Últimas noticias:

50 años del Estadio Azteca

El Estadio Azteca fue inaugurado por el presidente Gustavo Díaz Ordaz el 29 de mayo de 1966, siendo sede de dos finales de la Copa Mundial de Futbol.

La remodelación del Estadio Azteca y su entorno de vialidades, con motivo de que cumplirá 50 años, recuerda que lo inauguró el presidente Gustavo Díaz Ordaz el 29 de mayo de 1966, ante el presidente de la FIFA, Sir Stanley Rous; el inversionista mayor del proyecto, Emilio Azcárraga Milmo, y una multitud de 105 mil aficionados, en medio de atronadora rechifla.


Historia de México


Escenario único de dos finales de la Copa Mundial de Futbol, la de 1970 (cuando Brasil se quedó en definitiva con el Trofeo Jules Rimet, por haberlo conquistado por tercera vez, y Pelé se consagró como “el Rey del Futbol”) y la de 1986, cuando Argentina se coronó por vez primera y Maradona le anotó a Inglaterra el célebre gol de “la mano de Dios”, en cuartos de final.

El Azteca presenció otras célebres hazañas futboleras, como el “partido del siglo”, en la semifinal del Mundial de 1970: se fueron a tiempos extras Alemania e Italia, ésta triunfó con goles de Tarcisio Burgnich, Gigi Riva y Gianni Rivera; por lo germanos el goleador fue Gerd Muller.

El partido inaugural fue entre América, campeón mexicano, y Torino de Italia, inicio de un pentagonal con el Necaxa y el Atlante de México y el Valencia de España.

Anotó el primer gol en el Coloso de Santa Úrsula el brasileño Arlindo dos Santos, delantero americanista, a los 10 minutos; el cotejo terminó 2-2.

El Azteca fue escenario y se abarrotó hasta los topes en el homenaje de todas las generaciones (así se llamó) a Juan Pablo II, tan querido por los mexicanos, quien de plano nos ganó el corazón al declararse mexicano en su cuarta visita.

“El Papa es mexicano”, expresó (en un podium erigido al centro de la cancha) el hoy santo Juan Pablo II, ante una multitud y un país delirantes, y superó así aquella frase memorable de su segunda visita: “México, siempre fiel”.

Aquel Sumo Pontífice, que realizó su primer viaje pastoral al extranjero precisamente a México en enero de 1979, todavía nos brindó una quinta visita en 2002, para canonizar a Juan Diego en la Basílica del Tepeyac, y su muerte nos inundó de tristeza el 2 de abril de 2005.

El retardo de Gustavo Díaz Ordaz (GDO) de 25 minutos por el gran embotellamiento de tránsito, provocado por la gran afluencia, enardeció al público, que recibió con “mentadas” al mandatario, quien se irritó.

Se debió a que el regente del Distrito Federal, Ernesto P. Uruchurtu, se empeñó en llevar a GDO por tierra (para que viera sus obras), en vez de desplazarlo en helicóptero y evitar que fuera víctima del atasco automovilístico.

Azcárraga invitó en especial e insistentemente al ex presidente Adolfo López Mateos (ALM) que, agobiado por su enfermedad terminal, pidió ser ubicado discretamente; mas al descubrirlo el público, durante el retardo presidencial, lo saludó con porras y un aplauso general.

Presidente muy popular, ALM fue gran aficionado al automovilismo y al boxeo. Él obtuvo la sede de los Juegos de la XIX Olimpíada para México, por lo que su sucesor GDO lo nombró presidente del Comité Organizador, cargo al que renunció cuando avanzaron los aneurismas que lo llevaron a la tumba.

Al recibir ALM la invitación en el hospital donde estaba confinado, intentó rechazarla, pues no quería que la gente lo viera en silla de ruedas ni pensara que deseaba robarle reflectores a su sucesor.

Su secretario particular (seguía al pendiente de él) Humberto Romero Pérez y su médico de cabecera le explicaron que el contacto con la gran afición futbolera ayudaría a su salud y lo revitalizaría, por lo que era recomendable que asistiera a la magna inauguración.

Como se resistía a concurrir, Azcárraga le asignó un palco lejano al presídium; allí el público ni se enteraría de la enfermedad degenerativa, que lo postró en estado vegetativo dos años antes de morir el 22 de septiembre de 1969.

Todo se hizo en sigilo; mas como GDO tardaba en llegar, no faltó un vecino del palco que lo identificó. La noticia corrió como reguero de pólvora y vino la aclamación apoteósica.

Su primera reacción fue retraerse para no atraer las candilejas, pero la gente insistía en saludarlo, y Humberto y el médico lo ayudaron a levantarse y, por atrás, a elevarle los brazos para configurar su saludo peculiar y corresponder a la ovación.

Ante tal recepción y, sobre todo tras la rechifla que el respetable brindó a GDO, ALM pidió a sus auxiliares que lo retiraran del estadio discretamente, antes del final del partido para que la gente no se enterara. Así se hizo.

Humberto Romero (nativo de La Piedad, Michoacán, como el que escribe) contó que ahí no paró aquel incidente; GDO lo culpó de ser autor de aquel “complot” para ridiculizarlo ante la gente, y lo agregó a los muchos agravios y discrepancias políticas que guardaba al piedadense.

Además, Díaz Ordaz estaba muy ofendido porque lo apodó Tribilín. Pocos saben que, por ello, Romero Pérez vivió desterrado en Panamá casi tres años, y tardó 15 en volver a la política, mediado el sexenio de José López Portillo, quien lo hizo diputado federal.

Al preguntarle si no había vuelto a encontrar a GDO, narró que, tras de que éste renunció a la embajada de México en Madrid, que le encomendó López Portillo, una mañana que él salía del green del Club de Golf Hacienda, lo vio ingresar.

Romero no lo saludó, temeroso de que no le respondiera o lo insultara. Mas cuando ya casi se daban la espalda, GDO le dijo: ¿Puede el Lic. Díaz Ordaz saludar a su amigo, el Lic. Humberto Romero? Él se volvió de inmediato, le contestó: ”El Lic. Romero tiene mucho gusto en saludar a su amigo el ex presidente Díaz Ordaz”, y se dieron un abrazo.

GDO le dijo que pronto lo buscaría para platicar “de tantas cosas”. Pero poco después Humberto supo que le había arreciado el cáncer, y muy pronto pasó a mejor vida.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 


Síguenos en nuestras redes sociales

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar