Últimas noticias:

Fue “espectacular” Marcha por la Vida en EU: Dra. Pilar Calva

Marcha por la Vida, “es algo espectacular”: Dra Pilar Calva.


Marcha por la Vida en Washington


“Es algo espectacular”, son las primeras palabras de la Dra. Pilar Calva, experta en Bioética, al comentar sus impresiones sobre la Marcha por la Vida en Washington llevada a cabo el jueves 22 de enero. Esta marcha se celebra cada año en la fecha del fallo de la Suprema Corte en Estados Unidos en el asunto Roe vs, Wade, que permitió la práctica del aborto, desde hace ya 42 años.

La Dra. Pilar Calva comenta que se ve pasar una columna nutrida durante dos horas, por lo que ella considera que acuden “cientos de miles” a la manifestación; otra circunstancia que hace sorprendente a la manifestación es su nivel de organización y que “es una marcha de paz”.

De los participantes, comparte que en su mayoría son católicos, pero acuden también personas de distinto credo; además, es posible ver gente de todas las edades, desde bebés hasta ancianos, pero además hubo una gran representación de los jóvenes, lo que “es esperanzador”.

Destaca a su vez que hay eventos antes y después de March for life, por ejemplo la Misa con los obispos, coloquios con abogados que informan sobre la situación actual del tema de la defensa de la vida y otros eventos como “Latinos por la Vida”.

Un descubrimiento que tuvo la Dra. Pilar durante estos días de eventos por la vida, fue la labor del Cardenal John O´Connor, ya fallecido, quien presidió la Arquidiócesis de Nueva York, y que dirigió increíbles proyectos para preservar la vida de los niños en riesgo de ser abortados y de apoyo a sus madres, así como de ayuda a las mujeres que han abortado y padecen terribles consecuencias (Proyecto Rachel).

Pilar Calva pone de manifiesto el valor de su actividad, cuando la tasa más alta de abortos en Estados Unidos y quizás del mundo está en Nueva York, con el 48%, “casi uno de cada dos” embarazos termina en aborto. Colaboró en la fundación dos congregaciones religiosas, Brothers of life y Sisters of life, para hombres y mujeres, respectivamente. Incluso su labor llegó a consolidar un seminario de alto nivel con esta temática en la Universidad de Georgetown.

Explica que hubo discursos antes de iniciar la marcha, y después el nutrido contingente pasa delante de la Suprema Corte (que a su vez está frente al Capitolio) y le parece sorprendente que ese país modelo para muchos de democracia, los representantes de la ciudadanía ignoren tan abiertamente a sus representados, miles y miles se manifiestan, y ellos incólumes.

Al cuestionársele sobre si coincide en que esta es para Estados Unidos la generación provida, señala que sin tener un parámetro estadístico, estos jóvenes “ya vienen del testimonio de sus papás o abuelos, de lo que han vivido en su casa” y que ya son palpables los desastres del aborto. Comenta que los jóvenes manifiestan que “quieren vivir diferente”, incluso uno de los eventos que se realizaron fue Students for life.

No obstante lo anterior, tantos los eventos como la marcha fueron poco cubiertos por los medios, en cierta forma “ya se acostumbraron”, sólo se presenta como una nota marginal con la foto clásica de alguna persona discutiendo con cierto manifestante; sin embargo, la cadena EWTN realizó un gran esfuerzo para informar sobre March for life.

La Dra. Pilar Calva explica a este medio que la cultura de la muerte empieza en el anticoncepcionismo, en el hecho de empezar a ver a los hijos como una carga, como un enemigo.

El Cardenal O´Connor escribe: “La madre que ha asesinado a su hijo, por cualquier motivo o porque estaba desorientada o sometida a presión, tiene una gran necesidad de convencerse, más que cualquier otro en el mundo, que ha sido perdonada no por un consultor o por ella misma, sino por Dios. Estas madres deben de creer que no obstante ello Dios las ama, incluso en un sentido profundamente misterioso en razón de su debilidad. Ellas deben verse junto con María a los pies de la cruz, uniendo la crucifixión del propio hijo a la del Hijo de María”.

En la Arquidiócesis de México los últimos años, durante la cuaresma, se ha facultado a todos los sacerdotes para poder dar la absolución al pecado del aborto en el sacramento de la confesión, o se puede acudir con los sacerdotes designados en la Catedral o en la Basílica de Guadalupe en otra época del año.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar