Últimas noticias:

Del ensueño a la locura; Carlota una princesa infortunada - Cap XVIII Napoleón III y otros personajes

Puede considerase que José Manuel Hidalgo fue uno de los elementos clave para la instalación de la monarquía de Maximiliano en México.

Carlos Luis Napoleón Bonaparte III era hijo de Luis Bonaparte, el hermano de Napoleón primero, y de Hortensia de Beauharnasi, hija del general del mismo nombre y de Josefina, que después fue esposa de Napoleón I. Después de muchas circunstancias, fue nombrado emperador de Francia con el nombre de Napoleón III el 21 de diciembre de 1852. Las Guerras de Crimea le dieron renombre y se convierte en una especie de árbitro de Europa.


México; Princesa Carlota, Cap XVIII


El 29 de enero de 1853 se casó con Eugenia de Montijo, que era una mujer muy bella mezcla de española y escocesa.

Estados Unidos había simpatizado con Rusia, pues no les agradaba la idea de que Francia había dejado de ser República para convertirse nuevamente en monarquía. Sin embargo, Lord Palmerston, primer ministro de Inglaterra, había reconocido el gobierno de Napoleón. En general, los europeos no sentían ninguna estimación por Estados Unidos, porque ya se perfilaba como una potencia, y apoyaban de alguna manera a los estados del sur en la guerra civil.

Mientras tanto, en México el señor Gutiérrez Estrada, que había nacido en el estado de Yucatán y había pasado algún tiempo en el extranjero, empezaba a proponer ideas para que México regresara al sistema de gobierno monárquico como único remedio para los males de la nación. Escribió un folleto donde expresaba la conveniencia de que un monarca extranjero fuera traído a México. El folleto despertó la atención de algunos, pero el gobierno persiguió a Estrada obligándolo a salir del país. En Europa, aferrado a su idea, empezó a contactar a varios personajes que consideraron utópico su plan.

Por otro lado, el joven José Manuel Hidalgo tenía gran personalidad y era muy culto. Era el secretario de la legación mexicana en Londres y posteriormente fue enviado a la embajada de Madrid, donde conoció a la condesa viuda de Montijo, madre de la emperatriz francesa.

Estando un día en Biarritz, se encontró con Eugenia de Montijo, que lo invitó a cenar en su Villa Eugenie; ahí Hidalgo platicó con Eugenia de lo que consideraba necesario para la salvación de México, que era la misma idea de Gutierrez Estrada. Eugenia hizo suya la idea y le consiguió a Hidalgo una audiencia con el emperador, a quien explicó la situación de caos que se vivía en México. Jose Hidalgo se fue haciendo de la amistad del emperador y logró alejar de la corte a Miramón y a Gutiérrez Estrada.

Con mucha frecuencia, Hidalgo disfrutó de eventos en el palacio de la Tullerías, las temporadas de descanso en el castillo de Saint-Cloud, de los bailes y de las audiencias privadas, por lo que puede considerase que fue uno de los elementos clave para la instalación de la monarquía de Maximiliano en México.

El senador Michel Chevalier veía la necesidad de instaurar un imperio católico para frenar en sus ambiciones a la república protestante del norte de América, pensando en hacer de México una nación comercialmente muy importante y próspera que pudiera competir con el coloso del norte. Así, se empezó a conformar la idea de buscar al candidato ideal para esa misión.

Cuando se nos presenta la historia y se habla de los que buscaban la monarquía simplemente como unos traidores, no se analizan a fondo los motivos que movían a muchos de ellos, que era buscar una solución que los republicanos no había podido dar al país al que habían sumergido en un estado de revueltas permanentes desde el derrocamiento de Iturbide.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 


Síguenos en nuestras redes sociales

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar