Últimas noticias:

La Iglesia peregrina con migrantes

“Con el mismo amor, ternura y compasión con que Jesús miraba a los niños de su tiempo, la Iglesia contempla hoy con gran aflicción el drama de los niños migrantes mexicanos y centroamericanos que intentan llegar a los Estados Unidos”, señaló el Obispo Guillermo Ortiz Mondragón, responsable de la Dimensión Episcopal de la Pastoral de Movilidad Humana (DEPMH).


Construyendo la Cultura del Encuentro


Con esta perspectiva, el Obispo Guillermo Ortiz emitió hace pocos días una exhortación a los Obispos de México, para que animen a las comunidades cristianas a sumarse al proyecto de Pastoral de Movilidad Humana de orar por los migrantes, pero también realizar acciones concretas para cubrir sus necesidades básicas, así como promover sus derechos y denunciar los atropellos que sufren.

En este sentido el Presbítero Juan Justino García Jiménez, secretario de la Dimensión Episcopal de la Pastoral de Movilidad Humana, en entrevista con yoinfluyo.com detalló que existen más de 50 casas de migrantes auspiciadas por la Iglesia Católica en diversas diócesis del país, que cuentan con protocolos para la atención de los niños migrantes (que a últimas fechas se ha incrementado), para que su tránsito por México sea un verdadero oasis de seguridad para ellos.

En 2008 el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) identificó 3 causales por las cuales los menores de edad viajaban no acompañados:

1) El deseo de reunirse con sus familiares.

2) Por mejorar su nivel de vida a través del desempeño de un trabajo.

3) El deseo de escapar de la violencia familiar o de la esclavitud sexual comercial infantil.

En la actualidad, estas causas siguen vigentes, a las que se suman ahora la miseria y la violencia generalizada causada principalmente por el crimen organizado (“maras” y pandillas) que ya han quitado la vida a cientos de menores de edad.

Como parte de su labor pastoral orientada específicamente a los migrantes, la Iglesia impulsa desde hace tiempo el dialogo constante con las Conferencias Episcopales de Honduras, Guatemala y El Salvador, con el objetivo de alertar y orientar a la feligresía de los países centroamericanos sobre los riesgos que enfrentan en su intención de emigrar e informarles sobre las posibilidades de obtener de manera rápida documentos en Estados Unidos, puntualizó el padre Juan Justino García.

Resaltó que todos los Episcopados de Centroamérica trabajan en apoyo de los Obispos de Estados Unidos para incidir ante los Congresistas estadounidenses para lograr una reforma migratoria que realmente proteja a los indocumentados.

Tras recordar el mensaje del Papa Francisco en la Jornada Mundial de Migrantes de este año, enmarcado en la Cultura del Encuentro, refirió que todos los Obispos pertenecientes a la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM) sostuvieron un encuentro con las Pastorales de la Movilidad Humana y posteriormente una segunda reunión en El Salvador con Obispos de EU, para tratar el tema de la migración, que se extiende desde Estados Unidos hasta Panamá.

“Ahorita nos alegra mucho que se esté tratando este tema tan importante. La Iglesia en México y la DEPMH han estado siempre en contacto con autoridades del gobierno federal y con algunos organismos de la sociedad civil, para unir esfuerzos y atender el fenómeno migratorio de manera integral”, concluyó Juan Justino García Jiménez.

Comunicado de la Iglesia sobre el tema migratorio

La CNPMH, en conjunto con CEH, emitó un comunicado con respecto a la labor que la Iglesia ha venido realizando con respecto al tema de los niños migrantes y su movilización en estos últimos años.

Una vez que los migrantes menores de edad seguían incrementándose, la Pastoral de Movilidad Humana, a partir de un mensaje anunciado por Papa Emérito, Benedicto XVI sobre las personas desplazadas, en 2010 celebraron la Semana del Migrante con el tema “Niños, Niñas y Adolescentes Migrantes”

En 2012 responsables de las Casas de Migrantes en México declararon en diferentes comunicados, que la mayoría de los menores de edad no acompañados que pasan por estas casas, son hondureños.

De enero al 17 de junio del 2014, fueron repatriados 4,577 menores de edad, siendo este el mayor número emitido que el del 2013, lo cual significa un aumento de más del 100%. 

La gran mayoría de los menores de edad, acompaños y no acompañados, llegan de México en autobuses que entran a Honduras por la frontera de Corinto. La “crisis humanitaria” en relación a estos niños, niñas y adolescentes que son repatriados vía terrestre, todavía no han recibido la atención que se merece, pues en México muchas veces, en un mismo centro migratorio ponen menores de edad y adultos, sin ninguna atención diferenciada. 

Ante esta realidad la CNPMH y la CEH exhortan a las iglesias, organismos no gubernamentales (ONG`s) y personas de buena voluntad a que apoyen, acompañen y orienten a los familiares de los menores de edad para que como familia se lleven bien, con amor y fraternidad, y así se disminuya la “fuga” de niños por violencia de hogar; a la Secretaria de Relaciones Exteriores y Dirección de Asuntos Consulares: que planifiquen, monitoreen y evalúen el servicio consular prestado en México y Estados Unidos, de forma que se garantice la atención de los ciudadanos hondureños por parte de los consulares correspondientes, de manera que no sean ignorados, estafados u olvidados, principalmente los que están en las cárceles, hospitalizados y en centros migratorios.

A los gobernantes de México y Estados Unidos a que se respete los derechos humanos de los migrantes, principalmente de menores de edad y mujeres, y se les garantice seguridad humanitaria en el paso o permanencia por estos países; que, en coordinación con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y las instituciones sociales, se agilice el análisis de las solicitudes de refugio y se les brinde la protección internacional a los que la necesiten.  

“¡Cristo es nuestra Esperanza! ¡Cristo es nuestra Paz! Que Él sea a quien recibamos en cada persona migrante y Él transforme nuestro mundo en un pueblo sin fronteras”, Guillermo Ortiz Mondragón, Obispo de Cuautitlán y responsable de la DEPMH.

@MarianaMajestic

@yoinfluyo

mmorales@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar