Las polémicas religiosas de la campaña electoral

A poco más de 30 días del arranque del fin de las campañas electorales federales, hacemos un recuento de las polémicas en que se han visto envueltos algunos partidos políticos la utilización de imágenes, iglesias o figuras religiosas.



La Virgen de Guadalupe

 

En semanas recientes circularon en redes sociales varias fotografías que mostraban volantes en los que se mostraba una imagen de la Virgen de Guadalupe con un signo de prohibido y la frase “La Iglesia Católica es parte de la mafia del poder”. Esta publicidad llevaba las siglas del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el Partido Encuentro Social y el Partido del Trabajo (PT).

 

Dicho volante llevaba también los nombres de Comunicación Cristiana de México, Iglesia Pentecostal y la Confraternidad Nacional de Iglesias Evangélicas, denominaciones asociadas a Encuentro Social.

 

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) exhortó a todos los partidos políticos a respetar la imagen de la Virgen de Guadalupe y reprobaron “que se le utilice como instrumento de discordia”.

 

Los opispos de México también llamaron a las autoridades competentes a que investiguen estos hechos.

 

“No permitan que circulen, ningún tipo de propaganda electoral que contatenga imágenes o símbolos religiosos venerados por gran parte del pueblo de México, pues al hacerlo, se genera gran malestar en muchos ciudadanos creyentes y es una gran falta de respeto hacia ellos”.

 

Además reiteró que la Iglesia Católica se ha comportado respetuosa del marco constitucional y legal del proceso electoral e invita a los ciudadanos a participar de manera libre y responsable.

 

En un evento en Jalisco, Andrés Manuel López Obrador aseguró que la propaganda era falsa.

 

“Yo me hinco donde se hinca el pueblo. Soy consciente de que el pueblo venera a la Virgen como tiene veneración por Benito Juárez, como la tiene por las madres, por la patria. Entonces no vamos a ofender las libertades del pueblo”.

 

La niña bien

 

No es la única polémica en la que se involucra a su candidatura. En marzo se viralizó un video titulado “Niña bien vota por ya sabes quien”, en el que una actriz bailaba reguetón al interior de una iglesia, acompañada de un actor vestido como sacerdote.

 

La producción de dicho video rentó la capilla, ubicada en la colonia Xoco de la Ciudad de México a los mayordomos del templo, a quienes aseguraron que se realizaría el cortometraje de una boda. El sacerdote responsable nunca lo autorizó.

 

Aunque la campaña de López Obrador nuevamente de desvinculó de ese video, López Obrador mostró su beneblácito. “Sí, sí lo ví. Está bien, eh, lo de la Niña Bien”.

 

El Chavo Chaka

 

A los pocos días apareció un nuevo video de corte similar, en el que una supuesta señora de San Pedro, Nuevo León, llama a votar por el tabasqueño.

 

Pocos días después se hizo pública una suerte de respuesta a la ‘Niña Bien’, con un nuevo video titulado “Chavo Chaka”, que mostraba afinidad con el Partido Acción Nacional y que también recurrió a una figura religiosa, la del apóstol San Judas Tadeo.

 

Fundamental, el respeto a las figuras religiosas

 

Si bien estos hechos pueden ser minimizados fácilmente, el riesgo de irrespetar lo sagrado y mezclarlo con el ámbito político-electoral, da como resultado hechos los ocurridos el domingo 18 de noviembre de 2007, cuando un grupo de personas irrumpieron en la Catedral de la Arquidiócesis de México.

 

Mientras se desarrollaba la Tercera Asamblea de la Convención Nacional Democrática, en la que el “presidente legítimo” Andrés Manuel López Obrador, presentaría su primer informe de gobierno, una de la oradoras fue la entonces senadora Rosario Ibarra, quién ante el tañer de las campanas de la Catedral, dijo: “será que las campanas saludan a esta convención o querrán hacer que callen las voces del pueblo. Hay que indagarlo”.

 

Algunos consideraron el repique de campanas muy prolongado y por tanto como una provocación, por lo que un grupo nutrido de personas ingresó en el templo y lo vandalizó, e incluso se lío a golpes con feligreses y personal de seguridad.

 

Por tal motivo el recinto catedralicio, se cerró por varios días, para exigir que se garantizaran las condiciones para el ejercicio de la libertad de culto. Aunque fue la irrupción más violenta, no fue la única irrupción a la Catedral.

 

En México 24 sacerdotes han sido asesinados en lo que va del sexenio. En este marco, y a 25 años del asesinato del cardenal, Juan Jesús Posadas Ocampo, es propicio reflexionar sobre las acciones políticas que pueden que mezclan, indebidamente, la religiosidad.

 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Email marketing by Interspire