Últimas noticias:

… Una “Fiesta de la Vida”

Este domingo abrió con una mañana lluviosa en la Ciudad de México, que sin embargo, fue dando paso a un día luminoso con los primeros rayos del sol (que se mantuvo hasta el mediodía), al tiempo que arribaban los contingentes que participaron en la Vigilia de Oración “40 Días por la Vida” y que durante ese periodo estuvieron rogando a Dios por la terminación de la práctica del aborto en la Ciudad de México, en el país y en el mundo.


Por la defensa de la vida


De esta manera la Procesión, bendición de las Palmas y celebración de la Santa Misa del Domingo de Ramos efectuada a las 9:00 de la mañana en la Basílica de Guadalupe, el santuario mariano más importante del mundo, ubicado al norte de la Ciudad de México, se convertía en una verdadera celebración de la “Fiesta de la Vida”.

Concluían así 40 días en que –no importando las inclemencias del clima o las críticas de quienes no comprenden aún el significado de la vida– centenas de personas estuvieron orando constantemente a Dios, pidiendo su Misericordia para que miles de bebés puedan disfrutar del don de la vida.

Fueron tres los puntos de la Ciudad de México donde se llevó a cabo esta gran Vigilia de Oración “40 Días por la Vida”:

* Calle de Manzanillo No. 49 en la Col. Roma, Delegación Cuauhtémoc.

* Av. Miguel Ángel de Quevedo # 1098, Delegación Coyoacán.

* Calle Trigo #8 esquina con Ermita Iztapalapa, Delegación Iztapalapa.

Además de estos tres lugares físicos, a Vigilia de Oración “40 Días por a Vida” fue seguida y apoyada –virtual y físicamente– en distintas ciudades de México, incluso en otras ciudades del mundo.

Pascua 2015: Fiesta de la Vida

La Misa del Domingo de Ramos y de cierre de la campaña de oración “40 Días por a Vida” fue concelebrada de manera especial por el Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, junto con el Cardenal Ennio Antonelli, presidente emérito del Pontificio Consejo para la Familia, y Monseñor Enrique Glenie Graue, rector de la Basílica de Guadalupe.

“Cada vida es una persona, y cada persona es un hijo de Dios”, remarcó el Cardenal Ennio Antonelli, quien expresó su fuerte devoción a la Virgen de Guadalupe. “Estamos llamados a vivir siempre con Dios, como hijos suyos –añadió–. La Pascua es la Fiesta de la Vida; expresemos a Dios nuestro compromiso con la vida humana”.

Haciéndose eco del mensaje de la vida del Cardenal Antonelli y referirse a la conclusión de la Vigilia de Oración “40 Días por la Vida”, el Cardenal Roberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México dijo en su homilía que “nuestros pecados llevaron a la Cruz a Jesús”, y lo peor es que “la historia no ha terminado; el proceso de Jesús sigue en nuestros días”, lo que se refleja en los males que sufre hoy el ser humano, el desprecio de las leyes morales, la orfandad de tantos niños abandonados, la pobreza, los migrantes, el aborto…

“La vida es hoy destruida por el aborto; el mayor destructor de la paz del mundo de hoy es el aborto”, advirtió. Y concluyó con una interrogante que debe preocupar a muchos: “¿Quién asumirá la responsabilidad ante Dios por los millones y millones de niños a los que no se les dio la posibilidad de vivir, de amar y de ser amados?”

Al término de la Celebración Eucarística, los participantes de la Vigilia de Oración “40 Días por la Vida” pasaron al auditorio de la Plaza Mariana, donde se dieron a conocer los resultados de la campaña y posteriormente una convivencia, donde, según se pudo observar, movimientos como la Vigilia de Oración “40 Días por la Vida” –y muchos otros– son esperanzadores.

“Hemos impactado a la cultura de la Ciudad (de México); los católicos tienen poder”, destacó el Padre Roberto Funes, director espiritual del movimiento en México de “40 Días por la Vida”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar