Cuando los niños viven en un ambiente adverso buscan la manera de sobrevivir al mundo hostil que les rodea, por lo que muchos de ellos llegan a desarrollar conductas antisociales e inclusive delictivas.