AMLO y su gente han iniciado su guerra y han definido a su primer enemigo: los fifís.

Los medios deben profesionalizarse, los que lo han hecho les ha ido bien: hacen negocio y tienen prestigio.