Últimas noticias:

Acoger al migrante

Los ojos del mundo están puestos en Estados Unidos. La administración de Barack Obama enfrenta un auténtico desafío moral: ¿qué hacer con los cerca de 47,000 niños centroamericanos que emigraron solos rumbo al “sueño americano”?


 

Una visión sobre un problema universal


Sobra decir, que no huyeron sólo en busca del “billete verde”, sino huyendo de situaciones de pobreza, injusticia y explotación. La política del “fast track”, es decir devolverlos así como vinieron, supondría, en la mayoría de los casos, entregarlos a las mafias locales, alimentando grupos criminales como “los maras”, de los cuales vienen huyendo.

La responsabilidad no cae exclusivamente en el gobierno estadounidense. En realidad, se encuentra con una situación de hecho, de la cual no es el responsable directo, pero que pone a prueba la sinceridad de su altruismo, su amor a la libertad y su defensa de los derechos humanos, a pesar de que alguna vez esa defensa no traiga beneficios económicos, sino todo lo contrario.

De las decisiones que tome la administración Obama, cualquier observador podrá constatar si de verdad los derechos humanos representan un capital innegociable para los americanos, o si por el contrario, los derechos humanos, en la práctica y de hecho, ceden el paso a los beneficios económicos.

Al sur del Río Bravo ya se están tomando medidas.

Realmente México es uno de los países con más duras prácticas migratorias. Nos quejamos mucho de cómo son tratados nuestros paisanos en Estados Unidos, pero poco miramos a cómo tratamos nosotros a los migrantes centroamericanos.

Es verdad que ello es a nivel oficial, y también, ¿por qué negarlo?, a nivel de las mafias que se encargan de introducir a los menores en la Unión Americana. No es así, en cambio, con la población mexicana, que espontánea y generosamente se ha organizado para prestarles apoyo en su travesía (a través de La Bestia), como lo muestra el trabajo de “Las Patronas”, mujeres que se preocupan por darles alimento a su paso por el país.

Sin embargo, ante las dimensiones humanitarias que ha tomado la crisis, el presidente Enrique Peña Nieto ya ha implementado algunas medidas, prestando mayor atención al problema migratorio centroamericano.

Ha propuesto cinco líneas de acción en el nuevo “Programa Frontera Sur”, buscando “proteger los derechos humanos de los migrantes que transitan por México y ordenar los cruces internacionales”. Ha establecido la “Tarjeta del Visitante Regional”, para los ciudadanos de Guatemala y Belice, y está en conversaciones para extenderla a Honduras y El Salvador. Se propone mejorar también la atención sanitaria y los albergues en los cruces fronterizos.

Al presentar su plan estuvo acompañado por el presidente de Guatemala, de manera que se está trabajando conjuntamente para intentar paliar, en la medida de lo posible, un problema complejo que involucra a varios países.

Con este telón de fondo se llevó a cabo un “Foro Binacional México-El Vaticano sobre Migración y Desarrollo” el 14 y 15 de julio.

Como se sabe, la migración y la trata de blancas son algunos de los temas que más interesan al Papa Francisco, y a lo largo del 2013 y 2014 desde El Vaticano se han promovido diversas iniciativas para frenar la trata de blancas y para modificar la cultura y la percepción del migrante. La tesis promovida por la Santa Sede es que “el migrante es un recurso valioso para el desarrollo y no un obstáculo para el mismo”.

En realidad, es lamentable que se valore al migrante en función del desarrollo y no como persona e hijo de Dios, que eso es lo que es. Sin embargo, es necesario hablar en su idioma a todos aquellos que de lo único que saben es de desarrollo y progreso, y cuyo único interés es la utilidad.

Preocuparse por el migrante es ser capaces de descubrir en él a alguien igual que yo, a un hermano, y al respetarlo, me respeto a mí mismo. Cuando un país acoge a los migrantes, practica una forma de solidaridad que rebasa las barreras nacionales y que es muy importante, pues antes de ser ciudadanos de un país somos hombres. Esperemos que Estados Unidos en esta ocasión sea coherente con su identidad, sus valores y sus orígenes, ya que es una nación formada por continuas migraciones desde la primera del Mayflower.

 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar