Últimas noticias:

Factores internos y externos debilitan a la familia mexicana

En la actualidad, los desafíos a que se enfrenta la familia mexicana, son: su debilidad interna producto de la falta de preparación de muchos jóvenes al matrimonio, la falta poca participación de padres de familia en la educación de sus hijos, así como la fuerte secularización que ha permeado en México, manifestó el Dr. Alejandro Landero Gutiérrez, Director Nacional del Instituto Juan Pablo II, México.


UPAEP


En conferencia de prensa, después de participar en el panel “Los desafíos de la Iglesia mexicana”, el Dr. Landero Gutiérrez señaló que, a parte de los retos que debilitan a la familia internamente, también hay una serie de desafíos sociales, como la migración, la pobreza, las cargas laborales, los traslados en las grandes ciudades en donde los padres cada vez se comunican menos con sus hijos, mucho menos los educan, por lo que se complica cada vez más la vida familiar.

Asimismo, indicó que existen una serie de omisiones en las políticas públicas que han olvidado a la familia y la han relegado en los diversos planes de desarrollo, además de que se le dedican pocos recursos para acompañarla y ayudarla en su desarrollo y crecimiento social.

El Dr. Alejandro Landero aseveró que hay políticas enfocadas “pareciera más bien a buscar que el vínculo familiar se debilite”, y por lo tanto, con la visita del Papa Francisco y su visita a Chiapas buscará animar a las familias cristianas, “a decir que es posible vivir el Evangelio de Cristo, que es posible un compromiso para toda la vida, que es posible comprometerse a amar, y que es posible superar cualquier dinámica de cosificación que ahoga y hunde a las familias”.

Por su parte, el Dr. José Rafael Vicuña, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, comentó que el principal desafío al que se enfrentan las universidades católicas, no sólo de México, sino de todo el mundo, es el de mantener su identidad católica, para lo cual requieren de una plantilla académica que esté comprometida con los objetivos de la universidad, que dé testimonio y que haga un esfuerzo por mostrar cuál es la diferencia entre una universidad católica y una no católica, porque obviamente la católica tiene que ser excelente en su desempeño académico y establecer un diálogo entre la Ciencia y la Fe, así como mostrar que la ciencia en general es compatible con la Revelación.

Además, afirmó que los profesores de las universidades católicas deben invitar a los estudiantes a maravillarse con la naturaleza, a ir un poco más allá de los datos que muestran los profesores, y tratar de educar y darle significado al conocimiento.

Por último, dijo que el principal desafío para las universidades católicas es “demostrar que la ciencia es poderosa como procedimiento de conocimiento, pero que hay algo más; y ahí es en donde está el estímulo hacia los estudiantes y el estímulo hacia los profesores, de ver que la realidad no se agota en lo que muestra la ciencia”.

En el citado panel también participaron la Dra. María Luisa Aspe, catedrática de la UIA México, y el Dr. Juan Martín López Calva, Decano de los Posgrados de Artes y Humanidades de la UPAEP.

El panel se realizó como parte de las Jornadas de Teología y Pastoral “Francisco: Misionero de Misericordia y de Paz”, que organizaron la Universidad Anáhuac, Iberoamericana; Universidad La Salle Benavente, la Arquidiócesis de Puebla y la UPAEP.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar