La dimisión no significa que “tire la toalla”, ni su retiro de la vida sacerdotal, ni su destitución, ni mucho menos una acción para sobajarlo de su cargo como arzobispo, simplemente cumplirá con lo que marca el Código de Derecho Canónico.
La decisión del juez de control de declarar “inimputable” al agresor de Catedral, revela “total indolencia hacia la víctima y una aparente protección de los delincuentes”, dice la Arquidiócesis de México.
Muchos consideran estos comicios un laboratorio en el que se pueden observar y prever situaciones que pueden influir y presentarse en las elecciones del 2018.