Últimas noticias:

Sólo con fe se afrontan las injusticias: Norberto Rivera

El Arzobispo Primado de México, Norberto Rivera Carrera, convocó a la grey católica a renovar su fe para afrontar las injusticias, la violencia, el dolor, la incertidumbre, los miedos y las desilusiones.

Renovarse con fe ante las injusticias

En la homilía del Domingo de Resurrección, pronunciada en la Catedral Metropolitana de México, el Cardenal advirtió que la violencia y la crisis ponen a prueba la fe de los católicos, sobre todo cuando afecta a personas inocentes.

Por ello, hizo un llamado a superar la incertidumbre y las duras pruebas de la vida, y ratificar la fe cristiana. “El dolor, el mal, las injusticias, la muerte, especialmente cuando afecta a los inocentes, la violencia que estamos viendo en nuestro país, la crisis, quizá nos someten, someten nuestra fe a una dura prueba”.

Recordó que la incredulidad del apóstol Tomás (sobre la resurrección de Jesús) resulta paradójicamente útil y preciosa, porque nos ayuda a purificar toda concepción falsa de Dios y nos lleva a descubrir su rostro auténtico.

En referencia al sismo que sacudió a gran parte del país el pasado viernes, dijo que afortunadamente la Ciudad de México se libró de una gran catástrofe. “Cuántas heridas, cuánto dolor en el mundo; no faltan calamidades naturales y tragedias humanas que provocan innumerables víctimas e ingentes daños materiales. Gracias a Dios, esta gran ciudad se vio libre de una terrible calamidad”.

En la celebración litúrgica de las fiestas pascuales en la Catedral Metropolitana, el Arzobispo Primado de México oró por la paz y fraternidad entre los pueblos. “Dios todopoderoso y eterno, en cuyas manos están los corazones de los hombres y los derechos de las naciones, mira con bondad a nuestros gobernantes para que con tu ayuda se afiance en toda la tierra un auténtico progreso social, una paz duradera, una verdadera libertad”.

También recordó que este domingo se celebró el gran misterio, fundamento de la fe y de la esperanza cristiana, pues Jesús de Nazaret, el Crucificado, resucitó de entre los muertos al tercer día, según las Escrituras. “El anuncio dado por los ángeles, al alba del primer día después del sábado, a María Magdalena y a las mujeres que fueron al sepulcro, lo escuchamos hoy con renovada emoción: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado”.

Rivera Carrera hizo un llamado para renovar la profesión de fe de Tomás, porque la humanidad actual espera de los cristianos un testimonio renovado de la resurrección de Cristo y necesita encontrarlo y poder conocerlo como verdadero Dios y verdadero Hombre.

“Si en este Apóstol podemos encontrar las dudas y las incertidumbres de muchos cristianos de hoy, los miedos y las desilusiones de innumerables contemporáneos nuestros, con él podemos redescubrir también con renovada convicción la fe en Cristo muerto y resucitado por nosotros. Esta fe, transmitida a lo largo de los siglos por los sucesores de los Apóstoles, continúa, porque el Señor resucitado ya no muere más. Él vive en la Iglesia y la guía firmemente hacia el cumplimiento de su designio eterno de salvación”, argumentó.

Recalcó que la incredulidad de Tomás resulta paradójicamente útil y preciosa, porque nos ayuda a purificar toda concepción falsa de Dios y nos lleva a descubrir su rostro auténtico: el rostro de un Dios que, en Cristo, ha cargado con las llagas de la humanidad herida.

“Tomás ha recibido del Señor y, a su vez, ha transmitido a la Iglesia, el don de una fe probada por la pasión y muerte de Jesús, y confirmada por el encuentro con Él resucitado. Una fe que estaba casi muerta y ha renacido gracias al contacto con las llagas de Cristo, con las heridas que el Resucitado no ha escondido, sino que ha mostrado y sigue indicándonos en las penas y los sufrimientos de cada ser humano”, precisó.

Puntualizó que a través de las llagas de Cristo resucitado podremos ver con ojos de esperanza los males que afligen a la humanidad. “En efecto, resucitando, el Señor no ha quitado el sufrimiento y el mal del mundo, pero los ha vencido en la raíz con la superabundancia de su gracia. A la prepotencia del mal ha opuesto la omnipotencia de su amor. Como vía para la paz y la alegría, nos ha dejado el amor que no teme a la muerte”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar