Últimas noticias:

“Stillbirth”: el drama de dar a luz a un bebé muerto

La noche del 3 de marzo, Marilú desconocía que su bebé ingresaría a una de las estadísticas más terribles que toda mujer y familia puedan imaginar: anualmente, unos 2.6 millones de bebés mueren antes de nacer en el mundo; en México, la cifra es de aproximadamente 5 decesos por cada mil alumbramientos.


Injusticia por sistema de salud


No hay un término específico que defina tales fallecimientos, pues algunos especialistas lo denominan “parto muerto”, mientras que en inglés el término utilizado para designar aquellos partos en los que el bebé nace sin vida es “stillbirth”.

El hecho es que no existe una palabra que de alguna manera alivie con el lenguaje la tragedia que supone dar a luz a un hijo sin vida.

Eso fue lo que le pasó a la joven Marilú hace exactamente cuatro meses en el Hospital Comunitario de Villagrán, Guanajuato, cuando el sábado 2 de marzo, un día antes a la programación para el parto, un doctor de apellido Chacón la atendió para una revisión de rutina. Ahí, dentro de los monitoreos, la bebé presentaba actividad cardiaca inusual; sin embargo, se hizo caso omiso y la mandaron a casa.

Al día siguiente, Marilú acudió al hospital, pero no la atendieron, pese a que la hora del parto estaba programada a las 2 de la tarde. Ingresó al centro hospitalario por la sala de emergencias, donde el doctor Servín la miró sin intervenir.

Fue hasta que ella empezó con los dolores de parto que logró que la atendieran, y por la noche la bebé habría nacido con graves complicaciones, debido a que se estaba comiendo sus desechos, lo que aparentemente le provocaría la muerte.

Los residentes entregaron el cuerpo sin el acta de defunción debido a que no tenían formatos por el cambio de turno. Los médicos reportaron después que la muerte de la recién nacida había sido por contaminación de sangre de la madre, pese a que Marilú se había realizado exámenes que arrojaban buena salud.

CNDH inició investigación de oficio

Ante tales hechos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó ayer que inició una queja de oficio para investigar presuntas violaciones a los derechos humanos, cometidas en el Hospital Comunitario de Villagrán, Guanajuato, en agravio de la joven mujer y su bebé, quien nació muerto a causa del retardo en la resolución de su embarazo a término.

La CNDH señaló que la agraviada acudió a ese nosocomio cursando las últimas semanas de embarazo y que un doctor de apellido Servín la revisó en tres ocasiones, mismas que la regresó a su casa, aun cuando la última vez la mujer le dijo que tenía sangrado.

Por instrucciones del Ombudsman nacional, visitadores adjuntos de la CNDH entrevistaron a la agraviada y se encuentran investigando y recabando evidencia que permita acreditar la presunta violación a los derechos humanos.

De igual forma, se buscará que las autoridades sanitarias investiguen de manera exhaustiva e imparcial los hechos, deslinden las responsabilidades correspondientes y generen medidas que garanticen que el hecho no quede impune.

El organismo a cargo de Raúl Plascencia puntualizó la importancia que reviste la oportuna atención médica hacia los pacientes, al ser la vida un derecho humano fundamental y ser elemental el derecho a la protección a la salud para todas las personas, particularmente para las mujeres embarazadas, quienes se encuentran en situación de alta vulnerabilidad y no deben enfrentar negligencia de las autoridades garantes de brindarles atención médica oportuna, con calidad y calidez.

Una vez integrado el expediente de queja y agotadas las investigaciones, la CNDH emitirá la determinación que conforme a derecho corresponda.

Cinco principales causas

Es importante señalar que las cinco principales causas de los llamados “partos muertos” son complicaciones durante el embarazo, infecciones maternas, trastornos de la madre como preclamsia y diabetes, restricción del crecimiento fetal y anomalías congénitas.

Por ello, el cuidado de la madre durante el embarazo es esencial para evitar tales decesos, ya que la mayoría de las complicaciones pueden ser detectadas y tratadas durante el embarazo. Para prevenirlo es esencial la prevención, el control de la salud materna y el acceso a los servicios de salud durante el embarazo y parto.

Un parto muerto es cuando el deceso del bebé ocurre entre las 22 semanas del embarazo y el momento del nacimiento.

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar