Últimas noticias:

Alarmante impunidad de la “trata infantil” en México

La incidencia del delito de trata de personas en México es alarmante, no solo por el grado de impunidad que se reporta en la consignación de averiguaciones previas, sino en el hecho de que casi la mitad de las víctimas son menores de edad.


No más abuso sexual


Lo más grave aún es que las autoridades federales encargas de la seguridad pública en el país reconocen que la edad de las víctimas que son sujetas a explotación sexual es cada vez menor, al grado de que se han documentado casos de niñas y niños de entre 0 y 4 años.

Estimaciones conservadoras ubican en alrededor de 16 mil las niñas y niños que son sometidos en México a esclavitud sexual (INEGI, UNICEF, DIF), en tanto que la Secretaría de Turismo ubica el número en 20 mil infantes.

No obstante, otros estudios calculan que la cifra de niños y niñas sujetos a explotación sexual en nuestro país asciende a 70 mil, de los cuales 50 mil son explotados en las zonas fronterizas y 20 mil en el resto del país.

La Secretaría de Seguridad Pública hace énfasis en que al paso del tiempo la edad de niñas y niños explotados se ha reducido, ya que se han registrado casos de explotación de niños y niñas incluso entre 0 y 4 años.

Otro estudio registró casos de niñas de 9 años de edad que fueron traficadas para trabajar como sexo-servidoras en Tapachula, Chiapas.

En otros casos se señala que la edad promedio oscila entre los 15 y 25 años (trata de mujeres hacia Monterrey), entre 18 y 25 años (Puebla), entre 15 y 20 años (Chiapas) y 15 años (Estado de México).

México, paraíso para la explotación sexual infantil

Dentro de este negro panorama se ha llegado a considerar a México Cparticularmente las ciudades fronterizas, la ciudad de México y destinos turísticos como Cancún, Acapulco y Oaxaca), como el Bangkok de América Latina, esto es, en un paraíso para la explotación sexual, sobre todo infantil.

Quien ha documentado lo anterior es la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), institución que este miércoles puso a disposición de la opinión pública (a través de su página web), el Diagnóstico sobre la Situación de la Trata de Personas en México, un amplio estudio de casi 200 páginas y un anexo.

En el documento, el organismo que preside Raúl Plascencia Villanueva destaca que en materia de trata de personas, el “grado de impunidad es alarmante”, luego de que de 2009 al primer semestre de 2014 logró documentar la existencia de 2 mil 105 averiguaciones previas iniciadas en todo el país por dicho delito, de las cuales sólo 756 derivaron en la consignación ante un juez.

El diagnóstico destaca que de las víctimas identificadas en todo el país, el 82.9 por ciento son del sexo femenino y 13.7 del masculino; el 42.1 por ciento de las víctimas reportadas son adultas y 39.8 menores de edad; mientras que en 18.1 por ciento de los casos no fue posible determinar la edad.

Del total de las averiguaciones previas, el 83.1 por ciento corresponden a explotación sexual, 12.4 por ciento a explotación laboral, 3.4 por ciento a explotación laboral y sexual, y el 1 por ciento a otras modalidades.

Organismos internacionales han documentado los abusos infantiles

La CNDH refiere que en 2008, el Relator Especial sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía evidenció la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en las ciudades de México, Guadalajara, Juárez y Tijuana; asimismo, el estudio La trata de personas en el Sector Turístico reveló el alto índice de explotación sexual de menores de edad en los principales destinos turísticos del país: Acapulco, Cancún (y Riviera Maya) y Puerto Vallarta, mientras que otros estudios han mostrado la situación imperante en el sureste del país.

Por otra parte, indica que se ha identificado la presencia de redes de trata de personas de Tlaxcala y Puebla que operan en estados como Oaxaca. De hecho, de acuerdo con la Procuraduría General de la República, se estima que en el país operan al menos 47 bandas dedicadas a la trata de personas, aunque la cifra puede ser mucho mayor. “En ocasiones se han detectado bandas compuestas por mexicanos y extranjeros, con predominio de estadounidenses, sudamericanos, libaneses y europeos (entre éstos, húngaros)”.

En tanto, el informe Trafficking in Women and Children: The U.S. and International Response considera que entre los principales tratantes de personas se encuentran bandas mexicanas y centroamericanas, junto con bandas chinas y de otros países de Asia en general, así como bandas rusas y de países de la antigua Unión Soviética.

Además, informes del Departamento de Estado de la Unión Americana revelan que un número considerable de mujeres y niños han sido traficados a los Estados Unidos de América para explotación sexual.

En todos los casos examinados de mujeres y niñas mexicanas explotadas sexualmente en el vecino país del norte, las redes delincuenciales estaban integradas por personas de la misma nacionalidad que las víctimas.

La pornografía infantil suele exhibir el abuso sexual real de un menor de edad. Esto implica que consumir pornografía infantil significa muchas veces ser testigo de la violación de un niño, y con demasiada frecuencia los niños utilizados para la producción del material resultan víctimas de trata.

Preocupa también la pornografía infantil

La CNDH afirma, también, que es alarmante constatar que un porcentaje significativo de los usuarios de internet son niños, niñas y adolescentes, los cuales, dada esta condición, se encuentran más expuestos a ser victimizados, ya que el 60 por ciento de los usuarios es menor de 24 años, y el porcentaje de usuarios entre 6 y 17 años de edad es de 37 por ciento. En 2010, el número total de usuarios de internet en México alcanzó los 34.9 millones.

Agrega que de los usuarios, 61 por ciento utiliza Internet para acceder a redes sociales, actividad que ocupa el cuarto lugar en importancia. Asimismo, 14 por ciento de éstos emplea internet para encuentros online y búsqueda de pareja, y 34 por ciento lo usa para relacionarse con personas desconocidas. Finalmente, 16 por ciento manifestó utilizarlo con fines de entretenimiento para adultos. El tiempo promedio de conexión de los usuarios es de 3 horas con 32 minutos.

En el Informe de Actividades de 2004 de la entonces Secretaría de Seguridad Pública federal, se señaló la existencia de 14 millones de sitios pornográficos en toda la red, con un promedio de creación diaria de 500 sitios nuevos. 

Según el citado documento, la SSP desmanteló ese mismo año cerca de 300 sitios de internet en los que se publicaba pornografía utilizando a niñas y niños menores de 14 años, lográndose la detención de 66 presuntos traficantes de menores y lenones, además de la liberación de 104 infantes.

Para 2006, la SSP informó que cada mes caen más de 100 niños en manos de redes de prostitución o explotación sexual comercial infantil, lo cual significa mil 200 niños al año. La dependencia ha registrado, desde la década de 1980 hasta la fecha, un incremento de las organizaciones que abusan de niños, niñas y adolescentes, junto con una proliferación de la distribución y venta de pornografía infantil. De hecho, alrededor de 50 por ciento de los delitos cometidos a través de internet están relacionados con la pornografía y la explotación sexual infantil. 

En el diagnóstico, la CNDH expone que la SSP señaló haber participado en trabajos de investigación, identificación, preservación y presentación de evidencia digital; haber formalizado 15 denuncias ante el Ministerio Público relativas a delitos cometidos contra menores de edad y haber logrado, en febrero del año 2011 la primera sentencia federal por el delito de pornografía de menores de 18 años (la condena se dictó en contra de un ciudadano canadiense que desde Tijuana operaba 36 sitios web).

De esta manera, es como la entonces dependencia a cargo de Genaro García Luna registró casos de explotación de niños y niñas de entre 0 y 4 años de edad.

Infantes presentan alta vulnerabilidad

“Esta Comisión Nacional de los Derechos Humanos subraya que niñas, niños y adolescentes presentan factores específicos de vulnerabilidad ante la trata de personas, tales como pobreza, desigualdad, deserción escolar, situación de calle o desamparo, falta de registro del nacimiento, alta demanda de servicios para la explotación sexual, tradiciones y valores culturales, así como una elevada prevalencia de factores que alientan la demanda y llevan a la explotación”, asevera el organismo público autónomo.

De igual modo, resalta que la trata de personas no distingue raza, edad ni condición social, aunque algunos sectores de la población son los más afectados, como es el caso de niños, niñas y mujeres esclavizados para servir en la industria del sexo.

“La corrupción de algunos servidores públicos facilita el desarrollo de la explotación e imposibilita la adecuada persecución de los delincuentes. En ocasiones se ha denunciado la complicidad de las autoridades en las entidades federativas, particularmente presidentes municipales, regidores, diputados locales y policía municipal.

“Asimismo, se han denunciado casos en que servidores públicos encargados de perseguir el delito de trata de personas, de cumplir y hacer cumplir la ley, frecuentan -en calidad de clientes-, los establecimientos en donde se explota laboral y sexualmente a mujeres, niños y niñas. Esto incluye a funcionarios de los tres órdenes de gobierno (policías, agentes ministeriales, autoridades migratorias, etc.)”.

Escasa respuesta del Estado mexicano

La CNDH advierte que a pesar de las disposiciones del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños (que complementa la Convención de las Naciones Unidas Contra la Delincuencia Organizada Transnacional (suscrito y ratificado por México), y las leyes vigentes en la materia respecto de la obligación de implementar medidas dirigidas a desalentar la demanda que propicia cualquier forma de explotación conducente a la trata de personas, “la respuesta del Estado Mexicano ha sido escasa”.

Precisa que en ninguna entidad federativa se reportó la implementación de campañas u otras medidas focalizadas tendentes a desalentar la demanda. “En el terreno legislativo ha habido algunos esfuerzos encauzados a evitar la publicidad susceptible de promover la explotación de las personas”.

No obstante, reconoce la iniciativa de la Secretaría de Turismo y otros agentes sociales para implementar un código de conducta entre prestadores de servicios turísticos, a fin de prevenir la explotación sexual infantil, en tanto que otros actores sociales han impulsado campañas de prevención enfocadas en evitar la demanda.

“México es un país de origen, tránsito y destino de víctimas de trata de personas, a lo cual contribuye su situación geográfica, y dado que se ha convertido en paso obligado de los migrantes centroamericanos que desean llegar a la frontera norte, existen casos en que éstos son enganchados por redes delincuenciales durante su trayecto y sometidos a explotación. Pero también, dada la cercanía con los Estados Unidos de América, los delincuentes de otros países optan por trasladar a las víctimas a México -donde los controles son menos rigurosos-, para transportarlas al otro lado de la frontera”, argumenta el diagnóstico de la CNDH.

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar