Últimas noticias:

El bullying, un problema no atendido en México en 2014

Durante 2014 se presentaron en México algunos problemas sociales que escandalizaron a la sociedad y pusieron en jaque no sólo a las autoridades gubernamentales, sino a los legisladores y partidos políticos, dada la gravedad de los acontecimientos.



El bullying, un fenómeno antiquísimo en nuestro país, resurgió y cobró relevancia mediática y social, gracias al poder de las redes sociales.

Lamentablemente, las autoridades educativas reaccionaron hasta que se registró la muerte de un adolescente en Ciudad Victoria, Tamaulipas, a consecuencia del daño cerebral que sufrió por los golpes propinados por cuatro de sus compañeros en la secundaria en la que estudiaba.

Sólo así, el gobierno federal, a través de la Secretaría de Educación Pública, anunció el 21 de mayo –más obligado por las circunstancias que por el diseño de un plan estratégico–, la puesta en marcha de un programa piloto para prevenir y combatir el bullying, ya que, a decir de su titular, Emilio Chuayffet, “es lamentable el hecho de que se pierda una vida humana en términos rasos y sencillos de irracionalidad e intolerancia”.

Fue muy curioso, además, que ese mismo día, mientras el funcionario federal era acosado por la prensa con motivo del Día del Politécnico, en Ciudad Victoria era sepultado Héctor Alejandro Méndez Ramírez, el menor de 12 años que perdió la vida tras ser víctima de bullying en la Secundaria Número 7 “Eleazar Cervantes Gómez”, donde estudiaba.

Ese día, sin embargo, Emilio Chuayffet demostró que la SEP no tenía un plan de acción en concreto para atender el grave problema que desde antes de su gestión ya se venía arrastrando por la permanente incidencia del bullying.

Lo más lamentable de la postura oficial de la SEP sobre el tema, es que admitió que “es complejo documentar las estadísticas respecto de estos casos, toda vez que la descentralización de la educación transfirió a las 31 entidades federativas del país la responsabilidad sobre la educación preescolar, primaria y secundaria”, como si al haberlo hecho limitara el ejercicio de sus funciones como dependencia rectora de los lineamientos educativos en el país.

A partir de entonces, el tema se “viralizó” y ocupó la atención de legisladores federales y estatales, partidos políticos, organizaciones sociales, académicos e instituciones educativas, entre otras.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por ejemplo, consideró que la violencia en el entorno escolar, conocido como bullying, es uno de los problemas más graves que afectan a niñas, niños y jóvenes del país, razón por la cual debe ser atendido de manera urgente, a través de la suma de esfuerzos de autoridades, instituciones educativas y la familia, a fin de garantizarles a los menores de edad un ambiente libre de temor e intimidación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, dio a conocer que México era primer lugar de bullying entre el grupo de naciones que conforman la OCDE, al afectar a prácticamente 19 millones de estudiantes de primaria y secundaria de todo el país.

Al mismo tiempo, los casos de bullying se multiplicaron por todo el país, ya sea a través de videos o denuncias.

Ante la generalización de la problemática, y con el propósito de dar respuesta inmediata al compromiso estipulado por su secretario, la SEP “improvisó” en escasas tres semanas el mini portal www.acosoescolar.sep.gob.mx (dentro de su web oficial) para supuestamente atender, prevenir, denunciar y ofrecer información sobre el grave fenómeno de bullying que se presenta en las escuelas del país.

No obstante, el portal no ofrecía (ni ofrece aún) mayores alcances que el de presentar una denuncia en línea y orientar al usuario para que, de lo contrario, lo haga a través de la línea telefónica 01800-11-ACOSO (22676).

El micrositio, de hecho, permanece muy escondido en la web de la SEP y su información sigue siendo extremadamente limitada en sus contenidos, tal y como en su momento lo denunció yoinfluyo.com (20 de junio).

Las vacaciones de verano pudieron haber sido un remanso para la autoridad educativa, pero fue tal su relajes, que a escasos tres días de iniciado el ciclo escolar 2014-2015, se enfrentó al primer caso de bullying, el cual sólo vino a demostrar la falta de protocolos para una actuación y atención adecuadas, sobre todo cuando el diagnóstico preliminar del acosador, en este caso un infante de escasos 9 años de edad, era por demás preocupante: “desubicación social y tendencia a la irritabilidad, que lo llevan a conducirse con altos niveles de violencia”.

Los hechos sucedieron en la escuela primaria “José María Mata”, de la colonia Del Valle, en la Ciudad de México, donde padres de familia bloquearon la calle de Amores para protestar por las constantes conductas agresivas y antisociales del menor hacia sus compañeras y compañeros, e incluso también hacia maestros.

La molestia de los manifestantes fue tal, que el menor y su madre tuvieron que ser resguardados en una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública para evitar que fueran agredidos por los inconformes y después custodiados a pie hasta el Viaducto Miguel Alemán.

El niño fue dado de baja y transferido a la escuela Hispanoamericana, ubicada en la colonia Nápoles, una institución de tiempo completo en donde se le brindaría atención especializada. Sin embargo, el menor de edad no se presentó a clases, en tanto que padres de familia de los alumnos que acuden a esa escuela, no estaban de acuerdo en que el infante hubiera sido canalizado a esa institución.

Hoy, al paso de los meses, y para fortuna de la SEP, el problema del bullying ya pasó de moda no sólo en redes sociales, sino también en los medios de comunicación…, bueno, hasta que lamentablemente no suceda otro dramático caso que nuevamente ponga en evidencia la negligencia y desdén de las autoridades gubernamentales.

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar