El papa conoce muy bien al nuevo cardenal mexicano

Jorge Carlos Patrón, secretario para los Seminarios del Vaticano, reveló que el papa Francisco conoce muy bien al arzobispo emérito, Sergio Obeso.



El mexicano con más alto rango dentro del Vaticano, el obispo Jorge Carlos Patron Wong, reveló hoy que el Papa conoce desde hace tiempo la labor del arzobispo emérito de Xalapa, Veracruz, Sergio Obeso Rivera, y por eso lo nombró nuevo cardenal de la Iglesia.

 

En entrevista con Notimex, el secretario para los Seminarios de la Santa Sede destacó el estilo del clérigo veracruzano: un hombre cercano al pueblo, recordado con cariño por sus feligreses, que aún presta servicio no obstante sus avanzados 86 años.

 

Este domingo 20, el pontífice anunció su decisión de crear 14 nuevos cardenales el próximo 29 de junio durante la fiesta litúrgica de los santos Pedro y Pablo en el Vaticano. Incluyó en la lista al mexicano, como reconocimiento a su “destacado servicio a la Iglesia”.

 

“El Papa conoce a don Sergio Obeso desde hace mucho tiempo, el Papa sí sabe y sabía de su ministerio. Uno puede ver que en esos tres nombramientos especiales existe una relación en el pasado de Francisco con ellos, incluso remota. Que a veces ni los interlocutores recuerdan tanto”, señaló Patrón Wong.

 

Con esas palabras, se refirió a tres purpurados que recibirán la distinción aunque ya superaron la edad de 80 años y, por lo tanto, no cuentan con el derecho de ser “electores” de un futuro líder de la Iglesia católica en un próximo Cónclave.

 

Ellos son, además de Obeso, Toribio Ticona Porco, prelado emérito de Coro Coro en Bolivia y Aquilino Bocos Merino, misionero español quien se desempeñó como superior general de la Orden de los Claretianos entre 1991 y 2003.

 

“Estos tres cardenales representan mucho”, dijo Patrón Wong. Y precisó: “Son ejemplo del modo de vivir un llamado vocacional ahí donde Dios los coloca, de tiempo completo y dando su vida. Nos hace mucho bien que sean reconocidos a nivel universal”.

 

“El Papa dijo que estos nuevos cardenales representan el signo de la presencia universal de la Iglesia que sigue anunciando el amor de Dios en todas partes del mundo sin distinciones”, añadió.

 

Además, sostuvo que el nombramiento del arzobispo emérito de Xalapa refuerza la relación del Papa con la Iglesia y con el pueblo de México, y viceversa.

 

Antes de ser convocado a Roma, Patrón Wong fue obispo de Papantla igual que Sergio Obeso, entre 1971 y 1974. Aunque entre el servicio de uno y el otro en esa diócesis pasaron muchos años y varios obispos, asegura que al pastor que más recordaban los feligreses era a él.

 

“Estaba siempre en contacto con la gente y con los sacerdotes, un buen pastor que camina con su pueblo y con olor a oveja. Fue así en la conferencia episcopal mexicana, que presidió durante tres periodos, con el clero y cuando se encargó de la pastoral social”, siguió.

 

Señaló que pudo conocerlo bien gracias a reuniones mensuales que los obispos de las ocho diócesis de la provincia eclesiástica de Xalapa sostenían cada mes, una tradición iniciada muchos años atrás por el obispo santo Rafael Guizar y Valencia, que Obeso continuó.

 

Aseguró que a su edad tiene buen estado de salud y por eso espera que viaje a Roma para recibir el cardenalato de manos del Papa, aunque no tenía por costumbre viajar a menudo.

 

“Lo más admirable es que se trata de una persona que sigue sirviendo, a mí me tocó verlo impartiendo ejercicios espirituales a los sacerdotes, ayudando a las confirmaciones, a las fiestas patronales. Es un servidor, lo hace de manera muy sencilla pero muy testimonial”, indicó.

 

“Él siempre buscaba, en todo, la comunión con los obispos y los sacerdotes, con el presbiterio. Su gran servicio ha sido desde la unidad. Trabajar juntos, tomar decisiones juntos, apoyarnos, no sólo un trabajo hacia fuera sino también hacia adentro de la Iglesia. Lo hacía siempre con otros, no como una estrella solitaria”, precisó.

 

Nacido en Xalapa (Veracruz) el 31 de octubre de 1931, el clérigo mexicano ingresó en el seminario el 23 de enero de 1944. Tras sus estudios de humanidades, se trasladó a Roma donde cursó filosofía y teología en la Pontificia Universidad Gregoriana.

 

Fue obispo de Papantla y Xalapa, Veracruz, además de presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano en tres ocasiones.

 

Entre otras cosas, Sergio Obeso Rivera fue uno de los grandes responsables de la canonización del primer santo obispo latinoamericano, san Rafael Guizar y Valencia, que fue elevado al honor de los altares por el Papa Benedicto XVI el 15 de octubre de 2006.

 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.