Cuando no hay miedo al error, el ambiente distendido permite centrarse más en el logro de la meta y la facilita.

Pregúntate hoy: eres una persona que se dice a si mismo “yo puedo”, o te vas por el camino más fácil del “yo no puedo”.