Últimas noticias:

Una vista preliminar a la Familia Ortodoxa en el mundo

Teniendo por delante los retos de manifestar al mundo la unidad de la Ortodoxia, sortear la amenaza de exterminio de los cristianos en Medio Oriente y responder a los desafíos que plantea la secularización de la sociedad, del 19 al 27 de junio de 2016 la diversidad de Iglesias ortodoxas celebrarán el «Santo y Gran Concilio Pan-Ortodoxo».


Iglesia Ortodoxa; complejidad


La realización de este Concilio pan-ortodoxo va a ser posible gracias al común acuerdo alcanzado por el Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, y el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kirill I, en el marco de la Sinaxis, la asamblea de los primados de las Iglesias ortodoxas autocéfalas celebrada en el Centro Ortodoxo de Chambésy (Suiza) del 21 al 28 de enero de 2016.

Los trabajos se realizarán en la Academia Ortodoxa de Creta, aunque en un principio se tenía previsto realizarlo en la antigua catedral de Santa Irene, en Estambul, pero se cambió la sede por las tensiones surgidas entre Turquía y Rusia, que habrían dificultado la asistencia de los representantes del Patriarcado de Moscú. Por este motivo, se eligió la isla griega de Creta, que está bajo la jurisdicción del Patriarcado de Constantinopla.

Para llegar a la celebración de este Concilio se necesitaron 55 años de difíciles negociaciones; y si no sucede nada que lo eche abajo, será el primero en más de mil años, pues el último de ellos fue el Segundo Concilio de Nicea del año 787, el cual se realizó cuando los patriarcados aún estaban unidos con la Iglesia de Roma, o sea, antes del Cisma de Oriente y Occidente de 1054.

Cabe precisar que la Iglesia Ortodoxa, a diferencia de la Iglesia católica, no tiene una autoridad central, una cabeza que la dirija a toda ella, sino que está constituida por la comunión de Iglesias ortodoxas locales independientes entre sí y autocéfalas, es decir, que tienen plena autonomía para nombrar a sus propios obispos, elegir a su primado (sea Patriarca, Arzobispo o Metropolitano) y de resolver sus problemas internos sin acudir a ninguna autoridad superior.

Muchos de los que admiran a la Iglesia ortodoxa por haber preservado cosas que en Occidente se han perdido hace mucho tiempo, como la mística, el respeto a la patrología, la fidelidad a la doctrina, la belleza de la liturgia, etc., no dejan de señalar, sin embargo, que su punto débil es la arrogancia mezquina en la que siempre están envueltas las comunidades ortodoxas, así como la multiplicidad de autoridades y cabezas, y las rivalidades entre ellas.

La Iglesia Ortodoxa surge a partir del cisma de Oriente y Occidente que se dio en el año 1054, cuando el 16 de julio de ese año unos delegados del Papa entran en la iglesia de Santa Sofía, en Constantinopla, y depositan en el altar una Bula de Excomunión contra Miguel Cerulario, Patriarca de Constantinopla, y éste responde con un sínodo que condena la actuación de los delegados del Papa, consumando así el cisma.

Los dos puntos principales para este rompimiento, fueron el rechazo del Patriarcado de Constantinopla de la autoridad del Papa y su rechazo también a la cláusula “Filioque” que la Iglesia Occidental añadió al Credo Niceno, según la cual el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. La Iglesia Oriental enseñaba que el Espíritu Santo solamente procedía del Padre.

A las Iglesias ortodoxas surgidas de este cisma se les conoce como Iglesias Ortodoxas Bizantinas, de las que forman parte varias iglesias autocéfalas: los cuatro patriarcados antiguos de la Iglesia primitiva: Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Jerusalén; los cuatro patriarcados de origen más reciente: Rusia, Serbia, Rumania y Bulgaria; el Catolicosado de Georgia y las iglesias de Chipre, Grecia, Polonia, Albania, República Checa y Eslovaquia. También incluye las iglesias ortodoxas autónomas de Finlandia y Estonia (con dos jurisdicciones).

La "diáspora" ortodoxa bizantina cuenta con iglesias en América, Asia, Australia, Europa Occidental y África Subsahariana. En Estados Unidos y Japón, se ha concedido autonomía o semiautonomía a algunas Iglesias ortodoxas, aunque no han sido reconocidas por todas las Iglesias ortodoxas. El Monasterio del Sinaí es una comunidad monástica autónoma vinculada al Patriarcado de Jerusalén; el Monte Athos y la semiautónoma Iglesia de Creta siguen bajo la jurisdicción del Patriarcado de Constantinopla.

Las Iglesias Ortodoxas Bizantinas mantienen la misma fe, la de los siete concilios ecuménicos (hasta el Segundo Concilio de Nicea del año 787; y a partir de ahí, no reconoce como ecuménico ningún otro concilio), y los mismos sacramentos. El Patriarca de Constantinopla recibe el nombre de Patriarca Ecuménico y ocupa una posición de "primero entre iguales". Él es quien convoca las conferencias Pan-Ortodoxas tras consultar a los dirigentes del resto de iglesias ortodoxas.

Por otro lado, está la Familia Ortodoxa Oriental, que se compone de las Iglesias ortodoxas orientales etíope, copta, armenia, siria, india y eritrea.

La mayoría de los miembros de estas iglesias vive en Etiopía, Egipto, Eritrea, Armenia, la India, Siria y el Líbano. También existen grandes comunidades de la diáspora en partes de Oriente Medio, Europa, Asia, América del Norte y del Sur, y Australia.

Las Iglesias Ortodoxas Orientales son iglesias antiguas que fueron fundadas en tiempos de los apóstoles, por ellos mismos o por sus primeros discípulos. Su posición doctrinal se fundamenta en las enseñanzas de los tres primeros concilios ecuménicos (Nicea 325, Constantinopla 381 y Éfeso 431). La escuela de pensamiento de Alejandría ha orientado y formado su reflexión teológica. Las enseñanzas de San Cirilo el Grande constituyen la base de su cristología. Se adscriben firmemente a la fórmula de San Cirilo de "una sola naturaleza del Verbo encarnado". Su teología es bíblica, litúrgica y patrística, y está plasmada en misticismo y espiritualidad.

Las Iglesias Ortodoxas Orientales, junto con las de Tradición Bizantina u Ortodoxas Bizantinas, pertenecen a la familia más amplia de las iglesias ortodoxas; aunque las dos familias no están en comunión entre sí.

Vista la amplia variedad de las Iglesias ortodoxas y sus discrepancias, el «Santo y Gran Concilio Pan-Ortodoxo» se anticipa complejo; primero, esperar a que se lleve a cabo, ya que subsisten discrepancias de algunas Iglesias ortodoxas en cuanto a la Orden del Día que se va a discutir; y luego, una vez iniciados los trabajos, esperar a que se pongan de acuerdo y todas las Iglesias ortodoxas suscriban el Documento Final.

Sin embargo, de lograr ponerse de acuerdo para su realización y posterior aprobación de los acuerdos, el «Santo y Gran Concilio Pan-Ortodoxo» tendrá no sólo efectos más o menos positivos en la Unidad de la Ortodoxia en el mundo, sino que también podría impactar en términos geopolíticos

……..

FUENTES:

https://books.google.com.mx/books?id=7cgv XwCk8RkC&pg=PA77&lpg=PA77&dq=Iglesias+ortodoxas+locales&source=bl&ots=X4TleGW6dj&sig=kgOEpWnediT86bnDvC778M9tV7I&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjTmY_KheDMAhWi24MKHb0uBKMQ6AEIZTAK#v=onepage&q=Iglesias%20ortodoxas%20locales&f=false

https://www.oikoumene.org/es/familias-de-iglesias/orthodox-churches-eastern

https://ortodoxo.wordpress.com/acerca-de/la-ortodoxia-en-el-mundo/

https://rusopedia.rt.com/cultura/religion/issue_316.html

http://es.aleteia.org/2016/02/24/repercusiones-de-la-entrevista-entre-francisco-y-kirill-en-el-concilio-pan-ortodoxo-y-en-ucrania/

@yoinfluyo

nvilla@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar