persona que llegue antes a la casa de la celebración será la portadora de la buena suerte durante el siguiente año. No puede faltar un regalo. Antaño era dinero, pan o carbón para que la familia visitada no pasara penurias.

En Edimburgo, Escocia, se celebra una fiesta singular para el año nuevo, a través de una cabalgata de luces, actores disfrazados de vikingos y ritos ancestrales.

En Filipinas la gente se viste de lunares, ya sea sólo la ropa interior, una camiseta o unos calcetines, pues se dice que da buena suerte, entre otras cosas, porque los lunares son redondos como las monedas, por lo que además se debe llevar al menos un bolsillo para meter unas cuantas monedas que se harán tintinear durante el cambio de año.

En muchas naciones, el vino espumoso es ingrediente indispensable para el brindis de año nuevo. Ello se debe a la creencia de que sus burbujas representan la felicidad que llegará por montones en el ciclo que inicia.

Otra tradición es acudir en familia a la Iglesia para escuchar la Misa de Gallo y depositar tres monedad a la Divina Providencia para que a lo largo del año no falte casa, vestido y sustento. Una variante de esta tradición es también asistir a la Misa de Gallo y bendecir un pan para que no falte el alimento en la familia.

En fin, las tradiciones y ritos para celebrar la llegada del Año Nuevo son muchos y muy diversos en todo el planeta. No obstante, lo importante es tener la voluntad de disfrutar la celebración en armonía y completa felicidad. Muchos lo haremos primero con la firme convicción de darle gracias a Dios por alcanzar la dicha de abonar un año más a nuestras vidas, para luego dar rienda suelta, sin duda, al jolgorio…

¡Muchas Felicidades, amables lectoras y lectores de yoinfluyo.com, que el 2015 sea pleno en armonía, felicidad, bienestar, salud y trabajo para ustedes y sus familias!

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar