Últimas noticias:

¿Quién es el nuevo Ombudsman, Luis Raúl González Pérez?

Oriundo de la Ciudad de México, nació el 24 de septiembre de 1957, egresado de la Escuela Primaria “Ángel del Campo”, ubicada en una zona popular como es la Colonia Moctezuma Segunda Sección, en la Delegación Venustiano Carranza, al oriente del Distrito Federal, Luis Raúl González Pérez es ahora el nuevo Ombudsman nacional.


Inicia nuevo período de la CNDH


Abogado de profesión y con una carrera burocrática desempeñada principalmente en dos instituciones: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), González Pérez es miembro de un grupo político que marcó durante dos décadas el control de varias dependencias.

González Pérez no acaba su carrera de Derecho en la UNAM, cuando comenzó como ayudante de la Unidad Administrativa del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) (1979-1981), centro académico clave para los futuros abogados del país y lugar que fue antesala  para la formación de los futuros funcionarios de la rectoría de la máxima casa de estudios.

Aunque se tituló hasta 1987, fue secretario administrativo del IIJ (1981-1985) y Director General de Personal de la UNAM (1985-1990). Durante un periodo pequeño (septiembre 1988 - enero 1989) es Secretario General Administrativo de la UNAM, sus jefes en ese periodo son Jorge Carpizo McGregor (Rector General) y José Narro Robles (Secretario General).

EL 6 de junio de 1990, por decreto presidencial de Carlos Salinas de Gortari, nace la Comisión Nacional de los Derechos Humanos como un organismo desconcentrado de la Secretaría de Gobernación. Su primer titular es el ex rector de la UNAM, Jorge Carpizo McGregor, y el primer Director General Administrativo de su historia, Luis Raúl González Pérez.

En ese su primer paso por la CNDH, González Pérez también ocupará los cargos de Secretario Técnico del Consejo (1991-1992) y Segundo Visitador General (1992-1994). En 1994, el año de la aparición del EZLN y de la muerte de Luis Donaldo Colosio, Jorge Carpizo ocupa la Secretaria de Gobernación, González Pérez ocupa la Dirección General de Gobierno de esa dependencia, su jefe directo, José Narro Robles, en ese momento Subsecretario de Gobierno.

Al acabar el gobierno de Carlos Salinas, regresa a la CNDH para ocupar la Primera Visitaduría General. En ese período comprendido entre enero de 1995 y agosto de 1996 le toca atender el caso de la masacre de “Aguas Blancas”, en Guerrero, que causó la caída del gobernador Rubén Figueroa y la llegada de Ángel Aguirre de forma interina.

Como consecuencia del caso “Aguas Blancas”, a finales de 1996 el presidente Ernesto Zedillo lo nombra Subprocurador Especial para la investigación del homicidio de Luis Donaldo Colosio Murrieta adscrito a la PGR. Al acabar su cargo en febrero de 2001, cierra el caso con la Teoría del “Asesino Solitario”. Por unos meses se mantiene en la PGR como encargado del Control de Confianza.

En junio de 2001 regresa a la CNDH como Director General de Asuntos Indígenas, en la Cuarta Visitaduría General. En ese entonces, el Ombudsman es José Luis Soberanes, aliado en ese entonces de Jorge Carpizo. En 2005 es nombrado como primer Director General del Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos, en la Quinta Visitaduría General.

El 13 de octubre de 2007, José Narro Robles, el antiguo jefe de Luis Raúl González Pérez, es nombrado rector de la UNAM y lo invita a ocupar el cargo de Abogado General, cargo que ocupó de febrero de 2008 hasta su salida a principios de noviembre de este año para competir por la titularidad de la CNDH.

El regreso del “Grupo Carpizo” a la CNDH

En el paso de Luis Raúl González Pérez como Abogado General de la UNAM sólo hay una pausa, cuando en octubre de 2009 busca la presidencia de la CNDH. La derrota fue amarga, pues en la primera ronda obtuvo 6 votos y en la segunda ronda y definitiva 2 votos, la victoria fue para Raúl Plascencia Villanueva quien obtuvo 75 y 78 votos respectivamente.

En aquella ocasión, José Luis Soberanes acababa su paso de diez años como Ombudsman nacional; ya había roto con Jorge Carpizo, quien lo había impulsado en 1999, cuando la reforma constitucional de 1998 había obligado por su ahora autonomía a que el presidente de la CNDH fuera electo por las dos terceras partes del Senado.

Para ese 2009, González Pérez era la carta del grupo político del abogado Jorge Carpizo McGregor, aquel que fue rector de la UNAM, Procurador General de la República y Secretario de Gobernación. El mismo que se aferró en 1993 a declarar que el asesinato del Cardenal Posadas Ocampo había sido producto de un fuego cruzado entre narcotraficantes.

En los últimos años de vida de Jorge Carpizo, éste se dedicó a defender el derecho al aborto y la eutanasia, como lo reflejó su publicación “Derechos Humanos, Aborto y Eutanasia”, que realizó junto a otro de los integrantes de su grupo, el también abogado Diego Valadés, en 2010.

En 2009, cuando González Pérez era candidato a la CNDH, fue entrevistado por la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República. En aquella ocasión le pregunto el senador Arturo Escobar, del Partido Verde, su posición sobre el aborto, éste respondió que era un tema que debía debatirse entre toda la sociedad, además afirmó que “todos deseamos que haya educación e información para que no se lleguen a estas circunstancias dolorosas, y también hay que articular las mujeres a su decisión”.

Apasionado de la libertad, González Pérez se ha declarado también un defensor del Estado laico. En 2013, al presentarse la colección “Jorge Carpizo” de la cátedra extraordinaria Benito Juárez, proyecto de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional con sede en el Instituto de Investigaciones Jurídicas, citó varios de los conceptos de Jorge Carpizo, quien lo definía como un principio irrenunciable y como la capacidad de cada persona de pensar por cuenta propia.

Recordó que “Carpizo fue un conocedor profundo y defensor a ultranza del principio. Para este jurista, refirió, era un principio irrenunciable, una necesidad, que al verse amenazada justificaba que se defendiera en forma activa”.

“El derecho a pensar por cuenta propia, sin limitaciones dogmáticas, la autonomía del pensamiento ante la religión, la garantía de los derechos humanos, la modernidad, el respeto a los diferentes credos y la dignidad de la nación”.

González Pérez esperé cinco años para ocupar la titularidad de la CNDH; conoce el funcionamiento del sistema político mexicano y sabe la importancia que hoy en día tienen los Derechos Humanos, como en el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa que provoco una fuerte crisis política y social en el gobierno de Enrique Peña Nieto que aún no se le ve fin.

Parece que para el PRI y el gobierno federal la llegada de un integrante del grupo Carpizo a la CNDH es clave para la estabilidad del país.

@gjtq2010

@yoinfluyo

gtorres@yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar